acierto.com
Endesa

El aumento del 3,1% en la factura de la luz a partir de este mes de octubre, sumado a un año de continuas subidas es la razón por las que el 94% de los españoles desconfía de las compañías eléctricas y considera que la factura de la luz no se corresponde con costes reales, tal y como demuestra el Barómetro sobre confianza en el sector eléctrico de la consultora de comunicación Grayling.

 

Esta desconfianza tiene su origen en el desconocimiento por parte de los consumidores, ya que el 56,3% desconoce los motivos por los que la factura de luz aumenta y el 66,4% tiene dificultades para analizar el recibo de la luz.

 

El 57,2% de los consumidores desconoce qué es el "déficit tarifario"

 

El "déficit tarifario" es otra de las cuestiones que crean cierta desconfianza en los consumidores, de los cuáles el 57,2% no saben lo que es, mientras que el 82,8% de los españoles, que conocen su significado, considera que tal déficit no se puede dar en España al ser el tercer país con la electricidad más cara, después de Chipre y Malta.

 

Por otro lado, un 95,4% de los encuestados denuncia la falta de ética de las compañías eléctricas a la hora de calcular el coste de la electricidad, el 49,8% condisera nada justo el comportamiento de éstas y el 48,1% nada transparente. Además el 74,7% de los usuarios denuncian la falta de compromiso y solidaridad por parte de los compañías eléctricas con las dificultades de los usuarios con la crisis económica.

 

El 57% de los usuarios también considera que las compañías eléctricas son poco solidarias con el medio ambiente, pero sólo el 34,5% pagaría más por la electricidad si con ello se consiguiera cerrar las centrales nucleares, mientras que un 54,2% está a favor de pagar más por la electricidad si ésta procede de energías renovables.

 

Los consumidores con un 76,2% consideran que las empresas eléctricas son las mayores culpables del elevado coste de la electricidad, seguidas del Gobierno con un 60,9%, la subida del precio del petróleo con un 26,6% y las primas de las energías renovables con un 18,9%.

 

Para finalizar, los encuestados plantean varias alternativas para acabar con esta situación como por ejemplo el sometimiento por parte de las compañías eléctricas a una auditoría pública para determinar lo que realmente cuesta producir un kilovatio a la hora, posibilidad que es defendida por el 95,5%.

 

Además, el 82,9% considera que se deberían reducir la electricidad procedente del carbón, gas natural o petróleo y el 77,8% la procedente de energías nucleares.

 

Frente a esa desconfianza que alcanza al 94% de los encuestados por Grayling, el 79,2% confiesa haber recurrido a medidas de ahorro para hacer frente al elevado coste de la electricidad.

 

Más información: