acierto.com
Las rebajas de los tipos de interés en las hipotecas no se circunscribe únicamente a las de tipo variable. Las de tipo fijo también han entrado en una dinámica de reducción del interés a cobrar que se ha traducido en que en la actualidad haya varias hipotecas a tipos fijos inferiores al 3%. Tal es el caso de la Hipoteca Fija 20 años Banco Sabadell a un tipo nominal del 2,90%; la Hipoteca fija Kutxabank con un interés fijo nominal del 2,50%  y la que recientemente se ha sumado esta semana, la Hipoteca Fija de Bankinter a un interés del 2,05%.

 

Más concretamente, esta hipoteca cobra ese 2,05% si el plazo de amortización se acuerda hacerlo en diez años, pero el cliente puede pedir unos plazos más extensos si así lo requiere a cambio de pagar unos intereses mayores. De esta forma, si desea amortizar su hipoteca en 15 años el rendimiento que debe abonar al banco es del 2,40% TAE y si el plazo elegido es de 20 años el interés sube hasta el 2,75%. La hipoteca no está libre de comisiones, tiene una comisión de apertura del 1% a la que hay que sumar una comisión de amortización del 0,5% en los primeros cinco años y del 0,25% en adelante. Además en caso de que el cliente cancele anticipadamente la hipoteca y dicha operación genere pérdidas de capital a Bankinter, el cliente deberá pagar una comisión del 0,75%. Respecto a la vinculación, al cliente se le exige la domiciliación del pago de la nómina y de tres recibos y la contratación tanto de un seguro de vida como de hogar con Bankinter.

 

Como se señaló antes, la hipoteca fija de Bankinter  no es la única con un interés inferior a 3%.  La hipoteca fija Kutxabank cobra un 2,50% de interés (3,28 TAE) exigiendo de vinculación la domiciliación de una nómina por un importe superior a 3.000 euros mensuales; el usos de la tarjeta de crédito Kutxabank que implique un gasto de 3.600 euros anuales; contratación de un seguro de hogar y un seguro de vida y la contratación de un plan de pensiones con esa entidad cuya aportación al mes sea de 2.000 euros anuales. Banca Sabadell que ha ampliado el periodo de contratación de su hipoteca fija a 20 años hasta el 31 de julio, con un interés nominal del 2,90% (4,01% TAE), las condiciones que pide la entidad son domiciliar la nómina y contratar un seguro de hogar y de vida, ya que en caso de no hacerlo el tipo de interés nominal exigido es del 3,90%.

 

Las hipotecas a tipo fijo tienen la ventaja sobre las variables en que permiten una mejor planificación del presupuesto en la medida que las cuotas fijas mensuales no cambian durante el plazo de vida del crédito hipotecario. Si bien es cierto que el interés que cobran es más alto que el de las hipotecas a tipo variable, en el contexto actual los tipos de interés a tipo fijo están bastante bajos y no entrañan los riesgos potenciales que puede solicitar una hipoteca a tipo variable con el Euribor en mínimos históricos, la cual puede ser asequible en estos momentos pero convertirse en una pesada losa si el interés interbancario vuelve a sus niveles históricamente habituales.