acierto.com
Unión Europea

La nueva normativa europea, aprobada por el Parlamento Europeo el pasado mes de diciembre, ya ha sido adoptada por todos los Estados Miembros de la Unión Europea (UE) a excepción de República Checa, Luxemburgo y Letonia. Así desde este momento los países de la Eurozona deberán adoptar esta normativa a sus legislaciones nacionales en el plazo máximo de 2 años.

 

La directiva aprobada por el Parlamento Europeo comprende una serie de mejoras que aportarán una mayor seguridad a la contratación de las hipotecas así como una mayor protección para los hipotecados. Tal y como os adelantamos el pasado mes de diciembre, esta directiva europea comprende una serie de mejoras que afectarán tanto a bancos como a hipotecados como la obligación de los bancos de proporcionar a sus clientes un folleto informativo sobre el contenido de la hipoteca que va a contratar, así como las ofertas de otras entidades para así poder elegir el producto más económico, además de una indicación de los riesgos que representa contratar la hipoteca en cuestión.

 

Por otro lado, los consumidores dispondrán de un plazo máximo de siete días desde que han firmado la hipoteca para poder desvincularse de ella. De este modo si es en ese tiempo, el hipotecado decide rescindir el contrato, lo podrá hacer sin ningún tipo de problema. Además, también podrán reembolsar el pago total de la hipoteca sin que el banco se lo impida. En este caso, cada Estado Miembro deberá decidir que compensación deberá abonar el cliente al banco, que siempre deberá ser justa y nada desproporcionada como se da en la actualidad.

 

Pero esto no es todo, las entidades bancarias estarán obligadas a analizar y evaluar el estado de solvencia del consumidor y lo harán a través de estándares de carácter europeo. De este modo, si el cliente no supera satisfactoriamente esa evaluación, el banco no podrá concederle la hipoteca. Tampoco podrán condicionar la concesión de una hipoteca a la contratación de determinados productos bancarios, lo que benficiará sin duda a la libre competencia ya que los consumidores ya no estarán obligados a contratar un determinado producto, si no que podrán elegir entre varios.

 

La dación en pago llega también con esta nueva normativa, de manera que se podrá aplicar sin que el Estado se oponga, siempre y cuando haya sido acordada de mutuo acuerdo por el banco y el hipotecado. Esto supone una muy buena noticia para los hipotecados que, ante la imposibilidad de pagar la hipoteca, pueden verse privados de la vivienda y con la obligación de hacer frente a la deuda correspondiente.

 

Finalmente, con esta normativa se crea un mercado único hipotecario y un pasaporte europeo que permitirá a los intermediarios del crédito autorizados en un Estado Miembro ofrecer sus servicios en cualquier país de la UE.

 

En definitiva con estas mejoras se pretende controlar el mercado hipotecario y evitar, así, situaciones como la famosa "burbuja inmobiliaria" que ha arrasado con el mercado inmobiliario y financiero de países como Irlanda y España.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?  
 

 

Más información: