acierto.com
Gasolinera

La gasolina no para de subir mientras la situación económica no acaba de mejorar. En esta coyuntura económica ahorrar no solo es importante para el Estado, también los hogares españoles tienen que ahorrar si desean pasar la crisis un poco mejor. No son pocos los españoles que no pueden prescindir del coche en su día a día y al final del mes ven con una buena parte del sueldo se va en gasolina. Aunque muchos factores del precio de la gasolina escapan a nuestro control, existen otros que están en nuestra mano y que podrían llevarnos a ahorrar hasta 700 euros al año dependiendo de nuestro consumo de gasolina o gasóleo.

 

Hace casi 15 años la gasolina costaba 0,81 euros, mientras que el gasóleo se podía adquirir por 0,7 euros. Hoy en día, los precios oscilan entre 1,42 y 1,34 euros, respectivamente, lo que supone un aumento de 0,6 euros, un 75,3%. No es de extrañar que la gasolina se suela llamar “oro negro”, poco a poco se está convirtiendo en un artículo de lujo que sube su precio a un ritmo mucho mayor que los sueldos y el poder adquisitivo de los españoles.

 

Evolución precio gasolina

 

Conseguir la gasolina al mejor precio en la gasolinera más barata es cuestión de aprovechar las diferentes promociones y combinarlo con un poco de conducción eficiente y de seguir algunos pequeños trucos que os indicamos a continación:

Índice. Directo a lo que te interesa:

  1. La importancia de ahorrar unos céntimos por litro
  2. Cómo encontrar la gasolinera más barata
  3. El móvil y el GPS, claves para ahorrar
  4. La conducción eficiente ahorra en torno a un 15% de gasolina
  5. Ofertas y descuentos en gasolina para todos los gustos
  6. Trucos de ahorro
  7. ¿Diésel o gasolina? ¿Qué es mejor para ahorrar?

 

La importancia de ahorrar unos céntimos por litro

 

Hay muchos conductores a los que ahorrar unos pocos céntimos por litro no les parece demasiado, piensan que no merece la pena, que es de tacaños, pero lo cierto es que el ahorro anual puede ser muy interesante. Imaginemos que buscamos la gasolinera más barata y cercana a nosotros y que conseguimos ahorrar 3 céntimos de euro por litro y que además aprovechamos alguna de las muchas promociones y descuentos, logrando ahorrar así otros 4 céntimos. Solo con estas dos acciones, una familia que reposte 4 veces al mes 50 litros de gasolina al cabo de un año habrá conseguido un descuento de 168 euros.

Si además tenemos el coche perfectamente a punto y conducimos de la forma más eficiente posible, de forma que ahorremos un 15% de combustible, el ahorro anual sería entonces, sumando todos los conceptos, de 675 euros. Ya va siendo una cifra interesante, ¿verdad?

 

 

El margen de distribución de las gasolineras, de unos 20 céntimos de euros por litro, es el que debemos arañar a nuestro favor para ahorrar

 

El precio de la gasolina depende de muchos factores, como la cotización internacional del crudo, los impuestos y el margen de distribución y comercialización. Según un reciente estudio de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC), ese margen de distribución de los operadores españoles se estima en 15 céntimos de euros por litro para la gasolina sin plomo de 95 octanos y de 17 céntimos para el gasóleo, aunque en algunos momentos el margen bruto llega hasta los 20 céntimos, puesto que las subidas de precio en la cotización internacional rápidamente se repercuten, pero las bajadas tardan algo de tiempo en verse reflejadas en el precio. Es este margen el que debemos intentar arañar a nuestro favor; el resto de factores se escapan a nuestro control, como bien explica el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

 

Cómo encontrar la gasolinera más barata

 

Encontrar la gasolinera más barata a nuestro alrededor es muy sencillo si nos servimos de la tecnología. Tal y como ocurre con los seguros de coche y otros productos, existen diversas calculadoras, comparadores y buscadores de gasolina y gasolineras baratas en Internet, pero todas ellas extraen los datos del buscador oficial del Estado, que es el que os recomendamos para descubrir las gasolineras con los mejores precios.

 

buscador gasolineras baratas

 

Con solo seleccionar la provincia y localidad, veremos los precios actualizados de todas las gasolineras cercanas a nuestra posición. Es recomendable visitar el buscador cada poco tiempo, pues los precios varían de una semana a otra.

 

El móvil y el GPS, claves para ahorrar

Tal y como ocurría con el buscador, la tecnología se convierte de nuevo en nuestra aliada. Los últimos smartphones son ya muy potentes y vienen equipados con dispositivo GPS, de forma que podemos llegar a nuestro destino de la forma más rápida y sin dar vueltas, lo que puede ahorrar mucho carburante.

Hace unos años conseguir los mapas para poder usar el GPS desde el móvil eran muy caros, pero hoy en día existen diferentes aplicaciones y servicios que nos los proporcionan gratis. Por ejemplo en los dispositivos Android podemos usar Google Maps para navegar y en los teléfonos Nokia también podemos disfrutar gratis de mapas e información del tráfico y radares gratis.

 

app diesel o gasolina

 

El teléfono móvil también nos permite descargar aplicaciones de ahorro de todo tipo y de entre todas ellas, en el caso que nos ocupa, pueden resultar muy interesantes los buscadores de gasolina barata que usan el GPScomo Diesel o Gasolina para averiguar nuestra posición geográfica y ofrecernos automáticamente las mejores estaciones de servicio de nuestro entorno.

 

La conducción eficiente ahorra en torno a un 15% de gasolina

 

La conducción eficiente es una de las claves del ahorro en gasolina y está totalmente en manos del conductor. Si conducimos siguiendo sus pautas, se estima que el ahorro puede ser de entre el 10 y el 25% en carburante. Y no solo ahorramos en gasolina, también en disgustos, porque la conducción eficiente y sosegada evita conducir estresado y de forma agresiva, ahorrando dinero en multas, accidentes, proporcionando un mayor confort, disminuyendo los riesgos en carretera y reduciendo la contaminación acústica y los gases de efecto invernadero.

 

Todo son ventajas si conducimos de forma eficiente. Ahorraremos gasolina, evitaremos accidentes y multas y contaminaremos mucho menos.

 

Conducir de forma eficiente es algo casi obligatorio si tenemos conciencia medioambiental. Se calcula que los automóviles consumen un 15% de la energía total consumida en nuestro país y producen el 40% de las emisiones totales de CO2 originadas por el consumo de energía proviene del transporte por carretera. Han corrido ríos de tinta en torno a este tema, pero nosotros consideramos que con cumplir las recomendaciones más importantes es suficente:

 

Aceleración: En los procesos de aceleración, cambiar de marcha entre 2.000 y 2.500 revoluciones en los motores de gasolina y entre 1.500 y 2.000 en los motores diesel. Cuanto antes pasemos a una marcha superior, antes comenzaremos a consumir menos combustible y ganar velocidad. Hay que subir de marchas de forma suave para evitar que las primeras marchas consuman demasiado. Llevar el coche bajo de revoluciones, ahogado, no es bueno para la mecánica del automóvil.

Velocidad ideal: Una vez lograda una velocidad eficiente de unos 90 o 100 km/h, mantener la velocidad sin acelerones ni frenazos es lo más eficiente.

Frenada: En los procesos de frenada, hay que anticipar la frenada todo lo que se pueda y frenar el coche con la marcha en la que se circule usando el freno motor dejando totalmente libre el pedal del acelerador. De esta forma, aunque el coche esté en movimiento con una marcha engranada, no consumirá nada de gasolina mientras se frena. Por supuesto, hay que usar el freno para mantener la seguridad y hay que procurar reducir de marcha lo más tarde posible.

Distancia de seguridad: Hay que mantenerla no solo por seguridad, sino por ahorro. Esa distancia nos ayuda a evitar acelerones y frenazos bruscos que elevan mucho el consumo de gasolina.

Paradas y ralentí: ¡Si se prevé que la parada supere los 60 segundos, es recomendable apagar el motor! Los motores modernos no sufren como los de antes cada vez que se arranca el coche. Cuando el coche está parado con el motor encendido, se encuentra funcionando al ralentí, con un consumo estimado de 0,4 a 0,7 litros/hora. No son grandes cifras a priori, pero a la larga es el motivo, además de las constantes paradas, de que los coches consuman mucho más en ciudad que en carretera.

 

Ofertas y descuentos en gasolina para todos los gustos

 

Ya habíamos adelantado que las diferentes ofertas de fidelización y las diferentes tarjetas que existen en el mercado nos iban a proporcionar buenos descuentos. Las mejores son éstas:

 

  1. Tarjetas de ahorro en gasolina: Son muchas y muy variadas las tarjetas de fidelización y tarjetas bancarias que permiten descuentos de en torno al 3% en carburante. Este tipo de tarjetas están disponibles en los principales bancos, como el Santander, BBVA o La Caixa y valen para las principales gasoneras: Repsol, Campsa, Petronor, Cepsa, Galp, etc. Destacamos la Nueva Visa BP porque nos puede proporcionar hasta un 8% de descuento, pero hay muchas más.

  2. Promociones en supermercados y grandes almacenes: Son muchos los hipermercados que utilizan la gasolina como gancho para atraer clientes. Carrefour ofrece un 8% de descuento en carburante a los que reposten con su tarjeta del El Club Carrefour o pagando con tarjeta Pass, aunque en ocasiones puntuales llega al 10% de descuento. Otros supermercados, como Alcampo, en algunos sitios ofrece descuentos para clientes que superen un mínimo de compra. El Corte Inglés tampoco se queda atrás y ofrece un 4% de descuento para los que reposten en Repsol con su tarjeta. Normalmente los descuentos se entregan en forma de cheque ahorro para ahorrar en la compra en el propio supermercado.

  3. Los bancos también cuentan: Algunos bancos ofrecen devoluciones de un cierto porcentaje de lo respostado y otros, además, devuelven igualmente una pequeña porción del recibo de la luz y otras facturas corrientes. El banco que más dinero devuelve en estos momentos por repostar con su tarjeta es el Santander, que puede llegar al 7% de descuento si se cumplen todas las condiciones. Otro ejemplo es el banco ING Direct devuelve el 3% de lo respostado en GALP y Shell al pagar con su tarjeta, pero no son los únicos...

 

Trucos de ahorro

 

Repostar combustible en las gasolineras independientes y en los hipermercados resulta mucho más económico que en el resto de las estaciones de servicio. Según un informe de la CNMC Repsol es la que ofrece precios más elevados, seguido de BP y Cepsa.

La CNMC destaca también que el litro de gasolina o gasóleo en las autopistas es hasta 3 céntimos de euro por litro más caro que en gasolineras de carreteras convencionales.

Una gran forma de ahorrar es comprar uno de los muchos coches que existen en el mercado con consumos por debajo de los 4 litros por cada 100 kilómetros. Aquí tienes una lista de los coches que menos consumen, aunque muchos de ellos son híbridos y su precio no es excesivamente comedido en la actualidad.

Un estudio ha cuantificado cuanto más gasta un coche viejo que uno nuevo. Teniendo en cuenta el mantenimiento, reparaciones y el consumo de combustible, un vehículo veterano nos cuesta un 25% más que uno nuevo.


Conducción eficiente: Recuerda que una conducción eficiente es clave para el ahorro de combustible. ¡Entre un 10 y un 25 % puedes ahorrar y está en tu mano!

Neumáticos: Los conductores deberían revisar la presión de los neumáticos cada mes. Se estima que una presión inferior a la adecuada puede disparar el consumo de combustible hasta un 4 %.

Revisiones periódicas: Revisar el coche y cambiar ciertos elementos como el filtro del aire cuando es necesario incide en el consumo de combustible. Mantener los niveles y filtros es crucial para mantener perfectamente el motor, ahorrar combustible y contaminar menos.

Arrancar el vehículo: Al arrancar, no hace falta pisar el acelerador en los coches modernos de gasolina, se puede iniciar la marcha inmediatamente después de arrancar sin problemas. En los motores propulsados por gasóleo sí que conviene esperar unos segundos antes de iniciar la marcha.

Carga: No hay que llevar en el coche nada de carga que no sea estrictamente necesaria. Se estima que cada 100 kilos de peso suponen un aumento del 6 % en el consumo de gasolina. Trasladar cosas en la baca debe ser considerado como la última opción, puesto que afecta gravemente a la aerodinámica y aumenta el peso del coche, con lo que el consumo se ve muy afectado. A 120 Km/h, el aumento del gasto puede ser de hasta el 40%.

Controlar la velocidad: Se calcula que alrededor de 90 o 100 km/h se produce el consumo ideal mientras que a 120 km/el consumo aumenta hasta un 30%.

Buen ánimo: Sal con tiempo y con buen ánimo siempre que puedas. Una conducción agresiva es mortal para el gasto de gasolina.

Aparcar: Tampoco hace falta aparcar en la misma puerta, si ves un sitio libre no muy lejos de tu destino, úsalo sin vacilar. Dar muchas vueltas en busca de aparcamiento supone un gran derroche.

Efecto lunes: Los lunes las estaciones de servicio están por ley obligadas a comunicar sus precios en la Unión Europea y suelen rebajarlos en torno a un 1 o 2 por ciento, según la CNC (Comisión nacional de la energía).

¿Aire acondicionado o ventanilla abierta?: Lo más eficiente no es ni una cosa ni otra: lo más recomendable es utilizar de manera adecuada los dispositivos de aireación y circulación forzada del vehículo. Si no fuera suficiente, en ciudad, a bajas velocidades es mejor desde el punto del vista del consumo abrir la ventanilla, mientras que en carretera a altas velocidades es más eficiente usar el aire acondicionado. Se estima que 25 grados de temperatura, usar el aire acondicionado aumenta el consumo un 12% (aunque hay estudios que elevan esa cifra al 20%) y que una buena temperatura para conducir es de 23 o 24ºC.

Comprar coche ahorrador: Los coches antiguos de por sí consumían mucho combustible y si no han sido bien mantenidos, el consumo puede ser alarmantemente alto. La tecnología ha avanzado mucho en ese sentido e incluso ya nos podemos decantar por modelos híbridos o eléctricos, entre otras tecnologías. Lo más recomendable es que cada dueño de coche eche cuentas: si el coche tiene ya unos 7 años aún se puede conseguir un buen dinero por él y podrá ahorrarse las primeras averías grandes. Los nuevos vehículos son cada vez más asequibles, confortables y seguros y también el ahorro enegético puede ser significativo.

La tecnología hoy en día permite muchas otras formas de ahorrar gasolina. Una de ellas es compartir coche con los diferentes servicios que existe y otra, compartir plaza de garaje, lo que ahorrará muchas vuelas en busca de aparcamiento en muchas localidades.

Paradas realizadas durante la marcha: Si se prevé que la parada va a superar los 60 segundos es recomendable apagar el motor. Los motores actuales no se resienten por el encendido como los de antes. ¡Aguantan hasta 200.000 encendidos sin despeinarse!

Respostar en agosto: Tradicionalmente la gasolina marca los máximos anuales en el período vacacional por excelencia. Si puedes, adelanta el repostaje en julio pensando en las vacaciones y podrías ahorrar aún más. Lo mismo se aplica a puentes y fiestas, el precio se dispara y conviene respostar con tiempo. Conseguiremos gasolina más barata.

 

¿Diésel o gasolina? ¿Qué es mejor para ahorrar?

 

A estas preguntas no hay una respuesta categórica, depende de cada caso particular. Un coche que use gasóleo cuesta más caro en el concesionario que uno de gasolina, pero si se van a hacer muchos kilómetros con él, a la larga saldrá rentable.

Según un estudio de Acierto.com, en torno a 150.000 españoles eligen mal cada año la mecánica de su vehículo. En la actualidad el 65% de los coches que se matriculan en España son diésel, pero teniendo en cuenta el precio de compra del coche, el precio y consumo de combustible, lo que cuesta el seguro del coche en cada caso, los diferentes gastos de mantenimiento y el valor residual del vehículo, no siempre se recupera la inversión inicial que conlleva un diésel, que suele ser de unos 2.000 euros más.

 

No siempre se recupera la inversión que conlleva un diésel, que suele ser de unos 2.000 euros...

 

La gran ventaja de los coches diésel es que consumen menos combustible, pero los tiempos han cambiado y cada vez hay menos diferencia de precio en los diferentes surtidores entre gasóleo y gasolina (en la actualidad el gasóleo es solo un 5% más barato que la gasolina, mientras que hace 10 años la diferencia era de un 14%.). Por otro lado, los motores modernos de gasolina han mejorado mucho el consumo de forma que poco a poco se están acercando mucho a los diésel.

Tras analizar todas las variables, el estudio de Acierto.com concluido que para recuperar la inversión adicional que supone la adquisición de un coche diésel es preciso recorrer de media más de 160.000 km en la vida del vehículo y sólo a partir de los 200.000 km se empezaría a generar un retorno cercano a los 1.100 euros a favor de los motores a gasóleo. La mayor parte de los conductores no hace un uso tan intensivo de sus coches.

Un último factor que queremos señalar es la mayor suavidad en la conducción, menor ruido y las menores implicaciones para el medio ambiente de los motores de gasolina frente a los diésel.

Para calcular la rentabilidad o no de un diésel, lo mejor es usar una de las muchas calculadoras online.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?