acierto.com
Diferencial Santander

Los inicios de año vienen plagados de cambios, pero hay ciertas costumbres que se mantienen. Una de ellas es la guerra de hipotecas que llevan manteniendo entre sí las principales entidades financieras españolas con el fin de obtener una mayor cuota del mercado nacional aprovechando los síntomas de recuperación económica.

 

A este respecto, el Santander con el anuncio que hizo en diciembre ha dado su primer aldabonazo al irrumpir entre las mejores hipotecas en cuanto a interés en el mes de enero del recién estrenado año. Todo ello gracias a volver a bajar el diferencial con el Euribor de su hipoteca hasta el 1,69% frente al 1,99%, previo con lo que entra a competir directamente con ING Direct y Deutsche Bank entre las que ofrecen mejores intereses.

 

En concreto, en el préstamo para adquirir casa permite financiar hasta el 80% del valor de tasación a un plazo de 30 años si es a la primera vivienda, durante el primer año el tipo de interés a pagar es del 2,45% y en los posteriores el que marque la revisión del Euribor más un diferencial del 1,69%. Así, el banco cántabro vuelve a repetir prácticamente la misma operación que efectuó al principios de 2014, solo que en ese caso los intereses a pagar eran del 2,85% el primer año y en los venideros el Euribor más el diferencial del 1,89%.

 

La entidad presidida por Ana Patricia Botín flexibiliza las condiciones exigidas para adquirir una hipoteca en relación a su oferta hipotecaria del año anterior: domiciliar una nómina que en total aporte 2000 euros al mes, o varias que alcancen dicha cuantía, hacer lo mismo con tres recibos de pagos trimestrales, realizar tres usos al trimestre con cualquier tarjeta de crédito o débito del Santander y contratar un seguro de hogar y otro de vida. Si bien, el grado de vinculación a la entidad sigue siendo de los más altos del mercado, es menor que en la anterior oferta en la que la cantidad total exigida en las nóminas domiciliadas fuera de 2.500 euros mensuales, hacer un consumo de al menos 500 euros al trimestre con tarjeta, la contratación de un seguro de hogar y la domiciliación de nueve recibos.
 
 
La flexibilización en la vinculación responde a una estrategia de la entidad de hacer más atractivas su oferta hipotecaria que actualmente cuenta con los diferenciales más bajos del mercado. En concreto, el banco cántabro con esta oferta hipotecaria empata con la que ofrece ING Direct en su préstamo para viviendas. Pero a diferencia del Santander, ING exige una menor vinculación (sólo la nómina y seguros de hogar y vida). Además, se sitúa cerca del 1,59% de margen que aplica Deutsche Bank, (eso sí, con unos requisitos de fidelización aún mayores que los exigidos por el Santander como nóminas, recibos, seguros de vida y hogar).
 
Con esta estrategia, la entidad presidida por Ana Patricia Botín, pretende elevar su cartera de hipotecas ya que esta ha caído un 4% hasta ubicarse en los 48.000 millones de euros brutos, tal y como señalan desde el diario Expansión, pese a que los síntomas de recuperación de la economía y del sector inmobiliario habían empezado tímidamente a darse en el recién terminado año.
 
 

SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?