acierto.com
Control móvil de velocidad

La operación verano de este año se saldó con un balance de 6.000 infracciones más por exceso de velocidad que el año pasado. Este aumento se debió, en gran parte, a la reducción del margen de error que tienen los radares, es decir, han recortado la velocidad a la que se anota la infracción, que sigue siendo algo superior a la marcada en el máximo de la vía, aunque ahora menor a la de antes del periodo estival.

 

Esto, llevado a la práctica, significa que antes existía un margen de diez kilómetros por hora para que nos fotografiara el radar, es decir, en una carretera con una velocidad máxima de 100 km/h, la multa solo llegaba cuando se superaba a 111 km/h. Ahora este margen se ha reducido a solo 4 km/h en el caso de los radares fijos y de 7 km/h en el de los radares móviles. De esta manera, en la misma vía de antes, el radar fijo castigará a quien vaya a al menos a 105 km/h y, a 108 km/h en caso de encontrarse con un radar móvil.

 

El motivo de esta permisividad en el control de la velocidad, aunque es de apenas unos kilómetros por hora, se debe a que el Centro Español de Metrología aún no ha encontrado y, por tanto homologado, ningún radar con un margen de error del 0% en el control de la velocidad, por lo que queda establecido que todos dan algo de flexibilidad en el control de la velocidad.


Además, hay que añadir que en 2014, la DGT ha incluido cerca de 40 nuevos radares para ‘velar por nuestra seguridad’, entre los que destacan los helicópteros Pegasus, de gran eficacia según la propia Dirección General de Tráfico, ya que quintuplica el acierto en sus cálculo de velocidad.

 

Más información:

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?