acierto.com
Hipoteca

Contratar una hipoteca es una de las decisiones más importantes que puedes tomar desde el punto de vista económico, ya que este contrato reducirá notablemente tu capacidad adquisitiva durante varias décadas. De este modo es fundamental tener en cuenta una serie de errores que no debes cometer al contratar este tipo de producto bancario. Veamos cuáles son:

 

En primer lugar es importante que no te fijes sólo en el diferencial de una hipoteca porque existen hipotecas con intereses muy bajos que, por el contrario, obligan a contratar numerosos productos vinculados que, a la larga, aumentarán tu gasto mensual. A veces es mejor optar por una hipoteca con un diferencial más alto, pero que no te condicione a contratar nada más.

 

Otro de los errores más comunes que se suelen cometer es evitar las ofertas de los bancos online por considerar a éstas poco fiables. Las principales entidades españolas cuentan con su propia banca online y en caso de duda, siempre puedes acudir a sus oficinas físicas para solventar tus inquietudes. Por otro lado este tipo de ofertas suelen contar con los diferenciales más bajos y las condiciones más ventajosas del mercado y para comprobarlo tú mismo tan sólo tienes que consultar nuestra guía de Hipotecas Online.

 

Comparar siempre es la clave y no sólo en seguros, también en hipotecas. Por eso es importante ayudarte de un comparador de hipotecas que te ayude a analizar las distintas ofertas del mercado para, así, elegir aquella que se adapte mejor a tu presupuesto y circunstancias. Si utilizas un comparador podrás saber de ante mano si cumples los requísitos que exige cada entidad y ahorrar tiempo y esfuerzos.

 

Y es que otro error que solemos cometer es aceptar la primera oferta que nos hacen. La impaciencia y la necesidad de adquirir un inmueble puede jugarnos una mala pasada al aceptar la primera oferta que nos hagan que, con total probabilidad, no será la mejor. Es importante ser paciente y esperar la mejor oferta para contratar la hipoteca con las mejores condiciones.

 

Una previsión de nuestra economía a largo plazo nos puede ahorrar muchos problemas

 

También es importante tener en cuenta si realmente podemos hacer frente al pago mensual de las cuotas. En este sentido debemos valorar el capital que vamos a invertir, cuánto tenemos ahorrado, nuestra estabilidad laboral... Es fundamental que la cuota mensual de la hipoteca no supere el 35% de nuestros ingresos ya que además de la hipoteca deberemos hacer frente a otros muchos gastos como seguros, suministro de luz, gas y agua...

 

No hay que olvidar tampoco que la mayoría de entidades bancarias sólo financian hasta el 80% del valor de la vivienda, de modo que es importante que cuentes con un capital inicial con el que pagar el resto de la vivienda. En este sentido se suele caer en el error de aportar todo el capital que tenemos ahorrado para, así, pedir menos dinero al banco, consiguiéndo de este modo reducir nuestra capacidad adquisitiva.

 

En definitiva hay que tener en cuenta que la compra de una vivienda y la contratación de una hipoteca te va acompañar durante muchos años, de modo que sus condiciones deben resultarte favorables hoy, pero también en un fúturo.

 

Si estás pensando en contratar una hipoteca, además de seguir estos consejos, no te pierdas nuestra guía de hipotecas a interés variable y a interés fijo.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?