acierto.com
Baja el ahorro familiar

La deuda de las familias cayó un 4,3% en febrero, para situarse en 823.494 millones de euros, 37.541 millones menos que en el mismo mes de 2012, según las estadísticas del Banco de España. Esta cantidad supone que el endeudamiento de los hogares se sitúa en el nivel más bajo desde mayo de 2007, y por tanto antes de la crisis que comenzó en el verano de 2007 por el hundimiento del mercado de hipotecas subprime en Estados Unidos, según las estadísticas del Banco de España.

 

Sobre enero del ejercicio en curso, el saldo deudor de las familias se redujo en 5.237 millones. En enero, la deuda menguó en más de 5.000 millones y en diciembre de 2012, en más de 8.000 millones, aunque ahí hay que tener en cuenta los efectos del traspaso a la Sociedad gestora de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), más conocida como banco malo.

 

La deuda hipotecaria bajó un 3,8% en tasa interanual y se situó en 635.315 millones de euros, lo que supone el 77,1% del endeudamiento total de las familias españolas.

 

Pero ese menor endeudamiento de las familias españolas en febrero contrasta con las estadísticas de la Asociación Hipotecaria Española (AHE) correspondientes a enero. Pese a que el crédito gestionado hipotecario cae el 12,94% sobre enero de 2012 y se queda en 868.168 millones de euros, 129.010 millones menos que un año antes, el peso de las hipotecas sobre el volumen total de préstamos sube cuatro décimas, hasta el 63,6%.

 

Lo más preocupante es que la morosidad de las familias que han adquirido su vivienda con hipoteca pasa del 2,9% al 3,8. El dato más llamativo y alarmante es que aumenta el peso de los dudosos del crédito a vivienda con hipoteca sobre el volumen total, volviendo a tasas del 15%, que no se veían desde septiembre de 2010.

 

Menos renta disponible en el cuarto trimestre

 

Los datos del Instituto Nacional de Estadística reflejan que las familias españolas han sufrido una disminución de su renta disponible durante el cuarto trimestre de 2012. La caída del 4,2% se traduce en 7.835 millones de euros menos que en el mismo trimestre del año precedente. El factor que explica fundamentalmente esa fuerte disminución es el descenso de la remuneración de los asalariados (8,5%).

 

Las únicas buenas noticias son el crecimiento de las prestaciones sociales recibidas por los hogares (1%), el descenso de las cotizaciones sociales pagadas (7,7%) y que los impuestos que han tenido que abonar las familias han caído el 1,6%.

 

La consecuencia de esa menor renta disponible por parte de las familias es que el gasto en consumo ha disminuido un 0,6%. Como el descenso del gasto no compensa la disminución de renta disponible, se produce un desplome del 24,7% del ahorro, que se queda en 22.547 millones de euros. El 12,7% de la renta disponible, 3,5 puntos men os que en el cuarto trimestre de 2011.