acierto.com
Restaurante

Cuando cancelamos nuestra mesa en un restaurante o cuando ni siquiera avisamos de que no vamos acudir, el restaurante no suele cobrarnos ninguna penalización, pero en los restaurantes de gama alta se está extendiendo la práctica de cobrar una sanción a aquellos clientes que no cancelen su reservas con suficiente antelación.

 

Este es el caso de restaurantes como El Celler de Can Roca (Gerona), dónde cobran 100 euros a aquellos comensales que cancelen su reserva con menos de 10 días de antelación o el restaurante Arzak de San Sebastián, que penaliza con 100 euros por comensal a aquellos que anulen su reserva con menos de 24 horas de antelación. Otros restaurantes que llevan a cabo esta práctica son el restaurante Mugaritz, en Guipúzcoa, dónde las cancelaciones con menos de 2 días de antelación traen consigo una penalización de 114 euros por comensal y si se anula el mismo día la multa será de 170 euros, mientras que en Atrio, Cáceres, si se anula la reserva con menos de 24 horas de preaviso se deberá abonar 50 euros. Por su parte, en Dos Cielos de Barcelona si la reserva es de menos personas y se cancela el mismo día no habrá recargo, pero si es de más de 6 comensales se cobrará el 80% del menú.

 

El último en apuntarse a esta moda ha sido el cocinero y propietario del resturante DiverXO, David Muñoz, que ha declarado que implantará en breve esta política en su restaurante. De este modo, cuando un cliente reserve una mesa en DiverXO deberá abonar por adelantado 95 euros por comensal, el precio correspondiente a su menú XO y si no acude al restaurante el día de la reserva, o bien, no avisa de su cancelación con el tiempo suficiente, perderá ese dinero.

 

Para poder cobrar estas penalizaciones, estos restaurantes solicitan al cliente el número de su tarjeta de crédito en el momento de efectúar la reserva de la mesa. Así, si el cliente no acude o cancela la reserva con poca antelación, le pasarán a cobrar la correspondiente penalización.

 

Sin embargo todavía quedan restaurantes de alta gama que no cobran a sus comensales por cancelar sus reservas como es el caso del restaurante de Quique Dacosta de Denia, el de Ramón Freixa de Madrid, el de la Terraza del Casino de Madrid o el del cocinero Martín Berasategui, que no cobran ninguna penalización a aquellos clientes que anulan sus reservas con poca antelación.

 

En este sentido si queremos evitar pagar por algo que, finalmente, no vamos a consumir lo mejor es asegurarnos primero si vamos a poder acudir al restaurante en cuestión antes de hacer la reserva.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?  
 

 

Otras noticias que te pueden interesar: