acierto.com

Importar de otros países estrategias de negocio que han dado buenos resultados es una de las acciones más usuales de la banca. En este sentido, la ‘start up’ Kabbage, dados los buenos resultados que lleva cosechando desde hace cuatro años en EE.UU. la convierten en una plataforma bastante atractiva para que algunos bancos que operan en España quieran extender su actividad por el mercado nacional.

 

Kabbage es una ‘start up’ dedicada a la concesión “expres” de créditos a través de la aplicación móvil que tiene desarrollada y que son préstamos de una cuantía no muy elevada para pequeñas y medianas empresas. Kabbage analiza el riesgo de crédito de la empresa y evalúa sus perspectivas futuras de capacidad de pago. Para ello, esta firma solicita al posible prestatario una serie de datos para poder efectuar su análisis. Un vez hecho, la ‘start up’ establece una suma de dinero con unas condiciones propias para cada empresa en función de su perfil de riesgo y la empresa en cuestión decide cuanto de toda la cantidad que Kabbage le permite disponer como crédito, toma. El plazo máximo para devolver el préstamo es de seis meses y se hace mediante una transferencia Paypal, con lo que todo el proceso desde la concesión del crédito hasta su devolución se puede realizar a través del móvil. Esta forma de otorgar préstamos ha llamado la atención de varias entidades financieras. Tanto es así, que el pasado mes de octubre cuando Kabbage realizó una ronda de financiación por 135 millones de dólares, entidades como ING Direct, Banco Santander y Scotiabank aprovecharon para entrar en el accionariado de la compañía.

De estos tres bancos ING por el momento es el único que ha desvelado cual es el interés que tiene en entrar en el capital de esta empresa. A raíz de esta operación, el banco holandés pretende lanzar un programa piloto de concesión de créditos en España. Este programa consistiría en la concesión para pymes de créditos de hasta 100.000 euros, en un plazo no mayor de 10 minutos. La ‘start up’ Kabbage sería quien se responsabilizaría de los clientes con mayor riesgo, mientras que ING haría lo propio con los más solventes, así la entidad holandesa se blindaría frente a posibles impagos.  Eso sí, todos los préstamos  independiente mente de quien los lleve figurarán en el balance del banco holandés y la gestión de clientes también dependerá directamente de los equipos de ING Direct.

Esta estrategia se enmarca, según dijeron los responsables de ING Direct en su última presentación de resultados, en “expandir su capacidad de préstamo y ayudar a las empresas pequeñas y medianas”. De momento, ING Direct ha sido la única entidad que opera en España que va a desarrollar este plan aunque habrá que estar pendiente de lo que haga el Santander, ya que también forma parte del accionariado de Kabbage. Si este plan piloto cosecha buenos resultados, es de esperar que el banco cántabro emule un plan similar y eso a su vez inspire a otras entidades a desarrollar estrategias similares.