acierto.com
Caja España - Duero

Caja España – Duero ha sido condenada por el Juzgado de lo Mercantil número 1 de San Sebastian a anular una de sus claúsulas suelo y a devolver las cantidades cobradas de más a un matrimonio guipuzcoano por esa claúsula suelo según informa La Vanguardia.

 

Según la sentencia, el matrimonio guipuzcoano firmó con Caja España – Duero una hipoteca para financiar la compra de una vivienda en la localidad gallega de Lalín (Pontevedra) valorada en 210.000 euros a devolver en 47 años y, para concretar los pactos, la entidad facilitó a los hipotecados una simulación del producto bancario que iban a contratar en el que se hacía referencia a un 0% de comisión de apertura y de amortizaciones o cancelaciones, un interés de Euribor + 0,25%, la obligación de domiciliar la nómina, de un gasto mínimo anual de 1.000 euros con la tarjeta Visa de Caja Duero, el abono de 300 euros de tasación y la contratación de un seguro de Hogar y de Vida por 210.000 euros. Sin embargo en ningún momento se mencionaba la inclusión de una claúsula suelo en la hipoteca que obligaba a los contratantes a pagar un interés mínimo del 3,75%.

 

Así, tal y como consta en la sentencia, el matrimonio desde el 25 de junio de 2009 abonó todas las cuotas mensuales de la hipoteca pagando un interés del 3,75% cuando el Euribor estaba muy por debajo de esa cifra. De este modo reclamaron a la entidad la aplicación del interés pactado, Euribor + 0,25%, pero ésta se negó argumentando la existencia de una claúsula suelo que imponía un interés mínimo de 3,75%.

 

Llegados a este punto el matrimonio reclamó a la entidad y al Banco de España la devolución de las cantidades cobradas de más por la claúsula suelo, pero no obtuvieron respuesta. Han tenido que esperar a esta sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 1 de San Sebastián para que sus pretensiones fueran satisfechas.

 

La sentencia obliga a Caja España – Duero a anular la claúsula suelo y a devolver las cantidades cobradas indebidamente porque considera que la claúsula suelo fue impuesta de manera unilateral por la entidad que obró de mala fé. Así, Caja España – Duero deberá devolver el dinero cobrado en exceso de cada mensualidad desde junio de 2009 así como el interés legal desde cada vencimiento abonado hasta hoy y las costas del procedimiento judicial.

 

Esta sentencia va un paso más allá de lo establecido por la Sentencia del Tribunal Supremo del 9 de mayo de 2013, que se limitaba a condenar la nulidad de algunas claúsula suelo, y obliga a Caja España – Duero a devolver lo cobrado de más por la claúsula suelo como ya hizo la Sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Málaga, que condenó a Cajamar a la devolución de 6.000 euros a uno de sus clientes a consecuencia de una claúsula suelo nula.