acierto.com
Documentación para viajar

Si quieres estar seguro de que cada viaje puede ser el viaje de tu vida, necesitas un seguro de viaje. Sobre todo, si se trata fuera de España ¿Por qué? Porque es una inconsciencia viajar sin la protección de una buena póliza y los gastos que te pueden ocasionar un percance en cualquier país pueden ser altísimos y el viaje de tus sueños transformarse en una pesadilla difícil de olvidar.

 

Esta recomendación es ya casi una obligación si viajas a países donde el servicio sanitario es muy precario, cuando no inexistente y si te trasladas a naciones como Estados Unidos, donde la sanidad es muy buena, pero también muy cara.

 

Y vale tanto para el que acude a un viaje organizado (aunque en este caso debe comprobar que en el paquete no esté incluido el seguro), el que va por su cuenta pero con servicios contratados con alguna agencia o por Internet, como para el que vaga por el mundo con su mochila y sin hacer demasiados planes.

 

Índice. Directo a lo que te interesa:

  1. Las coberturas que necesitas en tu seguro de viaje
  2. Motivos para la cancelación y para la interrupción
  3. ¿Seguro completo o sólo algunas coberturas?
  4. La asistencia médica, la más importante
  5. ¿Con o sin franquicia?
  6. El seguro de viaje, un juego de riesgos calculados

 

Antes de hacer el viaje, debes tener muy claros los riegos que puedes correr en él. No es lo mismo viajar a cualquier país de Europa, donde si tienes la tarjeta sanitaria prácticamente no tienes que preocuparte de nada y no es imprescindible un seguro que incluya la cobertura médica, que hacerlo a África. En función del destino y de los riesgos, de si es un viaje organizado o no, hay que contratar un seguro de viaje de unas características u otras, y tener muy claro qué es lo que cubre realmente. Por ejemplo, muchas pólizas no cubren daños provocados por la práctica de deportes arriesgados (esquí, buceo, escalada, entre otros) ni situaciones de salud causadas por enfermedades preexistentes.

 

En función del destino y de los riesgos, hay que elegir seguro y siempre hay que tener muy claro qué es lo que cubre realmente

 

Algunos consejos generales:

 

Es importante conservar la póliza del seguro durante todo el viaje, ya que la puedes necesitar en cualquier momento.

Puedes guardar el número de asistencia en un lugar que sea fácil de localizar para poder hacer uso de él cuando lo necesites.

Es importante que tengas bien guardada toda tu documentación en un lugar protegido, pero fácilmente accesible.

Así ante pérdida o robo de tu documentación podrás agilizar los trámites al contar con una copia a la que pdorás acceder fácilmente.

Esta información es fundamental para que el viajero registrado pueda ser contactado en la eventualidad de una emergencia en el lugar de su estancia en el extranjero.

Antes de viajar a determinados países es conveniente conocer la necesidad o no de someterse a una evaluación médico o a vacunas, para evitar caer enfermos durante nuestro viaje.

 

Las coberturas que necesitas en tu seguro de viaje

 

Si el viaje ha sido contratado, necesitas un seguro que cubra los gastos de una posible anulación, que pueden ser muy elevados, sobre todo si ésta se produce días antes de realizar el trayecto. Cualquier eventualidad que haga que tengas que anular tu viaje será cubierta, y tu seguro se hará cargo de esos costes, para tu completa tranquilidad.

Robo y daños materiales al equipaje es otra cobertura esencial, porque son situaciones desgraciadamente frecuentes en viajes. Y no necesariamente a países del Tercer Mundo, te puede pasar en cualquier aeropuerto del mundo.

 

El seguro de viaje debe brindar coberturas integrales, que incluyan asistencia médica, asistencia legal y robo, pérdida y daños al equipaje

 

Pero, ¿qué ocurre si eres tú el que, durante tu viaje, provocas un percance a terceros? Aquí es donde entra la cobertura para los gastos legales y de responsabilidad civil legalmente exigibles por daños y perjuicios a terceros provocados por un accidente ocurrido durante el viaje. Hay que analizar muy cuidadosamente este apartado en las cláusulas de la póliza para no llevarnos sorpresas desagradables y muy caras, no sólo económicamente.

En cualquier caso, el seguro de viaje debe brindar coberturas integrales, que incluyan asistencia médica, asistencia legal y robo, pérdida y daños al equipaje. Entre las coberturas imprescindibles, figuran:

 

  • Asistencia médico farmacéutica

  • Odontología de urgencias

  • Pérdida de equipajes, y demora en su entrega

  • Extravío de documentación

  • Repatriación sanitaria

  • Anulación de viajes

  • Interrupción del viaje

  • Accidentes personales

  • Evacuación de emergencia

  • Muerte por accidente

  • Repatriación de los restos

 

Si se trata de un viaje organizado, compruebe si en el paquete figura el seguro de viaje y qué coberturas tiene. Puede ser interesante añadir más protección si la póliza no se encarece demasiado. Lo mismo al pagar el viaje con tarjeta de crédito, algunas automáticamente incorporan un seguro de viaje o de asistencia médica gratuito, pero debe examinar si las coberturas son suficientes para los riesgos que puede correr. Lo importante es que la póliza se pueda adaptar a las necesidades exactas del viaje sin incurrir en costos adicionales elevados.

 

Hay que comprobar las coberturas del seguro incluido en los viajes organizados y algunas tarjetas y ampliarla si no se encarece demasiado

 

También hay que comprobar a quién le cubre el seguro. Debe quedar meridianamente claro quién es considerado un miembro de la familia o un compañero de viaje en la póliza. La práctica totalidad de las pólizas tienen límites de edad para la cobertura. En los casos de superar el viajero esos límites se debe pagar una prima mayor. Los seguros de viajes más económicos siempre se los otorgan a los jóvenes, aunque en la mayoría de los casos no cubren deportes de alto riesgo o actividades similares.

Algunas pólizas reducen los límites de la cobertura dependiendo de la edad y algunos de los beneficios pueden no estar disponibles. Por lo tanto, siempre asegúrate de revisar la póliza y sus restricciones para averiguar si puede optar a las coberturas máximas.

 

Motivos para la cancelación y para la interrupción

 

Existen muchas razones que puede hacer que su viaje sea cancelado antes de hacerlo o interrumpido una vez iniciado. Tener cobertura del seguro ante estas situaciones te ahorra gastos inesperados. Pero hay que ver qué motivos son aceptados por la póliza para hacerse cargo en caso de cancelación o interrupción. Los más usuales son:

 

  • Accidente durante el viaje

  • Enfermedad o muerte de un familiar

  • Quiebra de la empresa suministradora del viaje

  • Huelgas

  • Catástrofes naturales

  • Terrorismo o secuestro

  • Hospitalización del asegurado

  • Despido o traslado forzoso de trabajo

 

En estos casos, el seguro le reembolsará el importe total o parcial del coste del viaje. Algunas pólizas ofrecen, por un importe adicional, la posibilidad de cancelar por cualquier motivo, cubierto o no por el seguro.

En caso de retraso del viaje, el seguro se hace cargo de los gastos de hotel y de comida siempre que sean por motivos contemplados en la póliza, con un tope de días y de dinero, y a partir de demoras de seis a 12 horas.

 

¿Seguro completo o sólo algunas coberturas?

 

El seguro completo de viaje es la opción más común, pero también la más cara. Las coberturas son tan amplias que a lo mejor no te compensa pagar tanto cuando sólo vas a necesitar algunas. La decisión es tuya, pero lo barato puede resultar muy caro. Otra opción, mucho más barata, es contratar un seguro de cancelación o interrupción del viaje. Por ejemplo, en Europa no necesitas un seguro de asistencia médica tan amplio, sobre todo si cuentas con la tarjeta sanitaria europea.

 

 

O que el seguro solamente contemple la pérdida o demora de equipaje. Hay que tener en cuenta que los límites de la póliza son bastante restrictivos, por lo que se recomienda no viajar con pertenencias valiosas. Si has comprado muchas cosas en el viaje, comprueba si el seguro protege esas adquisiciones, sobre todo si son de cierto valor, en caso de sufrir daños durante el trayecto de vuelta.

Si usted tiene que llevar artículos de valor en su viaje, es importante comprobar con la póliza de seguro de su casa, ya que esta puede tener cobertura para pertenencias que temporalmente sean sacadas del país. Una sugerencia es viajar solo con artículos de valor que sean absolutamente necesarios.

 

La asistencia médica, la más importante

 

La cobertura médica proporcionada por un seguro de viaje es posiblemente el componente más importante de éste sobre todo si el destino se encuentra fuera de la Unión Europea (la tarjeta sanitaria cubre cualquier problema en esta zona). Una póliza proporcionará tratamiento médico de emergencia o cirugía en caso de un accidente o enfermedad mientras viaja. Algunas cubren incluso al odontólogo.

El seguro contempla los gastos extraordinarios en caso de una condición médica que no le permite regresar a su hogar en el tiempo acordado. También puede cubrir los gastos de vuelo de un miembro de la familia que lo acompañe mientras esté hospitalizado, si se considera médicamente necesario.

 

La cobertura médica es posiblemente el componente más importante de éste sobre todo si el destino se encuentra fuera de la Unión Europea

 

Pero hay que tener cuidado con la letra pequeña de la póliza porque muchas no incluyen enfermedades preexistentes antes de iniciarse el viaje, y por tanto las situaciones provocadas por éstas. En las condiciones médicas diagnosticadas antes de la compra del seguro de viaje y que requieran tratamiento, normalmente se exige que la póliza debe ser adquirida dentro de un determinado número de días antes del pago inicial de viaje, y el importe total del costo del viaje y toda la estancia del viaje debe ser asegurada. Algunas aseguradoras exigen que la enfermedad haya sido controlada con medicación durante un período de tiempo previo al viaje sin necesidad de tratamiento adicional.

 

 

En caso de requerir evacuación para obtener la debida atención médica, el seguro de viaje puede proporcionar esa cobertura. La póliza podrá disponer la evacuación justo en el lugar de la lesión u obligarlo a llegar a un aeródromo o al hospital más cercano.También puede imponer la vuelta a casa. En algunos casos, es el cliente quien decide a qué hospital se le envía.

La póliza también se hace cargo de los costes de repatriación de los restos mortales al lugar de residencia, y de los gastos adicionales generados por una situación de estas características (viaje de un familiar o acompañante).

 

¿Con o sin franquicia?

 

Algunos seguros de viaje ofrecen la posibilidad de contratar su póliza con franquicia. Con esto te puedes ahorrar un dinero, sobre todo si afortunadamente no sucede nada durante el viaje. Pero en caso de siniestro, una parte de los gastos correrán a tu cuenta.

El principal ahorro en el seguro de viaje no debe venir tanto de la franquicia, como de elegir las coberturas que de verdad puedes necesitar, en función del tipo de trayecto o del destino.

 

El principal ahorro en el seguro de viaje no debe venir tanto de la franquicia, como de elegir bien las coberturas que de verdad puedes necesitar

 

El seguro de viaje, un juego de riesgos calculados

 

Para conseguir el mejor seguro de viaje es importante comparar, pero no sólo precios, sino también coberturas y prestaciones. Porque lo barato no es necesariamente lo peor, pero tampoco lo mejor.

Hay que tener en cuenta el tipo de viaje: no son los mismos riesgos cuando uno viaja en autostop y que cuando va a un viaje organizado, cuando lo hace en tren, avión o autocar que en un crucero, cuando está en Europa o en África. Ni va a costar lo mismo un seguro de viaje para hacer un curso de inglés en Estados Unidos que para aprender windsurf en Hawai o escalar el Gran Cañón del Colorado.

 

Lo más importante es evaluar qué riesgos se necesitan cubrir, y entonces buscar la mejor relación entre precio y coberturas

 

Obviamente, cuantas más coberturas se elige, mayor es el coste del seguro del viaje. El destino también condiciona el precio de la póliza. Lo más importante es evaluar qué riesgos se necesitan cubrir, y entonces buscar la mejor relación entre precio y coberturas.

Elegir una compañía de seguros y un producto concreto puede ser complicado porque hay que analizar muchos factores.  El recurso a un comparador de seguros como acierto.com puede facilitar la labor. Pero insistimos en que la comparación no debe realizarse exclusivamente en función del precio del seguro de viaje.

Hay que comparar coberturas, qué se ofrece en cada caso para asistencia médico farmacéutica, odontología de urgencias, pérdida de equipajes, y demora en su entrega, extravío o robo de documentación personal, repatriación sanitaria, anulación de viajes, interrupción del viaje, accidentes personales, evacuación de emergencia, muerte por accidente, repatriación de los restos, y otras situaciones que pueden transformar el viaje de tu vida en un infierno por carecer de un seguro. También hay que comparar si incluye gastos de acompañante en muchas de estas situaciones.

 


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos  
 

 

Otras guías para conseguir el mejor seguro y el más barato: