acierto.com
Fuente de agua

La geografía española cuenta con numerosas fuentes y manantiales naturales que no están conectados con la red pública de aguas y, por tanto, no están controladas por ningún organismo público que compruebe el estado y calidad de esas aguas.

 

Esta falta de control hace posible que, según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), 2 de cada 3 fuentes examinadas emanen agua contaminada. En concreto, en 8 de cada 14 fuentes examinadas se encontró agua contaminada con microorganismos que pueden causar enfermedades. Por ejemplo, en el Pilón de Portazgo en Ávila se detectó Salmonella y Pseudomomas aeruginosa mientras que en el Caño de los Pozuelos de Piedrabuena y en la fuente de Zarza de Arándiga se encontró agua contaminada por bacterias fecales.

 

El problema de estas fuentes y manantiales es que, al no estar conectadas a la red pública de agua, no están controladas por ningún organismo público. De este modo, según la Comunidad se toman una serie de medidas que, a pesar de todo, son insuficientes. Por ejemplo, en Canarias se pide a los ayuntamientos que indiquen que las fuentes no están controladas sanitariamente y en Extremadura se recomienda a los consistorios que tomen una muestra al año del estado de las fuentes aunque no es obligatorio. Por el contrario, en Castilla y León han dado un paso hacia delante y tiene un programa de control para que en todas las fuentes se indique si el agua es o no potable además de publicar en una web las fuentes situadas en su Comunidad y el estado de las mismas.

 

Por su parte, OCU reclama que se controle el estado de las fuentes y manantiales para evitar posibles contaminaciones y es que estas fuentes son utilizadas a diario por consumidores que ignoran el daño que pueden ocasionar estas aguas a su salud.

 

Noticias relacionadas:

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?