acierto.com
La entidad italiana Banca Farmafactoring ha decidido pescar clientes en España, concretamente en el sector de la banca on line. Para ello ha lanzado en el mercado español dos productos que ofrecen una rentabilidad similar al de otras ofertas actualmente vigentes en la banca on line, pero con una novedad: ofrece una alta rentabilidad pero a un plazo largo de tiempo. Sus productos son el Depósito Facto y la Cuenta Facto.

 

La rentabilidad del Depósito Facto depende del periodo de tiempo que se quiera mantener el dinero depositado en este producto. Así para un periodo de cuatro meses, la rentabilidad que ofrece el producto es del 0,30% TAE y esta va creciendo según se aumente el periodo en el que se quiera mantener el dinero, hasta un plazo máximo de tres años en donde el interés que paga la entidad es del 2% TAE. Entre medias hay un amplio abanico de intereses a pagar en función del plazo que se decida mantener el dinero el cual se puede concretar señalando un periodo exacto de días comprendido entre los 89 y los 1.096 días.

 

Respecto al cobro de intereses, este se produce a vencimiento del producto. La inversión mínima es de 10.000 euros y la máxima de 3.000.000. No se permite la cancelación anticipada ni hacer reintegros en el dinero depositado. Junto con el Depósito Facto, se puede contratar la Cuenta Facto que es una cuenta corriente remunerada, sin comisiones, a través de la cual se pueden realizar provisiones y disposiciones de fondos.

 

Banca Farmafactoring, por su forma de entrar en el mercado español se puede que, en cierta manera, está imitando a ING Direct ya que funciona en España como sucursal de la entidad italiana tal y como hace el banco holandés. Otra semejanza que guarda con este se refiere a la seguridad que ofrece a quienes decidan depositar su dinero en esta entidad. En el caso de Farmafactoring es el Fondo de Garantía italiano y no el español el que garantiza que quienes tengan su dinero depositado en esta entidad recobren íntegramente su dinero en caso de quiebra hasta un máximo de 100.000 euros. De tal forma, que en caso de quiebra, el cliente español que tuviera su dinero en esta entidad debería de tratar con el FGD italiano el cobro de sus depósitos, al igual que quien tiene su dinero en ING Direct, en caso de quiebra debería, contactar con el Sistema de Garantía de Depósitos Holandés. 

 

Sobre la solvencia de esta entidad, hay que añadir que las tres grandes agencias de calificación (Moody’s, Standard and Poors y Fitch) no le conceden una nota de calificación crediticia asi que para hacernos una idea de la robustez de esta entidad se puede echar un vistazo a su historia de cómo este banco fue creado a partir de empresas farmacéuticas y lleva operando desde hace más de 30 años. 

 

Finalmente, otro factor a tener en cuenta es que no se permite la cancelación anticipada un inconveniente a tener en cuenta ya que las rentabilidades más atractivas aparecen a los plazos más largos, con lo que a la hora de depositar el dinero en este producto hay que estar muy seguro de que ese dinero no lo vamos a necesitar a corto y medio plazo.