acierto.com
Ahorros

Una bonificación es un descuento sobre la tarifa base que aplica una compañía de seguros, es un sistema que la aseguradora implanta para tratar de personalizar lo más posible el precio del seguro, fijarlo en función de quién es el asegurado, de su historial de siniestralidad.

 

El sector desarrolló el fichero Sinco, alimentado con los datos de los accidentes de los asegurados que aporta cada compañía. De esta forma, la aseguradora sabe si un conductor que acude a ella en busca de una póliza es bueno o no al volante. Le basta con pedir el DNI, el número de póliza y la matrícula del coche, y meter esos datos en el Sinco, para averiguarlo.

El sistema habitual de bonificaciones es el bonus/malus, que parte de una tarifa base o zona neutra, sin bonificaciones ni recargos. El bonus se aplica a los buenos conductores, a los que no tienen accidentes ni presentan partes. El malus, a los que no saben manejarse bien al volante.

 

Las bonificaciones pueden abaratar notablemente el seguro del coche

 

Esta fórmula puede abaratar notablemente el seguro del coche, pero también encarecerlo. De hecho, es uno de los sistemas que utilizan las compañías para 'echar' al que consideran mal cliente: elevan tanto el coste de la póliza que el asegurado no tiene más remedio que cambiarse de entidad. El problema lo tiene a la hora de encontrar otra aseguradora, aunque con la competencia que hay siempre hallará alguna dispuesta. Otra cuestión es el precio.

 

La letra pequeña, clave en el tema de las bonificaciones

 

El sistema habitual de bonificaciones es el bonus/malusLa bonificación máxima suele oscilar entre el 40% y el 65% de la tarifa base. Pero debes tener en cuenta la letra pequeña. Un ejemplo: una compañía aplica una bonificación máxima del 60% si el seguro es a Todo Riesgo, pero ese tope baja al 30% si la póliza que se contrata es a Terceros. Es posible que esa bonificación máxima sirviera para elegir la compañía en el momento de asegurar el coche, pero al cabo de unos años, al cambiar a Terceros, la bonificación baja mucho o se ha quedado en nada. Y este aspecto repercute cuando se cambie de coche, ya que el usuario no partirá del 60% inicial sino del 30%, en el mejor de los casos.

 

La bonificación máxima suele oscilar entre el 40% y el 65% de la tarifa base

 

Además, sólo en la letra pequeña aparece cuántos años hacen falta para conseguir la bonificación. En algunas compañías son necesarios cinco o seis años, pero en otras exigen 20 años. Es una forma de dificultar el cambio de aseguradora. Es importante saber cómo crece la bonificación: normalmente es por tramos del 10%, pero no todas las compañías utilizan esa fórmula.

También es importante conocer si la bonificación se aplica a todas las coberturas o solamente a unas determinadas. Obviamente, es preferible tener menos bonificación, pero que se aplique a todas las coberturas del seguro.

 

También hay que tener en cuenta las penalizaciones del seguro

 

Tan importante, si no lo es más, que averiguar las bonificaciones, es conocer con exactitud las penalizaciones. Cuáles son los partes que penalizan y el sistema de penalización. De nuevo hay que insistir en la letra pequeña: las compañías de seguros suelen dar muchos detalles (no todos, como habrás podido comprobar en el apartado anterior) sobre las bonificaciones, pero son muy escuetos sobre el sistema de penalización.

 

Tan importante, si no lo es más, que averiguar las bonificaciones, es conocer con exactitud las penalizaciones...

 

Hay situaciones verdaderamente abusivas: con un solo parte se pueden descender dos o tres tramos de bonificación, cuando costó tres o más años de permanencia en el seguro con un historial inmaculado de siniestralidad poder disfrutar de ella. Incluso se puede perder toda la bonificación. También se ha dado el caso de que con más de tres partes, la compañía de seguros se niega a renovar la póliza al usuario afectado.

Como en el caso de las bonificaciones, hay que comprobar si las penalizaciones se aplican a todas las coberturas (robo, incendio, asistencia en viaje, defensa jurídica, entre otras) o solamente a las afectadas por el parte (generalmente, daños a terceros o daños propios). Hay compañías que penalizan por todo, desde solicitar una grúa por la avería del coche hasta dar un parte por rotura de lunas.

 

¿Y si cambio de compañía de seguros?

 

Lo primero es que, para decidir cambiar de compañía, hay que comparar el precio que pagas ahora por el seguro del coche y las coberturas que contempla éste con el que ofrece la otra entidad, tanto en coste como en protección. En cualquier caso siempre, antes de contratar un nuevo seguro o de renovar el actual, es importante recurrir a Acierto.com, un innovador comparador que reúne en un solo formulario las principales aseguradoras del mercado, ofreciéndote gratis y en apenas tres minutos una comparativa personalizada de precios y coberturas para que puedas tomar la mejor decisión.

En esa comparación entre lo que tienes y lo que puedes tener, es importante saber qué pasa con las bonificaciones. No tiene sentido que por pagar un poco menos en otra compañía pierdas las bonificaciones que has acumulado en tu actual póliza. Especialmente, si has llegado a la máxima bonificación.

Pero si por los motivos que sean decides cambiar de compañía, mira bien qué sucede con las bonificaciones que ahora tienes. Hay compañías que respetan la bonificación, sea cual sea la que uno tenga y siempre que no sea superior a la máxima que aplica a sus clientes actuales. Pero existen otras aseguradoras que no sólo no aplican su bonificación máxima a clientes nuevos, sino que fijan un tope inicial.

 

 

Cuando te cambies de seguro, procura de tu nueva compañía te respete la bonificación...

 

En cualquier caso, al cambiar de compañía de seguros no hay que mirar principalmente la bonificación que ofrece, sino el precio que hay que pagar; las coberturas que ofrece; si la calidad del servicio es buena. Si la bonificación es pequeña al entrar, eso puede indicar que tienes un margen amplio de mejora y, por tanto, de reducción del coste del seguro del coche.

 

 

¿Si cambio de coche, el seguro respeta las bonificaciones actuales? En general, sí

 

También te puedes preguntar, ¿si cambio de coche, el seguro respeta las bonificaciones actuales? Sí, ya que el cambio de coche no modifica el riesgo que está asegurado: el conductor es el mismo, tiene la misma edad, idéntica experiencia al volante e igual historial de siniestralidad. Puedes tener algún problema si cambias un turismo por un todo terreno, eso sí.

¿Y qué pasa si compro un segundo coche? Aquí la respuesta depende de cada compañía de seguros. Hay compañías aseguradoras que no tienen en cuenta las bonificaciones acumuladas por el cliente con el otro vehículo, y obliga a éste a empezar desde cero con el nuevo coche. Otras aplican bonificaciones, aunque no todas las que acumulaba el asegurado con su coche. Y un tercer grupo de entidades de seguros mantiene para el nuevo vehículo las bonificaciones que tiene el asegurado con el actual.

 

Las bonificaciones de las principales aseguradoras

 

Bonificaciones en Mapfre

 

Mapfre ofrece hasta un 60% de bonificación por no siniestralidad. “Hemos creado el mejor sistema de bonificación por no siniestralidad del mercado de seguros de automóviles”, afirma la compañía, que asegura respetar las bonificaciones que tuviera el cliente en su anterior compañía, por lo que éste podrá disfrutar del máximo de descuento. Cada año se consigue bonificaciones. El parte del siniestro sólo afectará a la prima que paga por esa cobertura. Nunca afectarán a las bonificaciones los siniestros que el cliente no puede evitar. Tampoco afectarán a éstas el siniestro cuyo importe de reparación no supere la cantidad establecida, con el tope de uno al año.

 

Edificio de Mapfre

 

Bonificaciones en Mutua Madrileña

 

Mutua Madrileña se presenta como “la única compañía que te permite dar hasta tres partes al año sin que te penalice en tus bonificaciones”. Los mutualistas y sus cónyuges, hijos/as, padre, madre y hermanos se podrán beneficiar de la misma bonificación que tenga el propio mutualista.

 

Bonificaciones en Génesis (Grupo Liberty)

 

Afirma aplicar en Génesis Auto la bonificación por no siniestralidad “más alta del mercado”: hasta un 65%en pólizas a Todo Riesgo y hasta un 60% en a Terceros. El cliente podrá justificar la bonificación mediante la documentación que posee de su actual seguro o solicitando un certificado a su compañía.

Por cada parte presentado en el que seas culpable o sea un siniestro de daños propios, se reducirá un nivel de la bonificación actual del seguro. Pero una simple rotura de lunas no afecta tu nivel de bonificación.

 

Bonificaciones en Fénix Directo (Grupo Allianz)

 

Fenix Directo se compromete a mantener la bonificación de la anterior póliza del cliente, respetando el historial de siniestralidad de la aseguradora de procedencia.

 

Bonificaciones en Fiatc

 

Bonificaciones de hasta un 65%para los buenos conductores. Solamente los siniestros de culpabilidad frente a los daños ocasionados a terceros y en las garantias de Responsabilidad Civil Obligatoria y Voluntaria y Daños Propios afectan a las bonificaciones. En esta última garantía también puede verse reducida la bonificación en aquellos siniestros con daños propios que no exista un tercero identificado (por ejemplo aparcamiento).

 

Bonificaciones en AXA

 

Bonificación máxima: 60%, pero se tarda 12 años en obtenerla. Como normal general se aplica un 50%, salvo que se lleven más de cinco años en la compañía o se demuestre que en otra aseguradora tenía el 55%. Se bonifica un nivel por año sin partes que penalicen. Se penaliza un 12%, dos tramos y medio, por cada siniestro computable. Si la reparación se realiza en un taller concertado, no se penaliza, sino que se bonifica. En el caso de que el asegurado tenga la máxima bonificación, y lleve más de cinco años en la aseguradora, no se penaliza.

Penaliza la Responsabilidad Civil Obligatoria y Voluntaria. Si se da un parte deDaños Propios, robo, incendio o lunas no penaliza, pero tampoco se sube la bonificación al año siguiente. No afecta a la bonificación la asistencia en viaje, defensa jurídica, y seguro del conductor. Cada parte computable afecta a toda la bonificación.

 

Bonificaciones en Línea Directa

 

Bonificación máxima: 55%. Se tarda en obtener cinco años. Se aplica un nivel de bonificación por cada año sin partes que penalicen. Las penalizaciones son también de un nivel por siniestro. Penaliza laResponsabilidad Civil Obligatoria y Voluntaria, Daños Propios, robo, incendio y lunas. No se penaliza por dar un parte de asistencia en viaje, defensa jurídica, defensa en multas y seguro del conductor. Cada parte computable afecta a toda la bonificación.

 

Sigue informándote en nuestras guías más completas:

 


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos