acierto.com
Trabajador autónomo

El año empieza con malas noticias para los autónomos. Desde el 1 de enero, los autónomos con diez o más empleados y los societarios pagarán al mes una cuota mínima de 314,40 euros en lugar de los 261,83 euros que abonarían sin los cambios impuestos por el Gobierno. Además, los autónomos, que hasta ahora optaban por la menor base de la Seguridad Social, cotizarán por la base mínima del grupo 1 de cotización del Régimen General de la Seguridad Social...

 

El Ministerio de Empleo argumenta que con esta medida se pretende evitar que haya muchos autónomos que, como sucede ahora, opten voluntariamente a pagar por la base mínima cuando sus trabajadores tienen obligatoriamente una cotización por una base superior. Hasta ahora sólo los autónomos con más de 30 trabajadores en nómina estaban obligados a cotizar por la base mínima de sus empleados. Para el Gobierno, no tiene sentido que los autónomos paguen menos a la Seguridad Social que sus propios empleados.

 

Necesidades reales: ¿por qué contar con la protección de un seguro?

 

Aunque existe el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social, que reconoce prestaciones de asistencia sanitaria, jubilación, maternidad, entre otras, muchos de estos profesionales contratan seguros privados para complementar esas prestaciones públicas.

Desde este planteamiento, un seguro para un autónomo debe cubrir los períodos de paro, pero también los de enfermedad o incapacidad laboral. La póliza debe contemplar tanto la incapacidad laboral temporal como la invalidez absoluta y permanente. Es conveniente también que incorpore la cobertura de accidentes, para protegerse, y también a su familia, en caso de siniestro laboral. También es interesante un seguro de Salud que contemple coberturas específicas para los autónomos.

 

Siempre es mejor, y más barato a la larga, prevenir que curar. No es recomendable quedarse cortos en las coberturas...

 

Obviamente, cuantas más coberturas, más caro te saldrá el seguro. Por eso, debes examinar tus necesidades reales antes de contratar la póliza. Pero contemplando todos los escenarios, incluso los más pesimistas. Porque siempre es mejor, y más barato a la larga, prevenir que lamentarse cuando ya no tiene remedio la situación.

Un autónomo debe plantearse, al menos, la contratación de los siguientes seguros:

 

El seguro de baja laboral cubre las necesidades económicas de un autónomo en los momentos en los que no pueda trabajar por estar enfermo o incapacitado laboral temporal. Recuerda que una enfermedad o un accidente no diferencian entre trabajadores por cuenta ajena o propia.

Esta póliza abona una cantidad fija por cada día en la que el autónomo no puede trabajar y se encuentre en situación reconocida de baja.

Todavía eres joven y no te planteas la jubilación. Pero ésta llegará y es mejor que comiences a prepararla cuanto antes. Puedes hacerlo a través de un plan de Pensiones, un PPA, un PIAS o un seguro de jubilación, o mediante cualquier otra fórmula, pero debes ir acumulando un ahorro que complemente la pensión que vas a recibir de la Seguridad Social.

Dado que muchos profesionales optan por cotizar por la base mínima (recuerda que desde el 1 de enero eso ha cambiado), tener un complemento privado de jubilación implica que la cantidad que recibas cuando te retires del trabajo será mucho mayor. Además, como el cálculo de la pensión del autónomo tiene algunas particularidades sobre el trabajador del Régimen General, esa cobertura no solamente es una forma de ahorrar, sino de asegurarte la mejor situación económica cuando salgas definitivamente del mercado laboral.

Los seguros de incapacidad laboral tienen como objetivo garantizar la capacidad adquisitiva del trabajador autónomo en los periodos de tiempo que no pueda trabajar por estar de baja. Son más conocidos como ILT, siglas que responden a Incapacidad Laboral Temporal.

Al producirse esta situación, el seguro ILT abona al autónomo una cantidad diaria fijada de antemano en el contrato.

Además, cubre algunas necesidades médicas, como las visitas a especialistas y la hospitalización, durante el período que dure la baja laboral. A la hora de contratar este seguro, ten en cuenta que no haya duplicidades de prestaciones con una póliza de Salud que ya tengas en vigor.

El precio de este seguro dependerá de las coberturas y de la cantidad a abonar en caso de incapacidad laboral temporal.

Esta póliza busca que, en caso de que el autónomo fallezca o sufra un accidente grave que le impida volver a realizar su trabajo (incapacidad laboral permanente y/o total), tanto él como su familia estén lo mejor protegidos.

Existen diferentes tipos de seguros de Vida, y el precio dependerá de las coberturas que elijas. Muchos de ellos ofrecen coberturas complementarias, como asistencia sanitaria o traslados a hospitales, algo que deberás tener en cuenta a la hora de elegir la póliza, para que no haya duplicidades ni pagues dos veces por la misma prestación.

Aquí tienes un claro ejemplo de complementariedad entre seguros, si haces las cosas bien, y de duplicidad de coberturas, si las haces mal. El seguro de Accidentes refuerza la protección de la póliza ILT o la de baja laboral, por lo que el riesgo de que pagues dos veces por el mismo servicio es evidente.

Si tu actividad puede generar una alta probabilidad de sufrir un accidente laboral, debes contratar este seguro o esta cobertura. ¿Para qué? Para poder compensar la falta de ingresos que se va a producir al no poder trabajar tras sufrir el accidente. La indemnización que te pague el seguro será mayor si el siniestro sufrido durante el desempeño de la actividad laboral provoca muerte o invalidez permanente y/o total.

Muchos autónomos optan por complementar las prestaciones sanitarias de la Seguridad Social mediante un seguro de Salud. Obviamente, no lo regalan. Debes analizar con realismo y con previsión cuáles son y serán tus necesidades, que coberturas puedes requerir, y sobre todo cuánto puedes pagar.

{slider Responsabilidad Civil}

En algunas actividades, el hecho de ser autónomo no te exime de la obligación de contar con un seguro de Responsabilidad Civil. En cualquier caso, siempre es bueno contratar esta póliza, siempre obviamente que puedas pagarlo, para evitar el riesgo de tener que hacerse cargo de todos los gastos derivados de un siniestro en el que estés implicado por tu trabajo.

 

Los mejores seguros para el autónomo

 

Entre las mejores ofertas figura Allianz. Riesgo Protección Financiera es un seguro de Vida que se hace cargo del pago de las deudas generadas por hipotecas y otros créditos en situaciones de baja por incapacidad laboral temporal. Opcionalmente, ofrece el abono de un capital en caso de invalidez absoluta y permanente.

AXA tiene Autónomos Plus, una combinación de pólizas para cubrir al autónomo y a su familia. Consta de un seguro de Incapacidad Laboral Temporal, con indemnización diaria; otro de Accidentes, que garantiza el nivel de vida en el momento del siniestro; indemnizaciones en caso de fallecimiento o invalidez permanente por accidente; cobertura ante situaciones que ponen en riesgo la estabilidad económica de la familia; cirugía reparadora de las secuelas producidas por accidentes incluidos en la póliza. Tiene tres modalidades, según las necesidades del autónomo: Básico, Completo y Exclusivo.

 

Axa Autónomos Plus

 

Catalana Occidente tiene el seguro Multirriesgo de la Pequeña y Mediana Empresa, que proporciona una amplia cobertura frente a los riesgos de las actividades industriales o comerciales, y con coberturas para los autónomos que han puesto en marcha un negocio.

Mapfre ofrece el Seguro 365 Autónomos, que consta de dos productos: uno de Accidentes, con una indemnización inicial más una renta mensual durante diez años en caso de fallecimiento o incapacidad total; y otro que cubre la enfermedad, con gastos sanitarios ilimitados. Además, presenta otras prestaciones, como la cancelación de saldos pendientes en tarjeta de crédito, pago de seguros y defensa jurídica.

DKV Profesional parte de una póliza de Salud básica, a la que se pueden añadir otros módulos de asistencia sanitaria (primaria, especialistas u hospitalización), Renta (indemnización por incapacidad permanente u hospitalización a causa de enfermedad, accidente o parto), Accidentes o Decesos. Ofrece asistencia sanitaria mundial en caso de urgencia, para estancias no superiores a 90 días. Tiene cuatro modalidades: Complet, Plus, Classic y Elite.

El seguro Pro Autónomo de Sanitas cuenta con coberturas opcionales de farmacia, desempleo, incapacidad temporal; descuentos en servicios complementarios de salud, como soluciones estéticas,reproducción asistida,chequeos médicos, entre otros. La cobertura de protección de pagos garantiza que en caso de que el titular del seguro se queden en situación de incapacidad temporal, la aseguradora se hace cargo del pago de la póliza de Salud durante un plazo máximo de seis meses.

 


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos