acierto.com
cigarrillo-electronico-ahorro

Hay mucha controversia en relación con el cigarrillo electrónico, por un lado, están los establecimientos autorizados para su venta que defienden su uso y regulación, con la asociación nacional del cigarrillo electrónico al frente, y por otro las autoridades sanitarias, que reniegan de él porque no lo consideran tan saludable como se vende. En cualquier caso, los números salen y es más barato para el fumador utilizar este tipo de cigarrillos que el tradicional, se habla de incluso de más de 1.400 euros al año.

 

El cigarrillo electrónico ha ido adquiriendo cada vez más adeptos y ha hecho incluso tener que modificar la regulación de la Ley del Consumidor para sacarlo del limbo legal en el que se encontraba. De hecho, en la UE el pasado 26 de febrero se aprobó una directiva por la que se regulaba su uso y comercialización, aunque hasta 2016 no será obligatoria. Con esta directiva la UE le da a este producto una categoría propia, alejada del tabaco y del producto farmacéutico.

 

En el caso de España, el BOE recoge hoy la reforma de la Ley de Defensa del Consumidor y le incluye en los dispositivos dentro de la ley antitabaco. Permite el vapeo en bares, restaurantes y centros de trabajo y lo prohíbe en administraciones públicas, instalaciones sanitarias, centros docentes, medios de transporte y parques infantiles.

 

Para los que no sepan cuál es su funcionamiento, se trata de un dispositivo con una resistencia y una fuente eléctrica que se calienta y vaporiza un líquido, que puede contener o no nicotina. De esta forma, ha surgido un nuevo verbo, vapear, y palabras como claromizador (que es el depósito) o e-cig (cigarrillo electrónico).

 

Según datos de la ANCE (Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico) aproximadamente entre 600.000 y 800.000 personas utilizan este dispositivo en España y hay 300 tiendas especializadas en este producto y cerca de 4.000 estancos que lo comercializan junto a sus líquidos, que son recambiables. En cuanto a precios, el kit básico puede costar entre unos 30 y 40 euros y cada frasco de líquido poco más de 3 euros. Para el bolsillo del fumador, puede suponer un ahorro de entre un 70 y un 80 por ciento con respecto al tabaco.

 

Para el bolsillo del fumador, el cigarrillo electrónico puede suponer un ahorro de entre un 70 y un 80 por ciento con respecto al tabaco.

 

Desde las autoridades sanitarias se asegura que no son tan sanos como parecen. Aunque algunos no lleven nicotina, sí incluyen otras sustancias como el propilenglicol que puede irritar las vías respiratorias y causar asma, la glicerina vegetal, las nitrosaminas o el dietilenglicol.

 

De hecho, hay dos casos en el mundo de personas afectadas por neumonía lipoidea provocada por estos cigarrillos. Una de ellas se conoció el pasado 14 de marzo en A Coruña. Un paciente de 50 años fue diagnosticado de esta enfermedad después de haber fumado hasta cinco cargas diarias (unas cinco cajetillas) en su habitación tras ser ingresado por otra afección. En el momento de prohibirle continuar con esta práctica mejoró su evolución. La glicerina vegetal parece que fue la causa de este tipo de neumonía, puesto que se trata de un lípido que se acumula en los pulmones.

 

En algunas de las promociones que se pueden ver en Internet incluso se asegura que son una alternativa eficaz para dejar de fumar. Sin embargo, estudios científicos, como el publicado en la revista JAMA Internal Medicine concluye que los que utilizaron el e-cig para dejar de fumar tuvieron las mismas probabilidades que los que no utilizaron estos dispositivos.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?