acierto.com
Taxis en Madrid

Ocurre con bastante frecuencia que, cuando viajamos en taxi, sentimos que hemos sido estafados por el profesional del taxi y que hemos pagado un importe mucho superior por este servicio. Esto se debe a una gran ignorancia en varios aspectos relativos al uso de este servicio. Y, aunque resulte difícil de creer, hay margen para abaratar la factura final.

 

Para que no coja por sorpresa la cantidad a abonar en un servicio de taxi, existen en Internet varias web que realizan un cálculo previo del coste que tendría una carrera, para que el usuario se haga una idea de lo que le va a suponer a su bolsillo. Mediante estas herramientas, uno puede orientarse acerca de cuál es la ruta que podría llevar el taxi, y, en caso de desvío o maniobra extraña, se podría llamar la atención del conductor para que corrigiera su dirección y retomara la ruta que debe.

 

¿Qué nos cobra el taxista exactamente?

 

Hay que tener claros los conceptos que se incluyen en el coste final que se resumen en tres: la bajada de bandera, la cantidad de kilómetros realizados y el tiempo que permanecemos en el taxi. Veamos en qué consiste cada uno de estos conceptos y a cuánto puede ascender.

 

Es el importe que se cobra por el mero hecho de prestar el servicio, por coger el taxi e indicarle la dirección a la que queremos que nos lleve. En la Comunidad de Madrid este importe oscila entre los 2,40 euros y los 2,90 euros, en función de si el viaje se realiza de lunes a viernes de 6:00 a 21:00 horas o si es en otros horarios o días.

Esta parte del importe se corresponde con los jilómetros que haya realizado el taxi para llevarnos a nuestro destino. El precio por kilómetro varía en función de las horas, días y zonas en las que se realice el trayecto, por ejemplo en la Comunidad de Madrid un viaje en la zona A de 6:00 a 21:00 horas tiene un coste de 1,05 euros por kilómetro, mientras que si es en la zona B el coste será de 1,20 euros por kilómetro. Por su parte si el viaje se realiza en un horario y en unos días diferentes a los anteriores, si es en la zona A tiene un coste de 1,20 euros por kilómetro y si es en la zona B será de 1,25 euros por kilómetro.

Este concepto se relaciona con el tiempo que permanecemos en el taxi, es decir cuántos minutos y horas ha tardado el taxi en llevarnos a nuestro destino. También este importe varía en función de la hora del trayecto, de modo que si éste se efectúa de 6:00 a 21:00 horas tendrá un coste de 20,50 euros la hora y si es en otro horario serán 23,50 euros por hora. En la Comunidad de Madrid, este concepto se aplicará cuando la velocidad de circulación esté por debajo de los 19,52 km/h en tarifa 1, de los 17,08 km/ h en tarifa 2 diurna, de los 16,40 km/h en tarifa 3 diurno, de los 19,58 km/h en tarifa 2 nocturno, de los 18,80 km/h en tarifa 3 nocturno.

 

Además, en la mayoría de las ciudades españoles también habrá que sumar tasas especiales si el recorrido tiene su origen o destino en un aeropuerto, estación de tren o de autobuses, un edificio emblemático, un centro de negocios, ferias o si está fuera del casco urbano de donde está radicado el taxi. Incluso existen incrementos de precio por el número de bultos que introduzcamos en el maletero o si se solicita un taxi por teléfono para que se desplace hasta el lugar en el que nos hayamos.

Por ejemplo, en la ciudad de Madrid desde el 1 de enero de 2014, los trayectos que arranquen desde el Aeropuerto de Barajas con destino al interior de la Calle 30 costarán 30 euros, mientras que si el taxi sale de Barajas hasta cualquier punto de la ciudad, fuera de la Calle 30 el coste será de un mínimo de 20 euros.

También en la Comunidad de Madrid se aplicará un suplemento de 5,50 euros para los viajes que tengan como destino una de las terminales del Aeropuerto de Barajas, 3 euros para los viajes que partan de las estaciones de Chamartin, Méndez Álvaro, Atocha y Avenida de América y para los viajes que tengan origen o destino el IFEMA. También existe un recargo de 6,70 euros los viajes que se realicen entre las 21:00 y las 6:00 horas de los días de Nochebuena y Nochevieja y también se cobrará 1 euro extra a partir de la quinta plaza de ocupación.

 

Estos precios no son los mismos durante el día y la noche, en una jornada laboral o en un día festivo o de fin de semana.

 

En este sentido debemos dejar claro que estos precios no son los mismos durante el día y la noche, en una jornada laboral o en un día festivo o de fin de semana. Y estos precios no son fijos a nivel nacional, cada ciudad tiene sus propias tarifas reguladas por ordenanzas municipales y que el sector del taxi está obligado a cumplir. Aunque el taxista afina mucho en la aplicación de esta normativa para que el resultado del trayecto sea lo más ventajoso posible para sus intereses.

 

Estrategias para ahorrar en el taxi

 

Así, la primera premisa que el cliente debe tener para ahorrar es que debe ser consciente de que el usuario puede indicar al taxista cuál es el recorrido que desea que realice para llegar a su destino. En caso de no saber cuál es la ruta más rápida podría utilizar un navegador o alguna de las múltiples aplicaciones para Smartphone que existen para moverse por la ciudad. El objetivo es comprobar cuál es el recorrido más rápido y directo. El taxista, según está regulado, solo podrá objetar en caso de que haya algún impedimento para el tráfico o por causas de fuerza mayor.

Una vez dentro, el usuario podrá realizar las recomendaciones que estime oportunas al conductor, incluso en cuanto al carril que debe utilizar. Y es que, en muchas ciudades, existen carriles habilitados para vehículos de transporte público y de alta ocupación, en los que está permitido que transiten los taxis. El hecho de que un taxista no lo use y se entremezcle entre el tráfico es debido a que pretende hacer que la carrera dure más tiempo, y por tanto, sumar céntimos al taxímetro.

Además, no se les puede pedir que incumplan la normativa de tráfico, pero sí que no realicen detenciones tan largas en lugares como pasos de peatones o stops. El motivo es el mismo, llegar al destino unos minutos más tarde de lo que podría. En el momento de acceder al automóvil, sería conveniente para el usuario que indicara que tiene prisa, por lo que el conductor debe realizar el servicio con cierta premura.

 

Fila de taxis en un Aeropuerto

 

Al solicitar un taxi por teléfono, la bandera se baja en el punto en el que se encuentra el vehículo por lo que trayecto que hace hasta llegar adonde se haya el usuario también suma a la factura final, por lo que sería recomendable buscar calles muy transitadas, con una gran frecuencia de paso de vehículos donde, a priori, es más habitual que se pueda encontrar un taxi, aunque esto suponga para el interesado andar unos metros. O, incluso, buscar una parada de taxi, que suelen estar muy extendidas en las grandes ciudades.

Si éste está dispuesto a realizar una mínima parte del trayecto andando, en el caso de que el destino sea una estación de tren o autobús, también es aconsejable solicitar desde el inicio del trayecto como destino una dirección que esté a una o dos calles de esta estación. El objetivo de esto es doble, no se abonará el coste extra que supone esta estación, y por otro lado, se ahorrará la parte que no ha recorrido el vehículo.

También hay que tener en cuenta que, en determinadas ciudades, se cobra un suplemento por introducir equipaje en el maletero, por lo que sería conveniente que los bultos de menor tamaño tales como mochilas, macutos, maletines o bolsos, no se introduzcan en el maletero. Cada elemento que se introduzca en el maletero supone un sobrecoste, y alguno se puede evitar si se mantiene alguno junto al usuario en el habitáculo.

 

Usa tu móvil para ahorrar

 

Existen un gran número de aplicaciones para el Smartphone destinadas a facilitar al usuario la relación con el taxi. Así, se pueden encontrar programas para solicitar un servicio y que éste llegue hasta el lugar en el que uno se sitúa, de manera que busca y encuentra el vehículo más cercano al usuario, de entre todos los que estén abonados a este servicio. Veamos algunos ejemplos de Apps para pedir taxis que nos pueden ahorrar mucho tiempo:

 

  • Pidetaxi: Esta aplicación para iPhone y Android ha sido desarrollada por la Asociación de Radio Taxis de España y permite a los usuarios pedir un taxi a través de su Smartphone, conocer la ubicación de éste y el recorrido que realiza, programar el servicio del taxi para una hora o un día determinado así como solicitar un taxi personalizado, en función de las necesidades particulares de cada uno.

  • Hailo: Esta App disponible para iPhone y Android te permitirá pedir un taxi desde tu teléfono móvil, pagando únicamente por los kilómetros realizados. La única pega es que es sólo válida para los trayectos realizados en Madrid.

  • Mytaxi: Esta aplicación está disponible para iPhone y Android y te permite pedir un taxi desde tu propio móvil, así como pagar por este servicio desde tu propio Smartphone, ahorrando tiempo y molestias.

 

También existe la posibilidad de compartir taxi, incluso con desconocidos. En las paradas de taxis en aeropuertos, estaciones de tren o autobuses, o incluso en centros de negocios o eventos deportivos, son muchos los usuarios que se desplazan hasta lugares cercanos, una simple pregunta en la fila de espera, y un entendimiento previo, puede conseguir que dos desconocidos compartan vehículo.

Más allá de esto, en caso de que el cliente uno no quiera buscar de forma personal un compañero de viaje, existe una aplicación para Smartphone, llamada JoinUpTaxi, que realiza esta búsqueda en lugar del interesado. Estos deben introducir en el programa el lugar de origen, el destino, el número de personas, si lleva maletas e incluso, si puede, la hora en la que necesitará el servicio. Una vez realizado este proceso, el programa rastreará entre el resto de usuarios que necesiten un taxi si hay coincidencias. En caso de que esta búsqueda tenga éxito envía una alerta a los interesados para que sepan de la posibilidad de compartir vehículo y trayecto. Esta aplicación ya está disponible para varias ciudades de nuestro país según aseguran sus creadores, y ya se han realizado en torno a 2.000 viajes compartidos a través de esta aplicación.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?