acierto.com
El Seat Ibiza se muestra imbatible

El mercado nacional de vehículos ha subido en lo que llevamos de un 23,9%, o lo que es lo mismo, ha conseguido matricular 454.942 automóviles —turismos y todoterrenos— según datos facilitados por la Asociación Española de Fabricantes de Vehículos y Camiones, Anfac. Esto está siendo bien aprovechado por algunas marcas como Volkswagen, que se ha posicionado como líder de la tabla de marcas más vendidas tras experimentar una mejora del 26,28% de sus ventas; Seat, baja a la segunda plaza tras crecer un 10,90%; y Opel queda en tercer lugar al subir un 19,44%. Parte importante de culpa de este crecimiento lo tiene la mejora de la economía que poco a poco está llegando a los ciudadanos, pero sobre todo a los planes de incentivos a la venta creados por el Gobierno, como el Plan Pive.

 

Con un mercado que crece casi una cuarta parte con respecto al año pasado la mayoría de las marcas están mejorando sus ventas, otra cosa son las cuotas de mercado. Así, Volkswagen ha sabido posicionarse como la marca más vendida en nuestro país, por delante de Seat, anterior número uno, y Opel, una de las que más posiciones ha ganado en este ranking. Fuera del podio de honor quedan Peugeot y Renault tras mejorar un 9,60% y un 17,66% respectivamente. En cuanto a los modelos más vendidos, la clasificación queda comandada por el Seat Ibiza, al que siguen el Seat León, el Ford Focus, el Opel Corsa y el Citroën C4.

 

Este crecimiento se apoya en gran medida en el canal de particulares, el que se realiza en los concesionarios, y que a la postre resulta más beneficioso para las propias marcas. Es aquí donde se nota la existencia del Pive que ha permitido una variación del 22,99% frente al 15,82% que ha experimentado las alquiladoras y el 9,90% del canal de empresas y renting.

 

En cuanto a la tipología de vehículos, los todoterrenos y SUV han crecido un 39,88%, mientras que los turismos se han quedado en un crecimiento del 14,69%. Otros segmentos con menor volumen de negocio también han crecido: derivados, furgonetas y pickup subieron un 43,58%, los  vehículos industriales de menos de 3,5 toneladas lo hicieron un 31,08%, los vehículos industriales de más de 3,5 toneladas mejoraron un 34,34%, y los autobuses un 6,15%.

 

Este impulso del mercado se ha conseguido en gran medida por el Plan Pive, que ya va por su sexta edición. En esta ocasión cuenta con un presupuesto de 175 millones de euros, y aunque desde otros sectores se entiende como un regalo para los compradores de vehículos, lo cierto es el efecto es el contrario del pensado, ya que resulta un negocio redondo para el Estado. Y es que mientras otros productos soportan un único impuesto, el IVA, la venta de vehículos nuevos soporta el IVA, el impuesto de matriculación, y el de circulación. El conjunto de estas tasas supone que, según estimaciones de las propias asociaciones del sector, por cada euro que la Administración destina a estos incentivos a la compra recibe tres, por lo que la ganancia es de tres euros por cada euro presupuestado. Además, esta mejora de las ventas también supone una recuperación de puestos de trabajo en los concesionarios, después de haber perdido 50.000 profesionales en los últimos seis años.

 

El último Pive se estrenó con 9.000 reservas en sus primeros días de vida, lo que supuso una actividad económica de 120 millones de euros a lo que habría que sumar otros 25 millones de euros que irán destinadas al Estado en concepto de IVA e Impuesto de matriculación.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?