acierto.com
renovacion automatica

Las renovaciones automáticas son muy comunes a la hora de contratar suscripciones de determinados productos y servicios, pero hay que tener mucho cuidado con ellas, puesto que, pasado el período promocional, nos suelen renovar a un precio muy caro y, además, no se suelen comunicar bien las condiciones de renovación que aceptamos.

 

Cuenta un usuario inglés que contrató un servicio antivirus durante 3 años a un precio realmente ventajoso. Los tres años estaban a punto de expirar cuando recibió una notificación de la empresa solicitándole los nuevos datos de su tarjeta de crédito para proceder al pago de una renovación automática que el cliente no deseaba. Éste pensó que con ignorar el mensaje era suficiente para que no le renovaran, puesto que no tenían sus nuevos datos bancarios, pero al poco tiempo le llega un cargo de 160 euros por 12 meses más de antivirus. Tras reclamar, consigue que le devuelvan el dinero y le informan que tienen contratados los servicios de una empresa que les actualizó los datos de su tarjeta de crédito y, por tanto, procedieron al pago.

En nuestro país hay muchos más ejemplos. Son bien conocidas las ofertas de ADSL o fibra óptica que son ventajosas durante el primer año y que luego se pueden llegar a encarecer hasta un 50%. Y no siempre se comunica bien la subida de precios, aunque por otra parte a partir del primer año ya no existe compromiso de permanencia y el usuario puede cambiar libremente.

Otro ejemplo más: una conocida empresa que ofrece diversos servicios digitales de pago en su consola lanza una promoción por la que ofrece suscripción durante un mes por un solo euro. La transacción se realiza totalmente online en la consola sin en ningún momento informar que existe renovación automática y que dicha renovación cuesta 4,99 euros al mes, es decir, un 500% más. Todo estaba en las condiciones de la promoción, que prácticamente nadie lee.

Un ejemplo de buena práctica puede ser el servivio Amazon Premium. Se trata de un servicio anual por el que tienes derecho a envíos gratis en Amazon durante un año por un coste fijo de 14,95 euros al año. Los usuarios pueden probar el servicio gratis durante un mes y luego existe una renovación automática por la que se pasa a cobrar la cantidad indicada. En la portada del servicio no solo se glosa sobre las ventajas del servicio, sino que además, justo antes de suscribir informa correctamente: “Una vez finalice el periodo de prueba gratis, Amazon Premium tan sólo cuesta EUR 14,95/año. Puedes cancelar en cualquier momento”. El único problema de este servicio es que no es fácil encontrar dentro de la cuenta de usuario el lugar exacto donde se puede renunciar a la renovación automática si no se desea contratar el producto.

 

Cómo reclamar por una renovación automática indeseada

 

Al la hora de contratar una suscripción, es fundamental revisar bien las condiciones de renovación, sobre todo si éstas no se comunican perfectamente en la fase de compra y se esconden en las condiciones del servicio. Pueden esconder auténticas estafas.

El hecho de que la información esté escondida en una maraña de datos puede suponer que sea una renovación abusiva impuesta por una de las partes. El hecho de que no sea fácil encontrar la forma exacta de desactivar la renovación automática también es un punto a favor del cliente que se se considere estafado a la hora de reclamar.

Para reclamar lo mejor es dirigirse directamente a la empresa en cuestión, exponer nuestros argumentos y reclamar el dinero de vuelta. Si esto no surte efecto, habría que acudir a Juntas arbitrales de Consumo y organizaciones de consumidores como la OMIC (Oficina municipal de informacion al consumidor). También podemos poner una reclamación en nuestro banco para intentar que nos devuelvan el dinero.

 

No te pierdas tampoco:

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?