acierto.com
Pisos en venta o alquiler

Esta es la pregunta que se hace cada vez más familias: ¿alquilar o comprar?. Es cierto que la mentalidad está cambiando, pero de momento parece que la opción preferida por los españoles sigue siendo la de comprar una vivienda, tal y como demuestran los datos obtenidos de la encuesta realizada por la red inmobiliaria Look & Find.

 

La encuesta realizada por este portal inmobiliario establece que el 60% de los españoles optarían por adquirir una vivienda si la cuota mensual de la hipoteca fuera igual o inferior al alquiler mensual de esa misma vivienda. Por otro lado un 21% considera la idea de la compra de vivienda como una opción a largo plazo que adoptarán en el momento que la situación económica mejore.

 

Estos datos evidencian que los españoles, concretamente más del 80% de los encuestados, optarían por la compra en lugar de por el alquiler. ¿Pero qué ventajas e inconvenientes presenta la compra frente al alquiler? Veamoslas desglosadas:

 

Ventajas de la compra de pisos

 

Tradicionalmente España ha sido un país en el que ha habido un mayor porcentaje de compra de vivienda que de alquiler y puede ser debido a las siguientes razones:

 

La principal ventaja es la sensación de seguridad que aporta vivir en una vivienda en propiedad, incluso aunque se esté lejos de tenerla pagada, sin tener que depender de las posibles mudanzas o cambios que trae consigo el alquiler.

Actualmente las cuotas mensuales de muchas hipotecas son inferiores a muchos alquileres a causa de la existencia de hipotecas referenciadas al Euribor, cuyo valor está en mínimos históricos, lo que da lugar a tipos de interes bajos, si no se está afectado por las cláusulas de suelo. Por otro lado, al haber aumentado la demanda de alquileres, el precio de éste ha incrementado.

Los propietarios de vivienda que compraron ésta antes de enero de 2013 se benefician de una deducción de hasta el 15% del capital principal e intereses del préstamo hipotecario satisfechos anualmente sobre una base máxima anual de 9.040 € al realizar el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF).  Así, la deducción general máxima anual podrá ser de hasta 1.356 €. Además aquellos propietarios que tuvieran contratadas con anterioridad a enero de 2013 cuentas de ahorro de viviendas podrán beneficiarse de una deducción del 15% hasta un máximo de 9.040 euros.

Sin embargo, aquellos que adquirieron la vivienda con posterioridad a enero de 2013 ya no podrán beneficiarse de esas deducciones.

La propiedad de una vivienda te permite realizar todas las obras que necesites y quieras, al contrario que en el alquiler que siempre vas a necesitar el consentimiento del propietario. Es mucho más fácil que te sientas más a gusto en tu propia casa en propiedad que en una de alquiler, donde sabes que estás de forma temporal.

La adquisición de una vivienda es también una inversión a largo plazo, en la que todo el capital aportado se revalorizaba años atrás. En cambio, el alquiler nunca es visto como fuente de enriquecimiento ni ganancia para el inquilino.

La situación económica actual ha dado lugar a la oferta de un gran número de inmuebles a precios muy económicos ante los cuales la adquisición de vivienda se vuelve más accesible.

Los propietarios de vivienda pueden alquilar ésta, en su totalidad o en parte, y así obtener beneficios económicos.

 

Ventajas del alquiler de pisos

 

A pesar de que la opción de la compra sigue siendo la preferida por la mayoría de españoles, el número de viviendas en alquiler ha aumentado debido a una mayor demanda que puede ser debida a las siguientes causas:

 

El alquiler supone un gasto menor a corto plazo que te permite vivir sin tener que hacer frente al elevado coste, riesgo y compromiso que supone para muchas familias la hipoteca. Es un coste a corto plazo sin ataduras frente a la hipoteca, cuyo plazo puede ser de hasta 45 años.

El alquiler permite una mayor movilidad de sus inquilinos. De este modo si vives en una localidad, pero tienes que trasladarte por motivos profesionales, con la opción del alquiler lo tienes mucho más fácil. En cambio, si has optado por la compra, este traslado supondrá el cierre, con los gastos que conlleva tener una casa cerrada, o la venta de la vivienda, que ahora mismo no se hace en las mejores condiciones.

Los costes de reparación o averías de muebles o instalaciones de la vivienda, por lo general, corren a cargo del propietario, por lo que ese gasto no lo tendrás que asumir lo que supondrá un ahorro notable.

El precio del alquilar, que será fijado por el propietario sólo varía en función del IPC y no depende de tipos variables impuestos por entidades bancarias. De este modo si por ejemplo el alquiler es de 600 euros y el IPC inicial de julio de 2012, fecha en la que se inicia el alquiler, es de 101,893 y el IPC de julio de 2013, fecha en la que se calculará la subida, es de 103,701 el alquiler para el próximo año subirá a 610,2 euros.

El inquilino podrá al realizar su Impuesto de la Renta de las Personas Física (IRPF) deducirse hasta un 10,5% de las cantidades satisfechas en el periodo impositivo siempre que su base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales. De este modo si el alquiler mensual es de 600 euros al realizar su IRPF si su base imponible es inferior a 24.107,20 euros anuales, podrá obtener una deducción de hasta 756 euros.

Tampoco correrá por tu cuenta, por lo general, el gasto de Comunidad de la vivienda ya que este gasto lo suele asumir el propietario.

Al no ser propietario de la vivienda tampoco te verás en la obligación de contratar un seguro de hogar, ya que éste corre a cargo del propietario.

El alquiler nos permite además residir en una zona determinada, cuyos precios de compra son mucho más elevados. De este modo, vivir de alquiler nos ofrece la oportunidad de residir en un barrio o zona mucho mejor que no nos podríamos permitir en el caso de compra.

El alquiler es una inversión a corto plazo que no requiere de un desembolso de dinero tan alto como el de la compra por lo que tampoco será necesario reunir los estrictos requisitos que se exigen ante la compra de vivienda. En todo caso el propietario puede exigir un aval o bien un seguro de protección de pagos.

Por otro lado, ante posibles problemas económicos en la familia, el alquiler presenta una mayor facilidad para salir de atolladero. Tal y como está ocurriendo en muchos hogares, la imposibilidad de hacer frente a las cuotas de la hipoteca produce que el banco se quede con el piso, la deuda persista y se produzcan situaciones tan dramáticas como los deshaucios.

Una de las opciones de alquiler, el "alquiler con opción a compra" te permite disfrutar del pago de unas mensualidades más reducidas que las de una hipoteca, pudiendo optar por la compra pasado un periodo de tiempo en el que se descontarán las cantidades abonadas en concepto de alquiler. Esta opción puede ser muy acertada para aquellas personas que quieran comprar, pero a medio o largo plazo.

 

La situación actual es muy compleja. Por un lado los bancos españoles están pasando dificultades. Han tenido que ser rescatados para seguir operando y hacer frente a las pérdidas que les ha ocasionado una excesiva inversión en inmuebles que en los últimos años se han depreciado mucho. En este contexto, es difícil que los bancos puedan dar crédito y más aún que den préstamos hipotecarios, y los que se dan, son por importes cercanos a los 100.000 euros y con diferenciales no demasiado atractivos. Esto ha empujado a muchas familias y jóvenes a optar por el alquiler, de forma que su demanda se ha elevado.

 

La inestable situación de muchas entidades bancarias les ha obligado a ofertar viviendas a precios competitivos como es el caso de las viviendas del Sareb que son comercializadas por Banco Santander, Banco Popular, Banco Sabadell, Caixabank y BBVA. Otra opción es la nueva promoción "Dinos cuánto" del Santander, por la que nos dejan regatear por ciertos pisos. Si estás decidido a adquirir una vivienda consulta las hipotecas que ofertan las distintas entidades bancarias para, así, poder beneficiarte de las mejores condiciones y del mejor interés.

 

Parece ser que aunque la mayoría de los españoles sigue prefiriendo la opción de la compra, debido a la crisis económica el número de hipotecas concedidas va en descenso y es que cada vez más personas optan por el alquiler a pesar de que, actualmente debido a la oferta y a la demanda, el precio del alquiler puede ser superior, en ocasiones, al de compra de vivienda.

 

Quizás te interesen las siguientes noticias: