acierto.com
Climatizador de un vehículo

Con el periodo vacacional llegan los desplazamientos por carretera, y con este el incremento de los precios de los carburantes, que en las últimas semanas ha llegado a máximos históricos. Es por esto por lo que se hace necesario para nuestro bolsillo tomar algunas medidas para mejorar los consumos de nuestro vehículo, lo que supondrá que un depósito lleno dure más kilómetros. Y es que, por ejemplo, aunque sea algo desconocido y pueda parecer una cuestión baladí, un uso exagerado del aire acondicionado puede suponer un consumo extra de carburante del 20%. Arval nos muestra algunas revelaciones sobre algunos puntos con los que podemos ahorrar.

 

En nuestros desplazamientos tendemos a llevar más equipaje del que necesitamos, utilizando los habituales “por si” aplicándolo a ropas o elementos que en realidad pocas veces utilizamos, aunque siempre llevamos por si presenta una situación en la que sí se podrían usar. Sin embargo, no es necesario llegar a la carga máxima que un vehículo puede mover, puesto que por cada cien kilogramos de equipaje extra, el vehículo aumenta su consumo un 5%. Y eso en caso de que vayan en el maletero porque de ir en la baca la subida del gasto es mucho mayor. Por eso, si va vacía es mejor quitarla e incluso es recomendable sacar estos anclajes del techo, puesto que solo esto supone un exceso de consumo cifrado en un 2%.

 

El aire acondicionado también afecta al gasto del carburante. Diversos estudios señalan que la tempera idónea para el interior de un vehículo se encuentra entre los 22 y los 23 grados. Toda temperatura que esté por debajo de ésta, a larga puede ser incluso molesta para el conductor. Un exceso de uso del aire acondicionado o el climatizador puede suponer un aumento en el consumo del carburante de hasta el 20%. Aunque la otra opción, la de bajar las ventanillas también supone un aumento en el consumo puesto que de encontrarse bajadas, el coche encuentra otro elemento que frena a su avance y para mantener la misma velocidad necesita aumentar la fuerza ejercida. Aquí el gasto puede alcanzar el 5%.

 

El motor consume cuando está encendido por lo que Arval recomienda apagarlo en paradas prolongadas, es decir, si dura más de un minuto. Esta simple práctica puede ahorrar hasta 150 euros al año, y no son pocas las situaciones en las que se puede emplear: semáforos, esperas a personas, colas de acceso a algún sitio...

 

Finalmente, también señala algunos de los elementos del vehículo que varían su estado con el uso. Así, encontramos que unos neumáticos con una presión indebida aumentan el consumo, además de que acortan la vida de estos, un filtro de aire sucio puede aumentar el consumo un 6%, y unas bujías sucias incrementan el gasto de combustible en un 10%.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?