acierto.com
Cajero automático

España se encuentra entre los países de la Unión Europea donde se pagan más comisiones a los bancos, situación que se ha visto especialmente agravada desde el estallido de la crisis. Según datos del Banco de España (BdE), tan solo durante el periodo 2007-2012 las entidades financieras españolas llegaron a incrementar hasta en un 185% determinadas comisiones. Y la situación no tiene visos de cambiar a corto plazo.

 

Así lo demuestra un informe elaborado por el comparador de seguros Acierto.com, que cifra en 191,4 euros anuales el importe medio que los españoles pueden llegar a pagar por las comisiones bancarias más frecuentes. En concreto, un usuario que no disponga de ingresos recurrentes o un mínimo de saldo con el que negociar con su banco paga de media unos 72,6 euros en concepto de administración y mantenimiento; 38,8 euros por transferencias y gestión de cheques y hasta 80 euros por tarjetas de débito y crédito. De hecho, solo las mencionadas comisiones por administración y mantenimiento de cuenta han experimentado un incremento del 18,6% durante el último año y medio, lo que las sitúa como las que más han crecido en dicho periodo.

 

La comisión de administración y mantenimiento entre las que más han subido en los últimos meses, con un incremento del 18,6%

 

Una de las formas más sencillas de minimizar las comisiones pagadas a los bancos pasa por incrementar la relación con los mismos mediante la domiciliación de la nómina y otros recibos. No obstante, incluso en estos casos hay que tener en cuenta que el importe de la nómina ha de ser superior a una cantidad mínima, que ronda los 600 euros. Por lo general, cuanto mayor sea la capacidad económica de un usuario, más poder de negociación tendrá frente a su banco, lo que nuevamente deja peor parados a quienes más están sufriendo las consecuencias de la crisis, como desempleados, trabajadores a tiempo parcial y jubilados. En este sentido, además, en los últimos años se han popularizado también las comisiones por descubiertos, de tal forma que incurrir en números rojos puede suponer el cobro de una comisión que oscila entre los 15 y los 50 euros.

Asimismo, en los últimos años han surgido nuevas comisiones consecuencia de la crisis, en un intento por parte de los bancos de paliar la caída de sus beneficios. Y, si bien menos frecuentes, algunas de ellas resultan realmente sorprendentes. Entre dichas nuevas comisiones cabe citar las correspondientes al envío de correspondencia y mensajes SMS, las cargadas por apuntes en libreta (cuando se supera un determinado número al mes), las correspondientes a disposición de efectivo, los abonos por transacciones e incluso por el uso de las plataformas telefónicas de atención al cliente de los bancos.

 

¿Qué hacer frente a las comisiones?

 

En general, la normativa española estipula que las tarifas bancarias son totalmente libres, salvo las de cancelación y amortización anticipada de determinados préstamos hipotecarios a tipo variable y algunos créditos al consumo. Asimismo, las entidades financieras también cuentan con otras restricciones, entre ellas que la comisión debe responder a servicios solicitados en firme o aceptados expresamente por el cliente. Por otro lado, siempre debe existir información personalizada y por anticipado del coste del servicio y los bancos deben poner a disposición de los clientes, debidamente actualizadas, las comisiones habitualmente percibidas por los servicios que prestan con mayor frecuencia, así como los gastos repercutidos en dichos servicios.

Con el objeto de que los usuarios puedan estar bien informados sobre las comisiones cargadas por sus bancos y eviten en la medida de lo posible el pago de comisiones innecesarias, el comparador de seguros Acierto.com ha preparado una serie de consejos. Entre ellos, es fundamental pedir siempre el libro de comisiones y la información precontractual antes de contratar cualquier producto bancario. También cabe recordar que no está permitido en ningún caso cobrar comisiones por servicios no solicitados o aceptados expresamente por el cliente, tal y como estipula la ley. Y, en última instancia, no está de más tener en cuenta que las comisiones se pueden negociar, si bien la fuerza negociadora por parte del usuario dependerá en buena medida de los ingresos, ahorros y productos contratados con su entidad bancaria.

Desde Acierto.com se recuerda a los usuarios, asimismo, que es muy importante no dejar cuentas abiertas olvidadas, puesto que las comisiones de mantenimiento y servicio pueden dar lugar a descubiertos que generen nuevas comisiones por números rojos. En el caso de usuarios que disponen de varias cuentas inactivas de este tipo, los gastos que éstas pueden ocasionar llegan a alcanzar cientos de euros anuales. Por último, resulta primordial concienciar a los usuarios de que deben cambiar de banco si no están plenamente satisfechos con su entidad financiera y, en este sentido, la banca online suele ofrecer las mejores condiciones (los usuarios de banca online pagarían de media alrededor de un 50% menos que los de banca tradicional, unos 100 euros anuales, si no tienen su nómina domiciliada).

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?