acierto.com
Opel Corsa

En Acierto.com queremos poner algo de luz en algo tan personal como es la compra de un vehículo nuevo. Se trata de la segunda compra de mayor cuantía que afronta una persona y cuenta con un importante cariz pasional, lo que en muchas ocasiones ciega a la hora de elegir el vehículo, perdemos la parte de la lógica que deberíamos usar en la toma de la decisión en la elección del vehículo que finalmente nos llevaremos a casa.

A continuación damos una serie de pasos y recomendaciones que se deberían seguir, todas fáciles, aunque esto suponga tener algo de paciencia para efectuarlas.

En primer lugar hay que ser conscientes de las necesidades que queremos cubrir con el nuevo vehículo, porque no todos los coches son útiles para el día a día, ni para hacer grandes viajes, cada coche está orientado a un uso. Además, en nuestra búsqueda hay que olvidar las famas y los prejuicios sobre los coches y los modelos.

 

La primera gran elección: coche nuevo, km o usado

 

Antes de nada hay que saber diferenciar entre tres tipos de vehículos que vamos a encontrar en los concesionarios: nuevo, km 0 y seminuevo. Cuentan con muchas similitudes, pero no iguales, y por tanto no tienen el mismo precio.

 

En el caso de los nuevos se trata del vehículo que uno puede configurar a su gusto de la mano de un comercial del concesionario, de manera que el coche será a nuestro gusto. El inconveniente aquí es que este vehículo se pedirá a fábrica por lo que habrá que esperar un tiempo para recibirlo, y dependiendo de dónde se produzca habrá que esperar varios meses, como sucede con aquellos que llegan desde fuera de Europa.

Los km 0 son vehículos nuevos que están en el concesionario, ya matriculados pero que siguen siendo nuevos puesto que no se han utilizado. Si se han matriculado se debe una estrategia de la marca o del concesionario puesto que a la primera le interesa que se matriculen coches para aparecer entre los primeros puestos de las marcas más vendidas, y al concesionario porque parte de los incentivos que la marca le da procede de las cuotas de ventas que tienen asignadas. Es por esto por lo que a final de mes algunas marcas, y algunos concesionarios, hacen una importante matriculación de vehículos, a los que igualmente hay que dar vender. Se trata esta de una gran opción si no somos flexibles en cuanto cuestiones como acabado, color, motor y equipamiento, puesto que el modelo ya está configurado y no admite cambios. De esta manera se pueden conseguir descuentos de un 20% del precio inicial aunque quedan fuera de planes de incentivos como el Plan Pive. Además, la garantía de la marca empieza a contar en el momento de la matriculación, y en el de venta al público.

En cuanto a los vehículos seminuevos, se trata de coches que han sido usados por personal de la concesión o de la marca durante varios meses y que cuentan con un máximo de 20.000 kilómetros, lo que supone que el cliente pueda llevarse un vehículo de menos de un año con un 30% menos del coste del que tendía siendo nuevo. Estas unidades hay que tratarlas como a un vehículo de segunda mano y analizar algunos de los elementos de desgaste.

 

Segundo paso: elige el tipo de vehículo

 

A partir de aquí, si la decisión continúa siendo la de adquirir un vehículo nuevo, pedido a fábrica, hay que ser conscientes de las necesidades que va a satisfacer el vehículo y del límite de nuestro presupuesto, puesto que nos encontramos en una época en la que están llegando al mercado vehículos muy bonitos y es muy fácil dejarnos llevar por ese componente pasional, olvidando cuáles eran las premisas con las que comenzábamos la búsqueda. Es por esto por lo que uno debe saber qué es lo que necesita y saber diferenciar qué es lo que ofrecen las marcas:

 

Se trata de coches pequeños orientados a la gran ciudad. Son económicos de precio, aunque están justos de equipamiento. Orientados al uso diario, cuentan con un espacio limitado, incluso en el maletero. Ejemplos de esta categoría son el Peugeot 208, el Citroën C3, el Dacia Sandero o el Ford Fiesta. Se trata de la mejor opción para ir a trabajar incluso si se hacen kilómetros, por sus bajos consumos, y la peor para hacer grandes viajes..

Se trata de vehículos muy completos que dan un gran rendimiento en la ciudad y para hacer viajes. Son vehículos cómodos y con buen equipamiento. Son de un mayor tamaño que el anterior, lo que supone unas plazas traseras más cómodas, y un maletero mayor. Puede albergar cómodamente a cuatro personas en su interior, no todos admiten a cinco, y en su maletero puede albergar el equipaje de todos, aunque puede ir justo para lo que necesita una familia con niños pequeños. Ejemplos de este segmento son el Ford Focus, el Opel Astra, el Renault Megane o el Hyundai i30. Es una gran opción para una pareja, aunque su tamaño puede dificultar el encontrar aparcamiento en la ciudad.

Son vehículos pensados para albergar a toda la familia, aunque en ocasiones tres personas en la banqueta de atrás pueden ir demasiado justas. Son espaciosos y cuentan con gran maletero, sin embargo sus consumos y su volumen le convierten en una opción poco recomendable para la vida diaria. Ejemplos de esta categoría son el Citroën C5, el Volkswagen Passat, el Audi A4 o Ford Mondeo.

También se les denominan vehículos de representación puesto que son los coches que utilizan los grandes ejecutivos y os políticos. Concebidos para la mayor comodidad de sus ocupantes son un tamaño superior y cuentan con una gran sensación de espacio interior. Suelen tener grandes motores y son vehículos muy pesados por lo que no es recomendable su uso en el día a día, aunque un viaje en un vehículo de esta categoría se disfrutará mucho más. Ejemplos de esta clase son el Audi A6, el Skoda Superb, el BMW Serie 5 o el Volvo S60.

En este espacio habría que diferenciar entre los vehículos Station Wagen (rancheras) y los monovolúmenes, aunque hay opciones de todo tipo aquí, incluso vehículos comerciales que han adaptado su interior al transporte de persona incorporando filas de asientos al espacio destinado a la carga. Los Station Wagon son versiones de otros vehículos a los que se ha variado su perfil para que la parte del maletero sea aún mayor. En el caso de los monovolúmenes, han surgido muchas variaciones en los últimos tiempos cuando han surgido versiones engrandecidas de vehículos compactos y berlinas, que pueden acomodar en su interior y con gran comodidad a cinco personas, o a siete —Ford C-Max, Renault Scenic, Seat Altea o Citroën C4 Picasso—, con una última línea de asientos, que puede ser escamoteable. Sin embargo el todo terreno puro es aquel de amplias dimensiones e ideado para ser usado por siete u ocho personas, dependiendo del modelo. Son vehículos para familias que desean viajar cómodas o para aquellos que tienen al menos tres hijos. Ejemplos de este segmento son: Lancia Voyager, el Seat Alhambra, el Renault Scenic y el Peugeot 708.

SUV

Es el protagonista de una de las mayores confusiones existentes en el mercado. Se trata de vehículos altos y con apariencia de todoterreno aunque con pocas aptitudes para circular lejos del asfalto. Son vehículos con tamaños y comodidades similares a las berlinas aunque con un tamaño más alto y con mayor espacio interior, aunque no siempre más maletero. Es un vehículo que se ha puesto de moda sin embargo tienen consumos mayores a las berlinas, así como los costes de mantenimiento suelen ser superiores. La muestra de que es un vehículo pensado para la comodidad de los pasajeros es que las versiones más vendidas de estos vehículos son las que tiene tracción solo a dos ruedas. Ejemplos de este segmento son el Toyota RAV-4, el Nissan Qashqai, el Peugeot 4008 y el Renault Koleos.

Quedan pocos en el mercado que tengan un comportamiento de campero tradicional. Son vehículos que orientados al uso más allá del asfalto, con tracción a las cuatro ruedas, normalmente permanente, con consumos muy altos y muy voluminosos. No se desenvuelven bien en la gran urbe por lo que no son recomendables para el día a día. Sin embargo es la mejor opción para la aventura del fin de semana. Como ejemplos de estos vehículos estaría el Toyota Land Cruiser, el Nissan Pathfinder o el Mitsubishi Montero.

 

Tercer paso: elige el mejor coche con nombres y apellidos

 

Una vez está claro cuál es el tipo de vehículo que se adapta a nuestras necesidades, es el momento de ponerle nombre y apellido, es decir buscar marca y modelo. Lo primero que se recomienda aquí es hacer un barrido entre todas las marcas, sin desdeñar ninguna, porque las famas que tienen no siempre se corresponden con la realidad y porque hay modelos presentes en el mercado que por no ser habituales en nuestras carreteras son desconocidos. La práctica mayoría de vehículos que compiten en el mercado en España, debido a los bajos volúmenes que se manejan, ofrecen unos niveles de calidad muy alto.

 

Lo primero es hacer un barrido entre todas las marcas, sin desdeñar ninguna

 

Se recomienda consultar revistas, web y guías de precios. En esta consulta podríamos incluir foros, que incluyen las opiniones de clientes y vivencias personales, y sobre todo están desprovistos de la presión que ejerce la publicidad en los medios, pero como sucede en otros campos, los protagonistas de estas opiniones son los que están descontentos con el vehículo y muestran su enfado. Los satisfechos suelen ser más reacios a abrir nuevas entradas, o sus opiniones se diluyen entre las respuestas a la primera entrada.

Una vez realizada esta consulta deberíamos tener una selección de tres o cuatro modelos entre los que debería estar nuestro coche. Recomendamos no ceñirnos a un modelo en exclusiva puesto que puede haber grandes diferencias de precios y servicios entre unos y otros, que se pueden cuantificar en varios miles de euros.

 

Hyundai Génesis

 

Tras esto habría que visitar las web de las marcas, puesto que suelen mostrar las ofertas y promociones de cada mes, y un configurador del vehículo, en el que podemos diseñar el aspecto final de nuestro vehículo para hacernos una idea del precio que podría alcanzar. Sin embargo este precio es orientativo puesto que no incluyen en muchas ocasiones los packs de equipamiento ni las promociones con los que cuenta la marca cada mes. Además, según la semana y la época del año, el concesionario podría realizar alguna rebaja extra a fin de conseguir alcanzar los objetivos de ventas marcados por su marca. El problema aquí es que suelen tener mucha prisa para realizar la operación no la mantienen durante mucho tiempo, normalmente mientras dura el mes.

 

Es recomendable conseguir al menos tres o cuatro presupuestos por cada modelo

 

El siguiente paso sería solicitar presupuestos a los concesionarios. Lo idóneo es hacerlo de forma presencial en las instalaciones del punto de venta, pero esto puede suponer mucho tiempo sobre todo si vivimos en una gran ciudad, o si por el contrario tenemos que desplazarnos a varias poblaciones para hacerlo. Es recomendable conseguir al menos tres o cuatro presupuestos por cada modelo, y si no los podemos conseguir de forma presencial, se pueden solicitar por teléfono o vía email. Aquí hay que indicar que el sector del concesionario no ha realizado su inmersión definitiva en Internet por lo que sería conveniente hacer una llamada previa, solicitar el contacto de algún vendedor del concesionario y enviarle nuestra petición de forma personalizada. En caso contrario, nuestro envío sin destinatario podría perderse en el ostracismo.

 

Para conseguir el mejor precio es bueno consultar en concesionarios incluso de otras provincias...

 

Para conseguir estos presupuestos recomendamos que se busque en otras provincias, incluso otras comunidades. Puede parecer una idea descabellada, pero la situación de cada concesionario, y la competencia de cada mercado local es muy diferente, por lo que podemos encontrar puntos que estén haciendo precios muy especiales para dar salida al vehículo. Y desplazarnos unos cientos de kilómetros puede resultar muy ventajoso.

En la consulta de los presupuestos habría que preguntar, más allá del montante total de la operación, los servicios y garantías con las que cuenta la compra. Hay algunos concesionarios que amplían la garantía, aumentan el equipamiento del vehículo, o que realizan alguna revisión de forma gratuita, por lo que al analizar los presupuestos hay que mirar también cada uno de los apartados que incluye. Esto significa que no siempre la operación más barata es la que más compensa.

 

Nuevo Peugeot 308 SW

 

Además, hay gremios que consiguen descuentos en algunas marcas como es el caso de los autónomos, los periodistas, profesores y algunas profesiones de relevancia. La marca presupone que sus vehículos en manos de estos profesionales tendrán mayor vistosidad por lo que aplican descuentos. No hay que olvidar nunca preguntar por los descuentos.

Se trata esta de una compra que va a suponer un desembolso muy importante, y nuestro interlocutor no siempre ofrece las buenas sensaciones que necesitamos para terminar de firma la operación. Por ello, existe una web, ebuga.es, en la que los usuarios evalúan a los vendedores según varios parámetros: Exposición, Personal, Ventas, Taller y Posventa. Cada uno indica su experiencia. La opinión no tiene por qué ser compartida, pero sí que puede ser orientativo acerca de lo que nos podemos encontrar. Otra opción que ofrece el ciberespacio es la web www. everybodycar.com. Uno puede dejar registrado el modelo que desea y serán los concesionarios los que se pongan en contacto con el interesado. Aquí hay es el propio cliente el que pone una condiciones iniciales, y si el concesionario está interesado en los mínimos pedidos se pone en contacto con el futurible cliente. No hay que olvidar que la compra de un vehículo tiene algo de negociación y siempre se puede apretar para rebajar en algunos cientos de euros el precio final del vehículo.

 

Los propios concesionarios compiten entre ellos para vender vehículos...

 

El sector del concesionario tiene fama de fluctuar sus precios. Esto se puede conseguir en algunas marcas puesto que los propios concesionarios compiten entre ellos para vender el vehículo, y nos encontramos con presupuestos que se reducen varios cientos de euros días después por arte de magia. Aunque esto no sucede con todas las marcas: Toyota, Volkswagen y las marcas premium son las que menos mueven el precio final del presupuesto inicialmente presentado.

Otra opción muy interesante para adquirir el vehículo son los salones del automóvil que se organizan con cierta periodicidad. Solo los de Madrid y Barcelona organizan una muestra con las últimas novedades de las marcas, el resto, y cada capital importante de provincia tiene uno anual, tiene un carácter comercial, con gran presencia de los concesionarios. Estos salones tienen además, algún descuento extra que está bien aprovechar.

Finalmente hay que tener en cuenta la cercanía de los servicios oficiales. Un vehículo en garantía puede realizar las operaciones de mantenimiento en cualquier taller, aunque sea de otra marca o sea independiente, sin embargo las reparaciones, en muchas ocasiones por defectos de fabricación, sí que han de efectuarse en el servicio posventa de la marca para mantener la garantía. Es por esto por lo que es conveniente contar con un taller marquista cerca de nuestro domicilio o de nuestro lugar de trabajo, para que estas posibles operaciones no nos supongan mucho desplazamiento, o al menos no mucho más de lo que ya son en sí mismas.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?