acierto.com
Peugeot 206

La idiosincrasia del conductor español hace que le coja cariño con mucha facilidad a su vehículo, hasta el punto de que le siente como un elemento imprescindible en su vida. Esto, con posterioridad supone un gran lastre en el momento de reemplazarlo por uno nuevo, puesto que nunca se ve el momento de que esto se produzca. Incluso valoramos su validez según su estado exterior que no tiene nada que ver con lo que sucede en el interior. Sin embargo, si sometemos a un exhaustivo análisis la incidencia que el vehículo tiene para el bolsillo del conductor, el uso de un vehículo veterano nos cuesta un 25% más que uno nuevo.

 

Las principales diferencias se pueden encontrar en aspectos tales como el mantenimiento, reparaciones y el consumo de combustible. En Audatex han realizado un análisis sobre dos modelos actuales, del segmento medio, y los han comparado con sus homólogos de hace 10 años. Y las diferencias se encuentran pronto.

 

El estudio se ha realizado sobre un recorrido de 20.000 kilómetros y teniendo en cuenta las operaciones de mantenimiento que necesitaría cada uno de los vehículos. De esta manera Audatex encuentra en el primer caso analizado que hay una diferencia de coste de hasta 404 euros, lo que extrapolado al gasto total supone un ahorro del 23%. Esta diferencia la ha encontrado puesto que el modelo antiguo tenía un coste de 5,13 céntimos por kilómetro mientras que en el nuevo era de 5,02 céntimos, el desgaste de los neumáticos quedaba en 1,06 céntimos de euros por kilómetro en el caso del veterano, y de 0,5% en el nuevo, y las operaciones de mantenimiento tienen un coste un 208% superior en el de diez años al del actual.

 

En el segundo caso encontramos que el antiguo tiene un consumo de 7,55 céntimos por kilómetro, mientras que en el nuevo es solo de 6,14 céntimos, el gasto en el desgaste de neumáticos es de 0,4 céntimos por kilómetro mientras que en el nuevo es de 0,77 céntimos, y el coste del mantenimiento el modelo que ya tiene una década tiene un coste de un 307%  superior al del nuevo. Esto resulta una diferencia de coste en el uso entre ambos vehículos de 498 euros, o lo que es lo mismo un 25% de más.

 

Pero analizados según los diferentes años de vida, el gasto aumenta significativamente puesto que aquí es cuando se deben realizar algunas operaciones de mantenimiento y reemplazo de piezas que tienen un coste muy elevado, tales como la correa de distribución.

 

Este estudio se adhiere a la corriente de aquellos que señalan que la mentalidad española con el vehículo debería parecerse a la estadounidense o la alemana, puesto que aquí los vehículos se reemplazan al tercer o cuarto año de vida, antes de tener que realizar las primeras operaciones de mantenimiento importantes y cuando el vehículo tiene un valor residual alto. Ante esta venta solo se necesitarían apenas unos miles de euros para conseguir uno nuevo que tendrá un gasto inferior. Así, se entraría en un bucle que haría por el que cada pocos años y con una inversión siempre mínima se tendría un coche con la última tecnología y unos consumos mínimos.

 

Otras noticias interesantes:

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?