acierto.com
Tarifa plana de Gas Natural

Desde que el Gobierno anulara las subastas CESUR y anunciara los nuevos precios de la luz, las distintas compañías eléctricas han prometido lanzar una tarifa plana de luz que permitiera a los consumidores pagar un precio fijo todos los meses independientemente del precio de la electricidad en el mercado. Así, Gas Natural Fenosa se lanza a la piscina y lanza una tarifa plana de luz desde 30 euros al mes acompañada de una tarifa plana de gas desde tan sólo 17 euros al mes.

 

Esta tarifa plana permitirá a los consumidores pagar una cuota fija por su consumo de gas o de luz que no variará en todo el año en curso y, si el importe de la cuota no se corresponde con el consumo realizado, Gas Natural permite realizar un cambio anual de cuota. Y, si a final de año no se supera el consumo máximo previsto, podrás disfrutar de una cuota de luz o de gas totalmente gratis.

El paquete de tarifas de luz lo componen la tarifa Micro de hasta 1.500 kWh/año por 30 euros mensuales; la tarifa Mini de hasta 2.500 kWh/año por 41 euros mensuales; la tarifa Media de hasta 4.000 kWh/año por 56 euros mensuales; la tarifa Maxi de hasta 5.500 kWh/año por 75 euros mensuales y la tarifa Extra de hasta 7.000 kWh/año por 94 euros al mes. En todas ellas se cobra 0,268 euros por cada kWh extra consumido.

Tarifas planas de luz

En el caso de las tarifas de gas se ofrece la tarifa Micro de hasta 3.000 kWh/año por 17 euros mensuales; la tarifa Mini de hasta 6.000 kWh/año por 34 euros mensuales; la tarifa Media de hasta 9.000 kWh/año por 52 euros mensuales; la tarifa Maxi de hasta 12.000 kWh/año por 68 euros mensuales y la tarifa Extra de hasta 20.000 kWh/año por 92 euros mensuales cobrándose en todos los casos 0,120 euros por kWh extra consumido.

Tarifas planas de gas

¿Qué ventajas e inconvenientes presentan estas tarifas respecto al resto?

 

La principal ventaja de estas tarifas planas es, obviamente, la seguridad que supone el saber de ante mano cuánto vamos a pagar cada mes por nuestro consumo de luz y gas. Sin embargo, esta ventaja se puede convertir en nuestro enemigo ya que, si finalmente no consumimos la potencia contratada inicialmente estaremos pagando todos los meses más que si no tuviéramos esta tarifa plana. Para evitar esto habrá que calcular con exactitud qué potencia necesitamos para evitar pagar más por menos.

Además hay que destacar que el precio del kWh extra es bastante elevado por lo que pasarse de la energía contratada puede resultar realmente caro.

Si queréis saber cómo ahorrar de verdad en vuestras facturas no os perdáis la guía de ahorro en luz o la de ahorro en gas

 

Noticias relacionadas:

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?