acierto.com
Ley de segunda oportunidad

Sin lugar a dudas uno de los episodios más dramáticos que se dan en la actual crisis económica es el de las familias que, ante la imposibilidad de continuar pagando la hipoteca, son desahuciadas y, encima de quedarse sin vivienda, siguen adeudándole al banco importantes sumas de dinero que suponen una losa para poder levantar cabeza en su situación actual. Para hacer frente a esa situación y otras de endeudamiento familiar, aunque sea ya a finales de la legislatura y como promesa usada en un Debate sobre el Estado de la Nación, el actual Gobierno ha decidido aprobar una ley de segunda oportunidad para paliar situaciones tan extremas.

 

En concreto, los detalles de la ley se encuentran en el Boletín Oficial del Estado del pasado viernes, en el que se ofrecen todos los detalles y la letra pequeña de la ley de segunda oportunidad. Básicamente, la ley de segunda oportunidad adoptada se puede entender como una ampliación de la figura del concurso de acreedores también para las deudas hipotecarias, de tal forma que una persona que no pueda hacer frente al pago de su hipoteca puede acudir a la tutela de un juez que, una vez analizado el caso de la persona que se acoja al concurso, decidirá la cantidad de pagos que puede hacer esa persona y el plazo de los mismos. Una situación claramente más ventajosa que la anterior a la ley actual.

 

Sin embargo, en toda ley hay una letra pequeña que se debe tener en cuenta. Y en este Real Decreto se señalan toda una serie de detalles que especifican bajo qué circunstancias una persona puede beneficiarse de la ley de segunda oportunidad. Entre ellos los más destacables destaca:

 

  • No se pueden acoger a la ley de segunda oportunidad quienes hayan rechazado un puesto de trabajo acorde a su capacidad y formación en los últimos cuatro años.
  • Tampoco quienes hayan cometido en los últimos diez años delito contra la Hacienda Pública o cualquier otro delito de carácter socioeconómico.
  • Finalmente, otro de los perfiles que no se pueden acoger a esta ley es el de aquellas personas en las que se pruebe que su insolvencia actual para hacer frente a sus deudas sea fruto de una falta grave cometida por ellos o bien hayan querido incurrir a propósito en dicha insolvencia. 

 

También, otro detalle a destacar es que no toda la deuda hipotecaria se ve afectada por esta ley, solo aquella deuda que siga teniendo la persona después de haber entregado la vivienda al banco, eso sí, siempre y cuando el crédito hipotecaria no sea distinto a las categorías de crédito subordinado o crédito ordinario. También según se expone en la ley actual, la segunda oportunidad puede ser revocada en el transcurso de cinco años si durante ese lapso hay una mejoría importante de las condiciones económicas del deudor que posibiliten el pago de su deuda.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?