acierto.com
BMW

¿Cuánto nos cuesta el consumo del coche? Desde hace tiempo varias asociaciones europeas de consumidores exigen a las empresas de automóviles y a la Unión Europea datos más precisos que los que ahora se proporcionan sobre el consumo del coche. Según un informe del Consejo Internacional para el Transporte Limpio (ICCT), las diferencias entre las cifras de consumo que se manejan en la actualidad y las reales pasó del 10% en 2011 al 25% en 2012 y es diferencia supone nada menos que un aumento del coste para el conductor de 300 euros al año.

 

Diversas organizaciones de consumidores llevan tiempo exigiendo que se actualice el sistema de medición de consumo de los coches y de emisiones de CO2. Las mediciones independientes siempre son superiores a las publicadas por los fabricantes y las diferencias además crecen año tras año.

 

El actual sistema de medición de consumo de gasolina, el Ciclo de Homologación de Consumo (NEDC), está un poco anticuado, realmente tiene poco que ver con cómo conducen realmente los conductores y además los fabricantes han encontrado fórmulas para optimizar el consumo de sus coches, como pasar el test con neumáticos demasiado hinchados para reducir el contacto de la rueda con el suelo y mejorar el consumo.

 

Las marcas se defienden

 

Por parte de las marcas señalan que “las diferencias entre el consumo individual y los datos de laboratorio son resultado del comportamiento del conductor”. Además insisten en que “se están haciendo esfuerzos para mejorar la situación”. A este respecto hay que tener en cuenta que los ordenadores de a bordo de los vehículos tienen un error de un 5% menos de gasto del real.


Según el informe de ICCT, BMW, Audi, Mercedes y General Motors son las compañías cuyos datos de laboratorio más difieren de la realidad, entre un 25% y un 30%. Al otro lado figuran marcas como PSA Peugeot-Citroën, Renault y Toyota sólo se desvían un 15%.

 

“Es destacable que los fabricantes que ensamblan coches con menos emisiones generalmente manipulan menos los test que los que producen devoradores de gasolina”, señala ICCT.

 

Europa tiene la última palabra

 

Existe una forma de homologar los sistemas de medición de consumo, que es el WLTP (Worldwide Light Duty Test Procedure). Sus resultados, según las organizaciones de consumidores, son bastante cercanos a la realidad.

 

En principio, el Parlamento Europeo ha propuesto que este test se aplique desde 2017, pero algunos estados miembros quieren retrasar su entrada en vigor hasta 2020. En este sentido, las organizaciones de consumidores se han movilizado para exigir su obligatoriedad a partir de 2017.

 

En virtud de este acuerdo, entre otras cuestiones se establece el compromiso de presentar un nuevo sistema de evaluación para medir las emisiones de CO2 de los coches.

 

Se trata de una buena noticia para los consumidores, ya que lograremos equilibrar el consumo de los coches a lo que cuesta realmente.

 

No te pierdas tampoco: