acierto.com

Tras un pequeño respiro en julio, el Euribor ha vuelto a la tónica que viene marcando en lo que llevamos de año, esto es, encadenar mes tras mes un nuevo mínimo histórico que en el mes de septiembre ha hecho que esta referencia se sitúe en el 0,154%. Esta cota es menos de la mitad de lo que marcaba el tipo interbancario el mismo mes del año pasado (0,362), por tanto quienes tengan revisión anual de su hipoteca a este mes notaran en sus bolsillos un alivio considerable.

En concreto, el ahorro mensual que supondrá al mes esta referencia se situará en una horquilla comprendida entre los 10 y los 15 euros mensuales (la horquilla depende de factores como el plazo de vida del préstamo, la CC.AA. donde se compró la casa …etc). Sin embargo, lo que es una buena noticia para quienes estaban afrontando un préstamo hipotecario desde hace años, no tiene por qué serlo para quienes decidan hoy pedir un préstamo hipotecario al verse atraídos por las actuales buenas condiciones de las hipotecas referenciadas al Euribor, tal y como señalamos en su día. El motivo es que las cotas actuales son una anomalía en buena medida sostenida por la actual política monetaria aplicada por el Banco Central Europeo (BCE). Es por ello que si bien en el corto plazo es previsible que el Euribor se mantenga en los actuales niveles o incluso presenta alguna caída más, en el medio y largo plazo lo más probable es que esta referencia regrese a sus niveles históricos habituales (su media histórica está en el 2,533%).

Fuente: Banco de España y elaboración propia

Fuente: Instituto Nacional de Estadística y elaboración propia

De esta forma, quien a día de hoy ya el afrontar una hipoteca a tipo variable le suponga dedicar una parte muy significativa de sus ingresos mensuales, a un Euribor a niveles habituales puede suponer una losa imposible de aguantar. La mayoría de expertos señalan que al Euribor aun le puede quedar recorrido para bajar un poco más en lo que resta de 2015, pero al mismo tiempo alertan de que cada vez las rebajas serán menores y que hay una creciente presión para que empiece a subir. La causa, es que la evolución de la economía de la eurozona -en la que se empieza a consolidar el crecimiento- puede ser un incentivo para que el BCE empiece a pisar el freno en su actual política monetaria y con ello se atenúe la presión a la baja de los tipos de interés.

La actual situación del Euribor y de los tipos de interés ha provocado otra circunstancia insólita que es que un producto que usualmente no fuera muy atractivo como las hipotecas a tipo fijo ahora sea una opción que ha ganado enteros. Por un lado, porque con estos productos no acarrean el riesgo de que la cuota mensual hipotecaria se dispare en una revisión por un rebote al alza del Euribor y por otro por que en los últimos tiempos la caída generalizada de los tipos de interés han dado pie a que salgan ofertas interesantes.