acierto.com
Modelo de parte amistoso

La Reclamación Amistosa de Accidente o lo que comúnmente se conoce como parte amistoso ha cumplido 25 años de vida, en los que se ha conseguido acelerar la liquidación y el pago a los asegurados de los daños materiales producidos por la colisión directa entre dos vehículos.

 

El parte amistoso nace en 1988, dentro del Convenio de Indemnización Directa (CIDE), y con él se consigue que tras un accidente entre dos vehículos, los conductores de ambos puedan cumplimentar y firmar la Declaración Amistosa de Accidente para determinar después, quién es el responsable del daño y por tanto qué aseguradora se hará cargo de los gastos.

 

Lo característico de este sistema de resolución de accidentes es que ambos vehículos comienzan su proceso de peritación y reparación inmediatamente, siendo las aseguradoras las que deben determinar quién se hará cargo de esos gastos. De este modo cada asegurado involucrado en el siniestro simplemente tendrá que ponerse en contacto con su aseguradora, que será la encargada de hacerle llegar la correspondiente indemnización.

 

El CIDE determina quién es el culpable del accidente y las distintas compañías se compensarán los gastos que han tenido que asumir, por los daños ocasionados en los vehículos de sus asegurados.

 

Con los partes amistosos, el tiempo de espera desde que el accidente se pone en conocimiento de la aseguradora hasta que éste comienza a repararse es de aproximadamente una semana, frente al plazo de 2 ó 3 meses al que se llegaba con anterioridad al nacimiento de la Reclamación Amistosa de Accidentes.

 

Los partes amistosos lograron en 2012 resolver de forma directa el 93% de los 1.567.921 accidentes gestionados a través del Centro Informático de Compensación de Siniestros (CICOS), lo que ha permitido facilitar la solución amistosa de los conflictos, evitando así su tramitación en los Tribunales.

 


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos  
 

 

Otras noticias que pueden interesarte: