acierto.com
La actual pugna que libran las entidades por hacerse con el mayor número posible de clientes en el mercado español no se delimita únicamente al factor precio y a hacer la estrategia que ofrezca un interés más atractivo. Las estrategias de ventas también cuentan y en este sentido Self Bank ha hecho un movimiento a este respecto lanzando un plan de venta que guarda varias similitudes con el “Plan Amigo” que tradicionalmente ha ido ofreciendo ING Direct.
 
El “Plan Amigo” es una estrategia comercial en la que se alicienta que sean los antiguos clientes de una entidad (padrinos) los que animen a nuevos clientes a contratar algún producto con dicha entidad (ahijados). De esta forma, cuando se produce esta nueva contratación tanto los padrinos como los ahijados reciben una compensación económica. En el caso de ING Direct, que es la entidad que en España más ha recurrido a esta estrategia de comercialización ofrecía 50 euros tanto al padrino como al ahijado si este último abría una Cuenta Nómina, o una Cuenta Sin Nómina. Sin embargo, la explotación de este tipo de estrategia ya no es patrimonio único del banco holandés y Self Bank sube la apuesta de ING lanzando un plan muy similar pero con una bonificación mayor, hasta 120 euros.

 

En concreto, la propuesta planteada por Self Bank se basa en que el nuevo cliente contrate la Cuenta Self, que ofrece una rentabilidad del 2,1% TAE los cuatro primeros meses para posteriormente sólo ofrecer un rendimiento  del 0,75%. No tiene comisiones y el pago de intereses es mensual. La promoción de Self Bank estará vigente hasta el 31 de agosto y aunque da una bonificación mayor que la que otorga ING Direct está esta escalonada y en función de las operaciones que el nuevo cliente haga con la entidad se le va remunerando una bonificación mayor que como máximo llega hasta los 120 euros.

 

En concreto, una vez el nuevo cliente ha contratado la cuenta y ha acreditado quien ha sido su “padrino” no recibe bonificación alguna y el padrino en cambio sí que gana 20 euros. Es durante un plazo de 120 días cuando el nuevo cliente debe hacer una serie de operaciones que cada una de ellas le aportarán una bonificación y la suma de todas dará los 120 euros. De esta forma, para que el nuevo cliente empiece a cobrar bonificaciones deberá de hacer un traspaso de fondos o una compra por una cuantía superior 5.000 euros, lo que le supondrá una bonificación de 30 euros. También deberá de acometer en el plazo previsto al menos cinco operaciones en bolsa que le darán una gratificación de 40 euros. Finalmente, deberá de hacer otras cinco operaciones más con CFDs (Contratos por diferencias) o en el mercado de divisas, en cuyo caso se ingresaran otros 50 euros como premio. 

 

La suma agregada de todas las bonificaciones da 120 euros para el ahijado. El padrino además de recibir iguales cuantías por estas acciones de su ahijado, se le suman otros 20 euros por llevar al nuevo cliente a Self Bank, con lo que en su caso la gratificación asciende a unos 140 euros a lo sumo.