acierto.com

Son muchos los consejos que se plantean a la hora de ahorrar en las facturas del hogar, pero ¿alguna vez te has planteado el gasto que supone utilizar la vitrocerámica? En Acierto.com te presentamos algunos de los consejos sobre cómo ahorrar con tu vitrocerámica, recogidos por Nergiza a partir de un experimento que realizó el año pasado.  

Algunos de los consejos que se recogen a partir del experimento son los siguientes:

  1. Centra la olla o sartén en los círculos de calor de la vitrocerámica. Cuando no centramos el recipiente en su lugar, gran parte del calor va a parar a la habitación y no a la olla o la sartén, por lo que se necesitará más tiempo de calentamiento y el consumo también será mayor.

    Según el estudio realizado por Nergiza, si centramos el recipiente, el agua tarda en hervir 7 minutos con un coste de 3,7 céntimos de Euro (204Wh de energía). Mientras que si desplazamos la olla hacia un lado, el tiempo que el agua tarda en hervir es de 8 minutos y la energía que consume es de 248Wh (con un coste de 4,5€, 22% mayor que en el caso anterior).

    Si por el contrario hablamos de una vitrocerámica de inducción, la diferencia en energía consumida si centramos o no centramos el recipiente es muy reducida.
     
  2.  Mejor un fuego pequeño o de igual diámetro que el recipiente que un fuego grande. Es decir, si en una vitro normal usamos una olla mayor que el diámetro del fuego, se aprovecha mejor la radiación infrarroja. El tiempo de cocción será mayor, pero el ahorro de energía que supone es, según Nergiza, del 28%. Por ello es mejor que el diámetro del fuego sea igual o menor al de la olla.  En el caso de las cocinas de inducción, el tamaño del fuego solo influye en los tiempos de cocción.

     
  3. Si tienes una vitro normal, aprovecha el calor residual. Es decir, apaga la vitrocerámica cinco o diez minutos antes de terminar de cocinar con el fin de aprovechar el calor que se mantiene. En este tipo de vitros, la temperatura asciende de forma más lenta, y al apagarla, sigue conteniendo energía en forma de calor residual.
     
  4. Tapa los recipientes. Muchas veces se dice que si tapas la sartén o la olla con la que estás cocinando, el tiempo que tarda en calentarse es menor. Pero, ¿es cierto? Según el experimento realizado por Nergiza sí.

    Después de realizar la prueba, se llegó a la conclusión de que cuando no tapamos los recipientes al cocinar se producen pérdidas por convección, las cuales pueden llegar a aumentar un 15% el consumo.  Por ejemplo, Nergiza asegura que el tiempo de cocción de una olla de agua es de 13 minutos con un gasto energético de 90Wh. Mientras que si por el contrario tapamos el recipiente, el tiempo de cocción será de 11 minutos con un gasto de energía del 77% (un 15% menos).
     
  5. Si tienes vitrocerámica de inducción, utiliza ollas y sartenes adecuadas, es decir, cuyos imanes se peguen bien a la base. Recuerda que con este tipo de vitrocerámicas el tamaño del fuego solo influye en los tiempos de cocción.
     
  6. Desconecta la vitrocerámica si vas a estar una larga temporada sin utilizarla.