acierto.com
Vacaciones

La llegada de las vacaciones de verano trae consigo la contratación y el consumo de paquetes vacacionales, juguetes acuáticos, gafas de sol o protectores solares y, para aclarar los derechos que tienen los consumidores al adquirir este tipo de productos, el Instituto Municipal de Consumo del Ayuntamiento de Madrid ha editado “El Consumo en verano” una guía que aclara qué derechos tienen los usuarios al comprar estos artículos.

 

En esta guía se especifican los servicios prestados por hoteles, restaurantes y agencias de viajes además de los derechos que tienen los usuarios al contratar estos servicios. En primer lugar, antes de la contratación, es obligatorio que la empresa que suministra el servicio ofrezca una información precisa y veraz sobre el precio y condiciones del servicio en cuestión. También es obligatorio entregar la factura y el contrato por escrito, que los bienes y servicios tengan una calidad conforme a la categoría del establecimiento y que se cumplan las condiciones contratadas. Finalmente, en caso de que no se cumplan estas condiciones, el consumidor tendrá derecho a reclamar.

 

Por su parte, los usuarios deberán respetar las normas de convivencia y las prescripciones particulares de los servicios contratados, además de pagar el precio pactado en el momento de presentación de la factura o, bien, en el plazo estipulado. También se recomienda que los consumidores conserven a mano toda la documentación del viaje.

 

En lo que respecta a los juguetes acuáticos y las gafas de sol, los consumidores deberán leer con atención las instrucciones de uso de cada uno de estos artículos para evitar accidentes y perjuicios para la salud. Además, las gafas de sol y los juguetes de playa adquiridos en la Unión Europea (UE) deben ir marcados con la denominación CE y, en caso contrario, es recomendable no comprarlo porque puede ser inseguro y no cumplir las obligaciones mínimas de calidad legalmente exigidas.  

 

Las denominaciones de “pantalla total” o “protección total” presentes en las cremas de protección solar son ejemplos de publicidad engañosa ya que ninguna crema garantiza al 100% una defensa frente a los rayos ultravioletas procedentes del sol.

 

Finalmente, en aquellos casos en los que estos derechos hayan sido vulnerados, los consumidores podrán presentar una reclamación en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC) del Ayuntamiento de Madrid o en el propio lugar dónde tenga lugar el conflicto. Además, si la compra ha tenido lugar en un comercio adherido al Sistema Arbitral de Consumo, el consumidor podrá resolver su reclamación de una forma rápida, sencilla y, lo más importante, gratuita.

 

Si aún no has reservado tus vacaciones de verano te recomendamos que eches un ojo a nuestra guía de hoteles baratos con todo lo que necesitas saber para reservar el mejor alojamiento al mejor precio.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?