acierto.com
Nova caixa

La sentencia de un juzgado de Bilbao anuló la cláusula suelo de un contrato de préstamo con carácter retroactivo y obliga a la entidad a devolver las cantidades cobradas indebidamente. Esto, que parece de sentido común, choca directamente con la sentencia del Tribunal supremo sobre las cláusulas de suelo, ya que el Alto Tribunal decretó que no había lugar a devolución mas allá de la fecha de la sentencia.

 

Nuevo varapalo contra las cláusulas suelo en nuestro país. El turno le ha llegado a NCG, que tendrá que abonar a su cliente un total de 11.973,10 euros “indebidamente satisfechos” hasta febrero de 2013, por considerar que le impidió beneficiarse de la bajada de tipos del 3,25%.

Esta sentencia está fechada el 19 de junio aunque se publicó este lunes. En ella se recoge que el contrato de préstamo, suscrito en 1996, acordó un interés variable con suelo del 3,25% y un techo del 9,75%. Esto significa que no se han podido beneficiar de las caídas del Euribor.

Debido a ello, los demandantes, exigieron la nulidad de la cláusula suelo incluida en el contrato y reclamaron “las cantidades que se cobraron de más por la entidad en virtud de su aplicación”, un total de 11.973,10 euros.

 

Oposición de NGC

 

NCG Banco se opuso en un principio a estimar la demanda, aunque en la audiencia previa admitió la primera de las pretensiones. Tras ello precisó que no tienen intención de aplicar la cláusula suelo desde la fecha en la que el Tribunal Supremo declaró su nulidad, el 9 de mayo de 2013.

A pesar de esto, el juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao obligará a la entidad a abonar lo cobrado indebidamente. En la resolución considera que aunque la sentencia del Tribunal Supremo limita la retroactividad a ese caso concreto, no impide que se pueda aplicar a otros procedimientos.

Además, considera que “no puede decirse que devolver al demandante el importe reclamado (11.973,10 euros) pueda generar ningún riesgo de trastornos graves con trascendencia al orden público económico”. Recuerda, además, que “ésta parece ser la razón que lleva al TS a pronunciarse en contra de aplicar la regla general de los efectos retroactivos de la nulidad de la cláusula suelo”. “Y no es aplicable en este caso”, puntualiza.

Por todo esto, el juzgado de Bilbao obliga a NCG Banco a devolver a su cliente la cantidad antes mencionada con el argumento de que fue cobrada indebidamente. Además le condena a abonar no sólo los intereses legales sino todas las costas del procedimiento.

Esta sentencia viene a sumarse a la de CajaMar, que fue condanada por un juzgado de Almería a anular una cláusula suelo del 3,25% con un techo del 15% en una hipoteca. La cláusula de suelo de su contrato hipotecario impidió que una familia pudiera beneficiarse de la bajada del Euríbor, pagando un interés entre un 200 y un 225% superior al que correspondería.

 

No te pierdas tampoco: