acierto.com
Facebook

Las redes sociales pueden llegar a ser muy útiles, pero también muy peligrosas. Son algunos los casos que han llegado a nuestros oídos de personas que han perdido su puesto de trabajo por comentarios inapropiados realizados en redes sociales y otros que ni siquiera han sido tenidos en cuenta para procesos de selección después de que se hubieran examinado los perfiles sociales del candidato. Ahora la novedad en torno a este asunto es que las entidades bancarias también están comenzando a usar esta información para decidir si conceden o no las hipotecas o créditos.

 

Las entidades bancarias están comenzando a utilizar redes sociales como Facebook para intentar dilucidar si el futuro hipotecado les supone un riesgo o no de impago. Para ello ya existen varias empresas que se dedican a examinar nuestras cuentas y recopilar así información sobre nosotros para ofrecérsela a los bancos y otras entidades.

 

Algunas de estas empresas tienen en cuenta el tiempo que pasamos en Facebook y pasan informes negativos a los bancos si la persona en cuestión pasa demasiado tiempo en la red social, ya que entienden que no es tiempo que se haya dedicado provechosamente.

 

Otras empresas van más allá y cruzan los datos de diferentes redes sociales para averiguar si el cliente dice la verdad sobre su preparación o trabajo. Si una persona cambia demasiado de trabajo puede no ser atractiva para el banco. Estas empresas también pueden descubrir si su futuro cliente no ha trabajado o estudiado donde dice a partir de la información que proporciona él mismo o sus contactos.

 

Es importante ser muy cautos en las redes sociales y en líneas generales no revelar información que pueda llevar a cualquier entidad bancaria a pensar que no somos cumplidores con las obligaciones de pago que adquirimos. Además, lo que publicamos permanece y en muchas ocasiones es menos privado de lo que pensamos, por lo que ser precavidos es la opción más segura.

 

Es importante en redes sociales configurar bien los niveles de privacidad, decidir bien qué nivel de privacidad deseas, pensar bien lo que vas a publicar, controlar bien tu lista de contactos y tener en cuenta la política de privacidad de cada una de las redes sociales, pues varía mucho de unas a otras.

 

Noticias relacionadas:

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?