acierto.com
ministro soria

La Tarifa de Último Recurso (TUR) de la luz, por la que se rigen las facturas de la gran mayoría de los usuarios, bajará previsiblemente un 6,7% a partir del 1 de abril después de que la subasta eléctrica efectuada el 20 de marzo entre las comercializadoras habilitadas para el suministro a tarifa se haya cerrado con caídas de precios del 15%. Se trata de la primera rebaja desde que entrara en vigor este sistema de tarificación en julio de 2009.


El resultado de estas subastas, de las que depende el coste de la energía, tiene un peso cercano al 50% en el recibo de la luz, mientras que la otra mitad corresponde a los costes regulados del sistema eléctrico, también llamados peajes. El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ya había asegurado que su departamento mantendrá los peajes en el segundo trimestre del año, con lo que la revisión final de la TUR dependerá exclusivamente del resultado de esta subasta. "El hecho de que baje un servicio esencial como la electricidad es positivo para la mayoría de las familias que están acogidas a la Tarifa de Último Recurso (TUR)", asegurado Soria.


La caída en el coste de la energía se debe a un descenso del 16,2% en el precio del producto base, que ha pasado de 54,16 euros por megavatio hora (MWh) en el trimestre anterior a 45,41 euros por MWh, y de los ajustes posteriormente practicados.

 

Las cinco comercializadoras con capacidad para suministrar la TUR --Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, HC y E.ON--, han adquirido en esta subasta 4.447 megavatios (MW) de carga base para cada hora del segundo trimestre, así como 380 MW de punta.

 

Primera subasta con los nuevos impuestos


Esta puja es la primera desde que el pasado 1 de enero entrasen en vigor los nuevos impuestos eléctricos, que incluyen una tasa del 7% a la producción y gravámenes para algunas de las tecnologías que, al igual que el gas, tienen carácter marginalista.


La bajada del precio de la electricidad se debe a dos factores principalmente: la mayor participación de las energías renovables en el mercado eléctrico y el descenso continuado de la demanda.


Sin embargo, esta menor demanda y mayor contribución renovable que abarata el mercado eléctrico encarece al mismo tiempo la otra parte del recibo, la de los costes regulados porque la caída del consumo reduce los ingresos necesarios para responder a las previsiones de costes, y las energías alternativas aumentan las primas.

 


Este descenso de ingresos e incremento de costes regulados da origen precisamente al déficit de tarifa, una deuda del sistema eléctrico que alcanza los 28.000 millones cuyo importe, según las previsiones de Industria, debería dejar de aumentar en 2013.

 

Mayor bajada en años


Los consumidores verán reflejado en sus facturas el mayor descenso trimestral en años tras esta última subasta y la previsible bajada de la TUR. Hay que recordad que el recibo se ha encarecido un 60% en cinco años. Solo en 2011, la TUR subió un 10%, y el pasado año, un 5,4% adicional, sin incluir el 7% de más que los consumidores estuvieron pagando entre octubre y diciembre para acatar una sentencia del Tribunal Supremo que obligaba a reintegrar el encarecimiento no repercutido entre octubre de 2011 y marzo de 2012. Además, la factura eléctrica se vio afectada por la subida del IVA --que entró en vigor el pasado septiembre-- pese a que la subasta de octubre bajó la TUR un 2 por ciento. Y en enero se dio el caso contrario, la TUR subió el 3%, pero la factura se abarató por el final de las refacturaciones.