acierto.com
Cambio

Los datos demuestran que el precio del seguro lleva bajando 6 años consecutivos, pero esa tendencia parece atenuarse en los últimos tiempos. A pesar del plan PIVE y similares, la crisis ha provocado menos matriculaciones, menos clientes que además contratan menos coberturas. Pero por otro lado la gente ha usado menos los vehículos y la siniestralidad ha bajado y esto ha compensado el descenso en la contratación. La recuperación económica se avecina: ¿tendrá también su repercusión en el precio del seguro? Solo una cosa es segura, los únicos conductores que van a conseguir el mejor precio son los buenos conductores.

 

Las estadísticas demuestran que, con la llegada de la crisis, el conductor está alargando todo lo que puede la vida útil de su vehículo.El efecto es que las matriculaciones de automóviles desciende, y si no lo ha hecho más es por los planes PIVE y similares, con los que el Gobierno trata de reanimar las ventas de vehículos con subvenciones e incentivos a los compradores. Lo mismo sucede con los seguros. Hay menos matriculaciones, por lo que la entrada de nuevo negocio y de clientes en las aseguradoras se reduce.

Además, el Todo Riesgo con franquicia, que era el producto más vendido en aquellos tiempos de bonanza que ahora nos parecen tan lejanos, ha cedido el protagonismo al Terceros Básico, la póliza más barata y con las coberturas imprescindibles para cumplir con la obligatoriedad de protección cuando se está al volante.

 

La prima del seguro lleva bajando durante 6 años pero los datos parecen indicar un cambio de tendencia...

 

La consecuencia es que la prima media del seguro del coche sigue bajando tras seis años de crisis. En 2013 descendió un 1,5%. Pero algunos datos parecen indicar que la guerra de precios se está agotando, porque en 2012 la prima media cayó el 4%, dos puntos y medio más. Y el precio de los seguros Todo Riesgo, los más caros porque ofrecen las coberturas más completas, se ha mantenido durante 2013.

Las aseguradoras han aguantado el tirón porque la crisis tiene una ventaja, que es el menor uso del coche, como indica el consumo de combustible en España durante estos años. Esto hace que la siniestralidad se reduzca. Y parte del ahorro en indemnizaciones se ha repercutido en el precio del seguro, para impedir que el buen cliente se vaya a otra compañía y para tratar de captarlo de la competencia.

 

La recuperación económica disparará el uso de los vehículos, lo que unido al nuevo baremo y el plan PIVE, puede subir de nuevo los precios...

 

Pero ahora viene la recuperación. Y con ella, un mayor uso del coche. Por tanto, habrá un incremento de la siniestralidad, lo que reduce el margen de las aseguradoras para bajar precios sin perder dinero. Porque además entrará en vigor la reforma del Baremo, que fija mayores indemnizaciones para las lesiones más graves. Esto se va a traducir en más costes para las compañías de seguros, que tratarán de repercutirlos, en la media de lo posible, en el cliente.

Y el ciudadano que vea el futuro más diáfano tratará de aprovechar el Pive 5, u otros planes similares, para cambiar de vehículo. Coche nuevo es igual a necesidad de más coberturas, lo que significa un seguro más caro.

 

El historial de siniestralidad decide el precio

 

¿La guerra de precios es mala para el asegurado? No necesariamente. Todo dependerá de lo buen conductor que seas. En estos momentos, como sucede siempre que comienza un año, se renuevan muchos seguros del coche. Y más de uno se va a encontrar con que se le encarece la póliza, sin que haya una contraprestación en forma de más coberturas.

Lo que sucede es que, al precio agresivo al que fue captado en ejercicios anteriores, se le suma que el vehículo es un año más antiguo y, por tanto, más proclive a generar problemas. Y sobre todo el historial de siniestralidad que ha registrado ese conductor a lo largo del año pasado.

El seguro seguirá con la guerra de precios, al menos mientras las cuentas de resultados de las compañías más activas en estas tácticas puedan soportarlo. Pero parece evidente que todas las aseguradoras van a discriminar mucho más entre los buenos conductores y los demás. Si eres de los primeros, si tu comportamiento al volante es inmejorable, te interesa aprovecharte de la agresividad comercial de las compañías de seguros, siempre sin perder de vista la letra pequeña, como sucede en este caso.

No olvides, en cualquier caso, que un comparador de seguros como el nuestro siempre te puede ayudar a encontrar la póliza que mejor se adapta a tus circunstancias como conductor y a las disponibilidades de tu bolsillo.

 


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos