acierto.com
Torre de electricidad

El bono social se creó en 2009 para paliar en los colectivos vulnerables la entrada en vigor de la TUR (Tarifa de Último Recurso) el 1 de julio de ese año. Los beneficiarios de este bono social gozan de una factura de la luz congelada. De hecho, el bono social es un descuento sobre la Tarifa de Último Recurso (TUR), fijada por el Gobierno, que supone una congelación de la tarifa vigente en el momento de la puesta en marcha de la TUR.

 

Para disfrutar de este descuento hay que cumplir una serie de requisitos: ser consumidor acogido a la TUR, ya que no tienen derecho al bono social aquellos clientes que estén en el mercado liberalizado; ser persona física; y el punto de suministro deberá corresponderse con el de la vivienda habitual.
 

¿Quiénes pueden solicitar el bono social?

 

  1. Los consumidores con potencia contratada menor a 3KW en su vivienda habitual. En este caso la comercializadora de último recurso comenzó a aplicar el bono social de forma automática desde el 1 de julio de 2009.
  2. Pensionistas: consumidores mayores de 60 años que perciban una pensión mínima del sistema de la Seguridad Social, bien sea por jubilación, incapacidad permanente, viudedad, o pensiones no contributivas.
  3. Familias numerosas.
  4. Desempleados: familias con todos sus miembros en edad de trabajar en situación de desempleo.

 

¿Cómo solicitar el bono social?

 

Para solicitar el bono social se realiza la solicitud por escrito a la comercializadora de último recurso por correo ordinario, correo electrónico o fax, también es posible entregar dicha solicitud personalmente en las oficinas de la distribuidora.

 

 

 

Duración

 

El organismo encargado de supervisar la correcta aplicación del bono social es la Comisión Nacional de Energía (CNE). El bono social se disfruta durante dos años. Para seguir beneficiándose de este descuento es necesario volver a demostrar que se siguen cumpliendo los requisitos. Por otra parte, si el consumidor ya no cumple con los requisitos para beneficiarse del bono social, está obligado a informar del cambio de situación a su empresa.

En el caso de incumplimiento de los requisitos para la aplicación del bono social se refacturará el suministro desde la fecha en que se produzca dicha infracción, suponiendo un recargo del 10% en la factura inmediatamente posterior a la detección de la infracción.

 

2,6 millones de hogares ya lo tienen

 

Según las cifras facilitadas por la Comisión Nacional de la Energía, actualmente sólo se benefician del bono social, que abarata un 23% el recibo, 2,6 millones de usuarios ya que en 2012 se redujo en un 5,3% el número de beneficiarios, en muchos casos por el desconocimiento de los clientes, y esa tendencia seguirá en 2013 ya que está prevista otra bajada del 5,7 por ciento.

La mayor parte de los domicilios registrados, 2,1 millones, corresponden a viviendas con menos de 3 kilovatios (kW), un 0,4% más que en 2011, mientras que los hogares con todos los miembros en paro ascienden a 31.532, un 4,6% más, frente a los 133.952 hogares con familias numerosas, un 15% más, y los 287.367 con pensionistas, un 11% menos.

 

Los beneficiarios inscritos en la actualidad apenas equivalen al 10,2% del total de usuarios y al 6,3% de la electricidad consumida en los hogares con tarifa regulada.

 

El descenso registrado desde comienzos de 2010 se produce a pesar de que desde entonces el número de familias numerosas y parados con bono social ha aumentado un 60%. Y eso que el bono social es una de las mejores maneras de ahorrar en electricidad.

 

Financiación

 

Desde su entrada en vigor, las cinco grandes eléctricas han financiado el bono social, pero en febrero de 2012 el Tribunal Supremo les dio la razón y consideró discriminatorio que fuesen exclusivamente ellas las que tuviesen que costear la medida.

 

Por tanto, el bono social está pendiente de que el Ministerio de Industria fije el nuevo mecanismo para su financiación. Mientras, la tarifa eléctrica debe asumir su coste, de 161 millones en 2012, y deberá también afrontar el coste de restituir a las eléctricas las cantidades abonadas hasta la fecha.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?