acierto.com
Oficina de BBVA

La Confederación Española de Organizaciones de amas de casa, consumidores y usuarios (CEACCU) ha señalado como factores determinantes en el engaño de las preferentes la confianza que los usuarios depositaron en sus bancos y cajas tradicionales, así como el lenguaje ambigüo que éstas utilizaron para que los consumidores firmaran este tipo de contratos.

La CEACCU en el año 2009 publicó una encuesta sobre los hábitos e información que los consumidores tenían de los productos de ahorro e inversión comercializados por las bancas y cajas de ahorros, que puede hacernos entender con más claridad cómo cerca de 710.000 familias firmaron preferentes, apostando en ellas todos los ahorros de su vida.

 

Los resultados de este estudio evidenciaban que los consumidores conocen las características esenciales de los productos bancarios y financieros en lo que se refiere al riesgo, la rentabilidad y la liquidez. De este modo, las acciones con un 41,10%, los préstamos hipotecarios con un 31,80% y los fondos de inversión variable con un 27,80% eran considerados los productos más arriesgados, mientras que la cuenta corriente con un 4,6% y los planes de jubilación con un 5,40% fueron catalogados por los consumidores como los productos menos arriesgados.

 

¿Pero qué o quién influyó a los consumidores a la hora de contratar esos productos?

 

Aquellos que contrataron un depósito a plazo fijo lo hicieron porque presentaban poco riesgo, les ofrecía alta rentabilidad y era fácil de contratar, entre otros motivos, y aquellos que optaron por los fondos de renta variable fundamentaron su decisión en que les ofrecían una alta rentabilidad, lo consideraban imprescindible y además les permitía rescatar el dinero.

 

Por otro lado parece ser que la confianza que los consumidores tenían en su banco o caja de toda la vida fue crucial y es que el 62% de los encuestados confesó que el asesoramiento de la entidad influyó a la hora de tomar una decisión. Y esto es aí porque el 85% de los encuestados sólo trabajaban con su banco de toda la vida, con el que mantenían una relación de más de 10 años.

 

Pero esto no es todo, también el lenguaje ambigüo utilizado por las entidades bancarias fue determinante para que los consumidores contrataran sus productos ya que los bancos y cajas recurrían a expresiones como "renat fija" o "depósito" que sus clientes asociaban a un producto seguro y no a lo que realmente era: preferentes, en renta fija o depósitos estructurados.

 

CEACCU ha manifestado su intención de elaborar un estudio similar al de 2009 para analizar si esos hábitos de consumo y de conducta ante la contratación de productos bancarios o financieros han cambiado a raíz de la crisis.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?  
 

 

Quizás te interesen estas noticias...