acierto.com
Aire acondicionado

En verano, con el buen tiempo, se dispara el uso del aire acondicionado en todo tipo de establecimientos y también en los hogares que lo tienen instalado. Ahorrar en aire acondicionado no solo es importante para nuestro bolsillo, también lo es para el medio ambiente, puesto que la generación de energía eléctrica en nuestro país en gran parte se hace recurriendo a tecnologías que no son respetuosas con el medio ambiente. Con un uso racional y un buen mantenimiento, se puede llegar a ahorrar hasta un 30% en el recibo de la luz.

 

Tener cuidado con el consumo del aire acondicionado también es importante para el sistema eléctrico español, pues es en verano, con la mayoría de aires acondicionados a pleno rendimiento, cuando se suelen producir grandes picos de consumo que pueden producir diversas incidencias.

 

La temperatura ideal del aire acondicionado

 

La temperatura ideal en la que colocar el aire acondicionado es de uno 25 ºC. Se trata de una temperatura en la que estaremos confortables sin gastar demasiada luz. Por cada grado más que bajes, el consumo eléctrico se puede disparar en torno a un 5% más. Una diferencia con la temperatura exterior de más de 10º C puede no resultar nada saludable. Por otro lado, al encender el aire, es recomendable poner la temperatura indicada en vez de otra mucho más baja con la intención de enfriar antes la habitación.

 

Instala un termostato

 

Si tu aparato de aire acondicionado no lo tiene, instala un termostato que te ayudará mucho a ahorrar, ya que parará el aparato cuando se llegue a la temperatura ideal. Lo ideal es que el termostato se encuentre a una zona que refleje la temperatura media de la estancia.

 

Usa el aire acondicionado racionalmente

 

Normalmente se necesita poco tiempo para refrigerar bien una habitación. Cuando ésta no se use, lo mejor es desconectar el aire acondicionado.

 

Limpia los filtros regularmente

 

Esta sencilla acción ahorra energía y aumenta la vida del aire acondicionado. Es recomendable limpiarlos con frecuencia cada dos semanas o, como mucho, cada mes.

 

Aisla bien tu hogar

 

El aire acondicionado es ideal para refrescar tu hogar, pero si éste no está bien aislado, el aparato del aire puede ser mucho menos eficaz. Evita que el calor entre en tu casa usando toldos o ventanas y mantén tu casa bien aislada. Esto puede ahorrar hasta un 30% de energía.

 

Ventilación de la casa

 

Hay que procurar ventilar la casa cuando el aire exterior sea lo más fresco posible, es decir, a primera hora de la mañana a última de la noche. Siempre hay que abrir ventanas en sitios opuestos de la vivienda para una correcta ventilación. Con 5 o 10 minutos basta para ventilar bien, no es necesario tener abierta la casa más tiempo.

 

Instalación del aire acondicionado

 

El aire debe estar perfectamente instalado. Las máquinas deben tener un buen acceso al aire y, en la medida de lo posible, estar protegidas del sol con una celosía.

 

Renueva tu aparato si es antiguo

 

La tecnología en aire acondicionado ha avanzado mucho y hoy es posible comprar muy buenos aparatos de aire acondicionado con grandes cotas de ahorro energético. Los equipos de conducto son mucho más baratos y consumes menos, pero si tu vivienda no está acondicionada, puedes instalar un equipo de pared. En este caso es vital calcular bien la potencia que se necesita para refrigerar la zona en cuestión, teniendo cuidado de no seleccionar más potencia de la que realmente se necesita.

 

Aprovecha para dar calor también

 

Los aparatos modernos, además de ser mucho más eficientes energéticamente, también vienen en su mayoría con bomba de calor que nos ayudará también a mantener la casa caliente en invierno. La bomba de calor con tecnología Inverter es lo más eficiente, un sistema que genera más calor o frío del que consume y que además no emite gases contaminantes a la atmósfera.

 

Electrodomésticos que producen mucho calor

 

Durante el verano tenemos que ser conscientes que hay algunos electrodomésticos que producen mucho calor, como puede ser un ordenador personal o el uso del horno. Cuanto más viejos los electrodomésticos, más suelen consumir y más calor tienden a expulsar en la casa. Las bombillas incandescentes, ahora prohibidas, también aportaban su granito de arena a caldear la casa. Es mucho mejor sustituirlas por otras bombillas de ahorro de consumo.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?