acierto.com
Wall Street

¿Cómo invierto en bolsa? ¿Qué son los brókers y como funcionan? Son preguntas que cada vez más nos planteamos todos para poder sacarle partido a nuestros ahorros. Si has seguido nuestros consejos de ahorro en los últimos meses y has ahorrado una buena cantidad de dinero que realmente no necesitas, invertir en Bolsa puede ser muy rentable, aunque también muy arriesgado. Para los perfiles más conservadores, existen los depósitos, mientras que para los inversores más valientes, existe la Bolsa. Para estos últimos hemos realizado la presente guía.

 

A lo largo de esta guía intentaremos dar respuesta a estas preguntas, sin olvidar que al final lo que cuenta son nuestras acciones que llevemos a cabo como inversores.

 

Índice. Directo a lo que te interesa:

 

¿Qué son los brókers?

 

Un bróker es aquella persona que hace de intermediario entre un comprador y un vendedor de acciones a cambio de una comisión. Pertenecen a sociedades de valores y bolsa, y actúan como mediadores entre los agentes antes mencionados.

Su labor fundamental es buscar y localizar a aquellas personas, sociedades o instituciones interesadas en vender y ponerlas en contacto con el comprador. Están muy pendientes del mercado, por lo que son un buen medio para acertar con nuestra inversión.

Dentro de este proceso de búsqueda, generalmente son las personas o entidades que desean vender o comprar las que buscan a los brókers. Una vez establecido el contacto, estos profesionales asesoran y acompañan a ambas partes para asegurar que todo se hace según la legalidad y buscando el beneficio para los dos interesados.

 

Para aquellas personas que sean principiantes en esta materia, se aconseja contratar a un bróker de servicio completo que ofrezca servicios de compra y venta junto con el asesoramiento necesario para llevar el negocio con éxito.

 

En función de qué tipo de cliente seamos, existen distintos tipos de bróker. Para aquellos que sean principiantes en esta materia se aconseja contratar a uno de servicio completo. Ofrecen servicios de compra y venta junto con el asesoramiento necesario para llevar el negocio con éxito.

A modo de ejemplo, supongamos que queremos planificar la jubilación o manejar nuestros impuestos. La labor del bróker nos permitirá contar con un asesoramiento profesional adecuado en función de nuestras características.

Aun así hay que tener muy en cuenta que el bróker no va a tomar decisiones por el comerciante. Él se encarga de la labor de investigación y de información para su cliente mostrándole las mejores propuestas y resolviendo sus dudas. Por ello es responsabilidad de cada cliente escoger la que mejor le convenga.

Para aquellos que ya operan a nivel profesional están los brókers de descuento. Estas personas se limitan a ejecutar la compra y venta de órdenes. Es simplemente un ejecutor. A diferencia del bróker de servicio completo, el de descuento no lleva a cabo ninguna labor de investigación e información, sino que la hace el propio cliente. Por ello las comisiones que reciben son menores.

Como ya hemos señalado, los brókers pueden operar de diversas maneras. Por un lado como intermediarios buscados por las partes o buscando ellos mismos a los interesados. En este sentido son semejantes a los corredores de bolsa, pero con la diferencia de la cantidad de funciones que pueden realizar los brókers.

 

¿Dónde invierto mi dinero?

 

A la hora de tomar la decisión sobre dónde invertir, debemos tener en cuenta los pros y contras de cada mercado. A continuación señalaremos los más comunes, aunque es decisión de cada inversor decantarse por uno o por otro en función de sus necesidades.

 

Es uno de los más populares a nivel mundial. Está especializado en el intercambio de divisas entre inversionistas. Estamos hablando de un mercado que al ser electrónico al 100% opera las 24 horas del día a través de centros financieros.

Se trata de un mercado caracterizado por una alta volatilidad, por lo que se opera especulativamente por parte de inversores que desean ganar mucho dinero en poco tiempo. Pero de la misma manera que uno puede ganar, lo puede perder.

Para poder entrar a participar en este mercado es necesario hacerlo a través de un bróker especializado. Esta persona nos da acceso a la plataforma electrónica, cobrando una comisión por cada operación que realicemos. Las comisiones varían según invirtamos directamente o a través de un banco.

Históricamente estos productos han contado con grandes retornos, con lo que puede ser una buena opción si sabes cómo funcionan.

Son activos complejos y no es fácil acceder a ellas. Las posibilidades son enormes y muy distintas entre sí.

Su atractivo reside en gran medida en la baja volatilidad que tienen, una característica que nos protege ante los vaivenes del mercado.

Nos dan la posibilidad de invertir sin necesidad de comprar títulos. Si tenemos interés en invertir en CDF, ordenaríamos a nuestro bróker que comprar una serie de acciones por un precio. Gracias a estos productos no necesitamos comprar los títulos, sino solamente este producto.

Un CDF no es otra cosa que un contrato entre las dos partes por el cual se compra la diferencia entre el precio de compra y el de venta. Un emisor de CDF compra una serie de acciones, por lo que paga el importe correspondiente a su compra, y emite este producto a un inversor.

El inversor negocia con él sabiendo que si no lo vende antes de que termine la sesión el intermediario financiero le aplicará un interés (generalmente el Euribor más un diferencial). Esto es debido a que el intermediario, que es quien posee los títulos, tiene su dinero inmovilizado y no puede obtener rendimientos de él.

Estos productos están indicados solo para inversores con amplia experiencia, ya que un error puede suponer la pérdida de mucho dinero.

Se trata de adquirir el derecho a comprar o vender una cantidad de títulos a un precio determinado en una fecha ya fijada.

Lo explicaremos mejor con un ejemplo. Si creemos que una acción que ahora vale 12 va a subir en los próximos meses, podemos adquirir el derecho a comprar acciones en el futuro desembolsando el precio actual más una pequeña prima.

Si hemos acertado y la acción sube de precio, podemos ejercer el derecho a comprarla por el valor acordado antes, aunque no es obligatorio. Por lo tanto saldremos ganando.

Si resulta que el precio de la acción baja, simplemente no la compraremos, aunque perderemos la inversión realizada.

 

¿Qué sistemas hay?

 

Cuando hablamos de invertir dinero en acciones nos referimos normalmente a aquellas empresas que cotizan en la Bolsa de Valores, aunque también se puede invertir en empresas que no coticen allí.

Hablamos de dos tipos de mercados. Por un lado está el mercado primario, que se produce cuando se emiten acciones nuevas y se ofrecen a inversores. La sociedad que las emite es bien de nueva creación o cuando una sociedad antigua lleva a cabo una ampliación de capital. Lo que se produce en ambos casos es la circulación de nuevas acciones.

Por otro lado está el mercado secundario, constituido por las Bolsas de Valores y en donde se ponen en contacto compradores y vendedores de acciones de empresas que cotizan. Aquí es donde entran en juego los brókers. En España hay cuatro mercados oficiales en una misma plataforma tecnológica, que son la bolsa de Madrid, la de Barcelona, Bilbao y Valencia.

 

 

En todo este proceso hay un órgano supervisor de carácter público que es la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Su misión es garantizar el buen funcionamiento del mercado de valores, y controla tanto a los mercados, como empresas y también a los brókers en su labor de transmitir órdenes de compra y venta a cuenta de sus clientes.

 

¿Cuánto dinero necesito como mínimo para empezar a invertir en bolsa?

 

Ante esta pregunta lógica, lo primero que debemos señalar es que no hay una cantidad mínima. Lo que sucede es que cuanto más diversifiquemos nuestra inversión más posibilidades tendremos de recuperarnos si una nos sale mal.

La otra cuestión son las comisiones. Cualquiera puede invertir en bolsa, pero debemos saber que por cada acción, el bróker nos cobrará un dinero que forma parte de su trabajo. Por ello si vamos a invertir cantidades reducidas tendremos que buscar brókers baratos para que la inversión sea rentable.

Además suele haber comisiones mínimas. Si ponemos por caso, como puede suceder, que por dar la orden de compra de una sola acción nos cuesta 30 céntimos, y la comisión mínima son 3 euros, resulta que comprar esa acción nos ha costado 3,3 euros.

Una cantidad segura estaría entre los 10.000 y 20.000 euros, aunque se puede invertir en bolsa con 1.000 euros.

 

¿Qué comisiones hay?

 

Dependiendo del dinero que queramos invertir, los brókers nos cobrarán unas determinadas comisiones. Apuntaremos aquí las de los más comunes.

 

No nos cobra comisión de custodia por una operación al semestre, aunque sí que nos cobra un 0,25% de comisión normal. Por dividendos y mantenimiento de cuenta son gratuitos.

Sí que nos cobra 1,25 euros al mes por valor por custodia y un 0,09% por los dividendos, pero carece de comisiones normales, al contrario que ING.

Es especialmente caro, ya que nos cobra prácticamente por todo con cantidades altas. Así, 4 euros por trimestres por valor de custodia y 1,20 euros por los dividendos.

Nos deja gratis la custodia y los dividendos pero nos cobra una comisión de 0,08%.

 

Estas son algunas de las más típicas, aunque existen otros brókers mucho más baratos. Es cuestión de cada uno encontrarlos.

Respecto a la fiscalidad de invertir en bolsa, conviene saber que del dinero invertido una parte se la queda hacienda. De esta manera, entre 0 y 6.000 euros pagaremos el 21%, entre 6.000,01 y 24.000 el 25% y a partir de 24.000 euros abonaremos el 27%.

 

Dividendos y los regalos

 

Lógicamente todo aquel que invierte en bolsa lo hace para obtener mayores ingresos. Un dividendo es precisamente la parte del beneficio por acción (BPA) que recibimos los inversores. Si, por ejemplo, una empresa tiene un beneficio de 1 euro por acción y el Impuesto de Sociedades está en el 20%, el BPA será de 0,8 euros.

Todos deseamos recibirlos, ya que son el fruto de nuestra inversión y la motivación de seguir haciéndolo. Existe la corriente que propugna la idea de no dar dividendos y que así el dinero se utilice para futuras inversiones. Los riesgos son grandes: pérdida de motivación, que los directivos no acierten con las inversiones, etc.

 

Con la crisis económica, los dividendos se han reducido en prácticamente la totalidad de empresas y valores.

 

En general, con la crisis económica los dividendos se han reducido en prácticamente la totalidad de empresas y valores.

Los regalos de las juntas de accionistas es otra práctica habitual para tener contentos a los inversores que acuden a las juntas anuales. En algunos casos es requisito imprescindible acudir a la Junta, pero en otros como el Sabadell pueden recogerse en las sucursales.

Normalmente son regalos de poco valor, por lo que no deben ser un motivo para invertir en acciones. Regalos típicos son los relojes, como en el  caso de Banco Sabadell, camisetas, gorras o pendrives.

 

Los mejores brókers

 

Dependiendo del tipo de inversor que seamos y de lo que queramos, deberemos escoger entre un bróker u otro. Por eso es tan importante la labor personal de búsqueda y comparación para escoger el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Algunos de los más conocidos son el bróker Selfbank, el bróker Naranja de ING Direct o el bróker Bankinter. Cada uno tiene su especialidad y sobretodo sus comisiones. Pídeles toda la información que necesites y no te decantes por ninguno hasta tenerlo seguro.

 

Bróker de Renta Fija de Bankinter

 

En definitiva, es labor de cada inversor llevar a cabo su propia investigación y toma de decisiones. Invertir en bolsa no es complicado, pero sí lo es hacerlo con seguridad. Por eso es muy importante acertar con la persona a la que vamos a confiar nuestro dinero y nuestras operaciones para sacarles el mayor rendimiento posible.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?