acierto.com
golpe coche

Con la prolongada crisis económica que estamos padeciendo, la tentación de ahorrar mediante el impago del seguro de coche es muy elevada. Pero una cosa está clara: dejar de pagar el seguro puede terminar costando muy caro.

 

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el seguro del coche se paga por adelantado, antes de que se disfruten de sus coberturas. La prima abonada a lo largo de este año cubre durante este tiempo, hasta la siguiente renovación, si es que ésta se produce. Dejar de pagar significa que el vehículo se queda sin protección alguna.

Un segundo aspecto es que, generalmente, la póliza se renueva automáticamente, si no se avisa con la suficiente antelación (que está expresamente fijada en el contrato firmado entre el cliente y la compañía de seguros). Si no se puede (o no se quiere) seguir pagando esa cobertura, debe comunicarlo a la aseguradora con una antelación de 30 días, para que el seguro no se renueve un año más de forma automática.

 

Hay que tratar de acomodar el pago del seguro a la capacidad de nuestros ingresos

 

Por tanto, hay que tratar de acomodar el pago del seguro a la capacidad de ingresos, planificarlo de forma que no se junte con otros muchos gastos y no se disponga de dinero para hacer frente a ese compromiso.

Generalmente la prima se paga de forma anual, pero la mayoría de las aseguradoras permiten pagar también cada semestre, trimestre e incluso algunas cada mes. Eso sí, conseguimos pagar en cómodos plazos pero a costa de pagar unos intereses que pueden ser demasiado altos.

 

Un mes de gracia

 

Pero si, pese a estas advertencias y consideraciones, decide no pagar el seguro, debe saber que la compañía de seguros tiene la obligación de conceder un mes de gracia al cliente pese a que no se ha abonado la prima correspondiente. Esto significa que durante ese mes el seguro seguirá cubriéndote a ti y tu vehículo pese a que no hayas pagado la póliza. Tardar más de ese mes de gracia en pagar por el seguro implica que el vehículo se quede sin cobertura alguna.

 

La compañía de seguros tiene la obligación de conceder un mes de gracia durante el cual se sigue asegurado

 

Si el coche, la moto o cualquier otro vehículo con motor, circula por calles y carreteras sin seguro, la multa puede ascender hasta los 3.000 euros tal y como os contábamos hace unos días, cuando la directora de la Dirección General de Tráfico (DGT) advertía en el Salón del Automóvil de Barcelona que próximamente sus cámaras podrán registrar las matrículas y multar a los conductores que circulen sin seguro de coche en vigor.

Además, en caso de que se produjera un siniestro con la póliza impagada, la compañía de seguros no tiene obligación alguna de cubrirlo. Precisamente porque el seguro no ha sido pagado en tiempo y forma. Esto significa que en caso de accidente, el cliente tendrá que responder con el patrimonio propio ante los eventuales daños, ya que no cuenta con la protección de un seguro.

 

Circular con un vehículo sin seguro no solo es imprudente, es una ilegalidad

 

El retraso o el impago de la prima del seguro del coche puede suponer graves inconvenientes y consecuencias, no sólo económicas, en el caso de tener algún siniestro en ese periodo de tiempo. Circular con un vehículo sin seguro es una ilegalidad que agrava la situación del conductor en caso de verse envuelto en un accidente, aunque no sea el culpable de éste. Por ese motivo, dejar de pagar el seguro puede resultar muy caro al final.

 

Pagar a plazos, una opción

 

Pero ¿qué hacer si no tienes dinero para pagar el seguro? Una opción es fraccionar el pago de la prima. Prácticamente todas las compañías de seguros permiten el pago semestral o trimestral. E incluso hay entidades aseguradoras que dan más facilidades y admiten el pago mensual de la prima de la póliza. Pero el pago fraccionado no sale gratis: el recargo puede llegar a ser del 30%...

Otra cuestión que debe quedar muy clara: aunque las compañías de seguros permitan el pago de la prima en varios plazos, no pagar una de esas cuotas equivale a no pagar la cantidad global. Esto es así porque, a pesar de esas facilidades de pago, la prima anual de un seguro de coche se considera en su conjunto indivisible.

En el caso de que el cliente no abonara uno de los plazos fijados en el contrato, la cobertura del seguro quedaría suspendida un mes después de la fecha prevista para el pago. Porque, ante un impago, la compañía de seguros está obligada a seguir dando cobertura al tomador de la prima durante el mes de gracia anteriormente explicado. El seguro es válido a todos los efectos, aunque esté impagado, durante ese mes. No hay que olvidar que se pierde la cobertura pero el cliente dispone de cinco meses de plazo para pagar y recuperar su seguro.

Salvo que el contrato haya sido dado por finalizado, durante el plazo de seis meses siguientes al vencimiento de la prima, la cobertura del seguro volvería a estar en vigor a las 24 horas desde la fecha en la que el pago se hizo.

En el caso de impago de la primera cuota del seguro por parte del cliente, la compañía aseguradora tiene dos opciones, Una, exigir el pago completo del seguro. Y dos, que es la más habitual, resolver el contrato por el primer impago, dar por finalizado éste.

 

Las reclamaciones no son excesivamente frecuentes

 

Durante los 6 meses siguientes al vencimiento de la prima, la compañía de seguros tiene derecho a reclamarte por vía ejecutiva que pagues las cantidades que debes de la póliza. No obstante, los gastos de procedimiento no compensan, y por norma general, las aseguradoras intentan evitar el proceso ejecutivo. Lo habitual es que la entidad aseguradora se limite a dar por finalizado el contrato que le unía con el cliente a través de la póliza. El impago no tendrá más efectos siempre que la compañía lo entienda como el final de la póliza y no ejerza su derecho de reclamar lo debido.

Si la aseguradora no reclamara cantidad alguna en ese plazo de seis meses, la única consecuencia para el cliente es que su contrato de seguro se ha dado por finalizado. En otras palabras, deja de existir relación entre el asegurado y su compañía de seguros.

En caso de contar con otros seguros contratados con la misma compañía, es muy probable que la entidad aseguradora tome medidas para que no le suceda lo mismo que con el seguro de coche. También debes ser muy consciente de que ser un moroso en un seguro puede dificultar que contrates otras pólizas.

 

Contamos con cinco meses de plazo para pagar y recuperar la protección del seguro

 

Pero no hay que olvidar que, si bien es verdad que tardar más de un mes en pagar te deja sin cobertura, no menos cierto es que cuentas con cinco meses de plazo (seis meses desde el vencimiento de la póliza, en los que la compañía de seguros puede exigir el pago de las cantidades debidas, menos el mes de gracia) para pagar y recuperar la protección de tu seguro.

Sobre todo, debes tener muy claro que te compensa hacer un esfuerzo y apretarte aún más el cinturón, o buscar posibles ahorros en otros tipos de gastos, y seguir pagando religiosamente por la protección de tu vehículo y de ti mismo. Porque no lo olvides: dejar de pagar el seguro del coche puede salir muy caro. Y no solamente para el bolsillo.

 


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos  
 

 

Otras noticias interesantes: