acierto.com
Dinero en billetes

La tasa interanual del Índice de Precios al Consumo (IPC), que es la que determina la inflación, cerró el mes de marzo con un -0,1% debido a la caída de los precios de la alimentación y los servicios según los últimos datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los productos que registraron una mayor caída fueron los de alimentación elaborada y  no elaborada y los correspondientes a servicios que bajaron hasta el -0,2%. Sin embargo, el precio de los productos energéticos subió tres décimas, una décima en los bienes industriales no energéticos (BINES) y el transporte público interurbano incrementa su tasa anual en dos puntos hasta el 3,2%.

 

Por comunidades, las más inflaccionistas fueron Islas Baleares con un 0,3%, País Vasco con un 0,2%, Cataluña con un 0,1% y Galicia con un 0%. Por otro lado, las comunidades que han registrado menor inflacción han sido Andalucia, Cantabria y Castilla y León con un -0,1% , Navarra con un -0.7% y Extremadura con un -0,6%.

 

¿Cómo afecta esto a nuestra economía?

 

Estos datos hacen visible el gran riesgo de deflación que existe en la actualidad que no es otra cosa que la caída de los precios en el conjunto de la economía que se prolonga durante al menos dos semestres. Los efectos que tiene para nuestro bolsillo son claros: mayor oferta que demanda que provoca la caída de los precios.

 

La crisis económica que atravesamos en la actualidad es, sin duda, la principal causante de la deflacción, ya que ante la caída de los ingresos, el consumo baja y por tanto los precios también, generandose una espiral negativa de la que puede resultar muy complicado salir porque si no hay ingresos no hay consumo y si no hay consumo las empresas no tienen ingresos y deben recortar la plantilla, lo que de nuevo provoca la falta de ingresos.

 

Además la deflacción provoca distorsiones en la actividad financiera al aumentar la carga real de intereses que soportan los deudores. Y esto no es todo, ya que la imposibilidad de que los tipos de interés bajen por debajo de cero hace posible que los precios sigan cayendo y aumente el poder adquisitivo del dinero. De tal manera si una persona pide prestado 100 euros con un 0% de intereses a un año y los precios caen un 10%, deberá devolver 110 euros.

 

Ahora sólo queda esperar la evolución de la economía en los próximos meses para determinar si la deflación continúa su curso o no.

 


SEGUROS: ¿Sabías que puedes ahorrar fácilmente hasta 500 euros?