acierto.com
Motor de coche

De repente, un ruido extraño surge de las entrañas del coche. Primero lo ignoramos, dejamos pasar el tiempo pensando que se arreglará solo, pero la cosa va pasando a mayores... No importa que sea verano: comienzan los sudores fríos y las palpitaciones. Es el momento que tanto tememos, el de llevar el coche al taller. Pero no está todo perdido, quizás puedas arreglarlo tú mismo. Hay muchas tareas de mantenimiento del coche que solo es recomendable que las haga un experto, pero otras son tan sencillas que deberíamos hacerlas nosotros mismos.

 

Lo primero que debes saber es que usar el coche es caro, muy caro, y solo deberíamos cogerlo cuando sea realmente necesario. Algunos estudios cifran el coste por kilómetros en unos 25 céntimos de euro por kilómetro. Cada vez que encendemos el contacto del coche incurrimos en diversos gastos: coste de la gasolina, mantenimiento, seguro, averías, pérdida de valor constante del coche... Siempre que puedas, usa el transporte público o incluso la bicicleta.

Lo segundo: cuando llevas el coche al taller te cobran la mano de obra independientemente de la complejidad de la tarea que se haga, es decir, que cobran lo mismo por cambiar el aceite que por cambiar el motor entero, aunque obviamente tardan menos en hacer esto último. Y además los talleres suelen comprar las piezas y líquidos y aplican un sobre coste en las mismas. Por último nos encontramos con los impuestos a pagar, como el IVA, de forma que la factura en un taller nunca es agradable.

Lo ideal para nuestro bolsillo sería hacer las tareas de mantenimiento del coche más sencillas nosotros mismos. ¿De acuerdo? Hemos seleccionado cinco sencillas reparaciones que nos permitirán ahorrar mucho.

 

Cómo cambiar el aceite del coche

 

Cambiar el aceite es una tarea bastante sencilla y primordial para el coche. El buen estado del aceite es esencial para la lubricación del motor e influye decisivamente en su duración.

Primero examina el manual de instrucciones de tu coche para saber cada cuántos kilómetros está recomendado cambiarlo. Identifica el tipo de aceite, cantidad que hay que echar y el filtro de aceite que monta tu coche y cómpralos.

Acto seguido hay que localizar el cárter debajo del motor. Se trata de un pequeño depósito que se caracteriza por tener un tapón que es el que impide que se derrame el aceite. Sacar el aceite es tan fácil como arrancar unos segundos el coche para calentarlo un poco y que caiga mejor, colocar algún recipiente para recoger el aceite (es muy tóxico y hay que llevarlo luego a algún taller para su reciclaje) y quitar el tapón con cuidado de no mancharse. Acto seguido se vuelve a tapar el cárter y ya podemos reponer el aceite. El manual de instrucciones nos dirá la cantidad que hay que echar y lo podremos corroborar con la varilla del aceite.

Para sacar el filtro es necesaria una llave de cincha. No siempre que se cambia el aceite en necesario cambiar el filtro así que quizás puedes saltarte este cambio hasta que lleves el coche a taller.

Hay innumerables tutoriales en vídeo sobre mantenimiento del coche en la red. Os dejamos con este vídeo que explica cómo cambiar el aceite del coche tú mismo:

 

 

Cómo cambiar una rueda del coche

 

Ésta es una operación realmente sencilla. Si la tienes incluida en tu seguro o tienes contratada la asistencia en carretera, úsala, pero si no es tu caso, cambiar una rueda es algo bastante sencillo. Lo primero es quitar el tabacubos y embellecedores y usar la llave para aflojar las tuercas. Puedes usar el pie para hacer más fuerza sin problemas.

Acto seguido usaremos el gato para elevar la rueda del coche a cambiar teniendo mucho cuidado de anclar bien el gato al chasis y no dañar así la carrocería. Una vez elevado el coche, sacar la rueda es muy sencillo. Se cambia entonces la rueda y se aprietan las tuercas. Una vez apoyada la rueda en el suelo es el momento de apretar bien las tuercas con el pie.

Puedes ver todas estas operaciones en el siguiente vídeo:

 

 

Cómo cambiar el filtro del aire del coche

 

Cambiar el filtro del aire es otra de las tareas más sencillas que hay. Una vez más, hay que acudir al manual del coche para saber cuándo debemos cambiarlo y qué filtro del aire tenemos que comprar exactamente.

Para cambiarlo solo hay que localizar la caja negra donde suele estar emplazado, desatornillar la tapa y sustituir el filtro. Este vídeo lo explica con todo lujo de detalles:

 

 

Cómo cambiar la batería del coche

 

Antes de nada, comprueba que el problema no sea que la batería se ha descargado. A veces con unas pinzas de batería o directamente arrancando el coche en movimiento, podemos recargar la batería y seguir utilizándola.

Una vez comprobado que la batería ha muerto definitivamente y no queda más remedio que reemplazarla, primero hay que acudir a comprar una. Es muy importante comprar la batería que indica el fabricante para tu coche, así que asegúrate de que te llevas la batería correcta usando el manual de instrucciones de tu coche o con las tablas que encontrarás en la tienda.

Localiza la batería cerca del motor, quita los embellecedores de los polos positivo (rojo) y negativo (negro) y utiliza una llave para aflojar las tuercas. Quita los cables, uno a la vez, primero el negativo y luego el positivo. Reemplaza la batería por la nueva y conecta los cables comenzando por el positivo. Es bueno limpiar y aplicar algo de vaselina a los polos para que no se ensucien, cojan óxido y hagan buen contacto. Acto seguido enciende el coche y date una pequeña vuelta para cargar bien la batería. Ojo con la batería vieja, es altamente tóxica y hay que reciclarla bien.

 

 

Cómo cambiar los líquidos del coche

 

Cambiar los líquidos es algo tan sencillo como saber dónde mirar y comprobar si el líquido está en los niveles deseados. El anticongelante es el que se encarga de refrigerar el motor y es importante que haya suficiente cantidad. Para reponerlo basta con quitar el tapón y llenarlo y solo hay que tener en cuenta que no se debe hacer con el coche en caliente. En este vídeo podéis ver los diferentes depósitos en el coche:

 

 

Ser un manitas del coche ahorra mucho dinero

 

Estos son solo 5 ejemplos de cosas que no son complicadas y puedes hacer tú mismo sin necesidad de grandes conocimientos ni herramientas caras pero seguro que puedes aprender a hacer más cosas como cambiar fusibles, reemplazar las pastillas de freno...

 

Existen tutoriales de todo ello en Internet y, si te hace falta alguna herramienta o quieres trabajar con todas las comodidades, puedes acudir además a algún taller de los muchos que hay en los que puedes alquilar un box con todo lo necesario para arreglar el coche tú mismo por unos 10 euros cada media hora.

 

Tener unas pequeñas nociones de matenimiento del coche puede ayudarnos a ahorrar mucho dinero: haz tú mismo las tareas más sencillas y lleva el coche al taller solo cuando tengas que hacer cosas complicadas como cambiar los amortiguadores o un embrague.

 

Consulta también: