acierto.com
Modelo de parte amistoso

Cuando tenemos un accidente con contrario la forma más común para solucionar el conflicto es a través de un parte amistoso, un documento en el que ambas partes indican los hechos, los daños que han sufrido sus respectivos vehículos, así como sus datos personales para, así, facilitar la labor de las compañías de seguros a la hora de determinar la culpa y compensar los gastos derivados del siniestro.


Sin embargo, alrededor del parte amistoso pueden surgir muchas dudas: ¿cómo se rellena?, ¿qué se debe hacer una vez cumplimentado?, etc. Dudas que intentaremos solucionar a través de esta guía sobre el parte amistoso.

 


Índice. Directo a lo que te interesa:

1. Qué es el parte amistoso
2. Cuándo se puede utilizar el parte amistoso
3. Cómo se rellena el parte amistoso
4. Cómo se debe proceder si no disponemos de una copia válida y homologada de parte amistoso
5. Una vez rellenado el parte amistoso ¿Cuál es el procedimiento?

 

Qué es el parte amistoso


El Parte Amistoso, la Reclamación Amistosa de Accidente o el Parte Europeo de Accidente es un documento que se utiliza en España desde 1988, desde la entrada en vigor del Convenio de Indemnización Directa (CIDE) y que este año ha cumplido 25 años, en los que ha conseguido agilizar la liquidación del pago a los asegurados de daños materiales, que se originan como consecuencia de un siniestro entre dos vehículos.

Este documento está compuesto por 2 hojas autocalcables, lo que permitirá que una vez rellenado por una de las partes, la otra pueda obtener de forma rápida una copia del mismo con todos los datos que ambos hayan rellenado de común acuerdo.

Existe un modelo oficial y homologado en casi todos los países de la Unión Europea (UE) con la salvedad de que en cada país aparecerá redactado en la lengua oficial del mismo. Esta homogeneidad permite que en el caso de que suframos un accidente con nuestro vehículo en un país de la UE los trámites serán mucho más ágiles y sencillos.

De este modo, independientemente de la aseguradora con la que tengas contratado tu seguro de cohe, el parte amistoso será el mismo. Por norma general, las compañías de seguros son las encargadas de facilitarte varias copias para que puedas utilizarlas en caso de siniestro, pero si no lo han hecho o ya no te quedan también las puedes descargar a través de Internet.  Aunque recuerda que deberás imprimir dos copias: una para tí y otra para la otra parte.


Cuándo se puede utilizar el parte amistoso

 

Cuando tenga lugar un accidente en el que estén involucrados dos vehículos que hayan sufrido daños materiales, en primer lugar debemos, si es posible, estacionar los vehículos en una zona en la que no obstruyamos el tráfico. A continuación, si el accidente ha ocurrido en una carretera, autopista o autovía, deberemos señalizarlo situando dos triángulos de emergencia a 50 metros del coche en ambos sentidos y además deberemos ponernos un chaleco reflectante para avisar al resto de conductores que transiten por la vía, tal y como establece el Código de Circulación.

Una vez que se ha señalizado el lugar del accidente, llega el momento de que las partes involucradas en él determinen cuáles han sido los hechos y, por norma general, esto se hará a través del parte amistoso.

 

No se puede utilizar el parte amistoso cuando haya daños personales, no haya acuerdo o hay más de dos vehículos implicados



El parte amistoso se utilizará cuando tenga lugar un siniestro entre dos vehículos con daños materiales en ambos o sólo en uno de ellos. En este caso ambas partes deberán rellenar cada una de los apartados del documento, de la forma más ajustada a la realidad posible y firmarlo, quedándose cada una de las partes con una copia que deberán remitir a la aseguradora correspondiente para, que sea ésta la que determine el grado de culpabilidad en el accidente y se haga cargo de los gastos del mismo.

Hay una serie de casos y circunstancias en las que no se podrá hacer uso del parte amistoso, son las siguientes:


En aquellos casos en los que, a causa del accidente se hayan producido daños personales, es decir, existan heridos o incluso víctimas mortales, no será posible utilizar el parte amistoso como vía de resolución del siniestro. En este caso habrá que comunicar el accidente a la Policía Local o a la Guardia Civil que serán los encargados de rellenar un atestado, en el que se describirán los hechos y se incorporarán posibles pruebas.

Puede ocurrir que una vez ocurrido el siniestro las partes implicadas en él no llegan a un acuerdo acerca de los daños materiales sufridos o del modo en que el siniestro ha ocurrido, por lo que será necesario avisar a la Policía Local o a la Guardia Civil para que se persone en el lugar y rellene un atestado de accidente con todos los hechos y pruebas existentes en relación al accidente.

Si se ha producido un accidente múltiple, en el que se encuentren involucrados más de dos vehículos no se podrá  hacer uso del parte amistoso tampoco, debiendo recurrir a la Policía Local o a la Guardia Civil para que se personen en el lugar.

Cómo se rellena el parte amistoso

 

Ya sea por inexperiencia, por nerviosismo o por falta de conocimiento existen bastantes dudas acerca de cómo se debe rellenar un parte amistoso y por eso desde Acierto.com queremos resolverlas. Veamos en primer lugar los distintos apartados que podemos encontrar en un parte amistoso y cómo se debe rellenar cada uno de ellos.


Aquí se debe indicar la fecha exacta y la hora, de la forma más aproximada posible. Esto es muy importante ya que si el parte amistoso no se entrega a la aseguradora en el plazo máximo de 7 días este documento no será válido.

Se debe indicar en qué país ha tenido lugar el accidente, así como el lugar exacto, siendo recomendable indicar la calle, el número, la población y ciudad exacta si estos datos se conocen.

Aquí se deberá marcar en la casilla correspondiente si hay víctimas, daños personales. Hay que recordar que en este caso se debe comunicar el accidente a la Policía Local o a la Guardia Civil para que rellenen el atestado correspondiente.

Aquí se debe indicar si otros vehículos, diferentes a los directamente involucrados en el accidente, han sufrido daños materiales, así como otro tipo de objetos que hayan sido dañados como por ejemplo señales de tráfico o la fachada de algún edificio.

Si existen testigos en el accidente, indicar su nombre, dirección y teléfono de contacto por si fuera necesario contactar con ellos en un futuro.

Se deben anotar en cada una de las columnas correspondientes que aparecen en el parte amistoso bajo el rótulo Vehículo A y Vehículo B los siguientes datos:

  • Nombre, nacionalidad, dirección y teléfono de contacto del asegurado, lo que se podrá consultar en la póliza del seguro.
  • Modelo, marca y matrícula y lugar de matriculación del vehículo y del remolque, si lo tuviera.
  • Nombre de la aseguradora, número de póliza, número de Carta Verde (cuando en el accidente estén involucrados conductores extranjeros), nombre, dirección y teléfono de la agencia o corredor de seguros. También se deberá señalar si el seguro contratado cubre los daños propios, es decir si es a Todo Riesgo. Todos estos datos se consultarán en la póliza correspondiente.
  • Nombre, nacionalidad, dirección, teléfono de contacto y número del permiso de conducir del conductor.
  • Indicar el punto de choque inicial con una flecha en un dibujo en el que aparece dibujado una moto, un coche y una furgoneta.
  • Daños apreciados en el vehículo
  • Circuntancias, dónde deberemos indicar, entre las distintas opciones que se plantean, cuál ha sido el motivo del accidente, por ejemplo “daba marcha atrás” o “cambiaba de carril”.
  • Croquis, dónde deberemos hacer un dibujo aproximado del lugar del accidente y de cómo se ha producido. Además aquí debe quedar constancia de cuáles han sido los daños que ha sufrido el vehículo. Es importante indicar siempre los sentidos de la marcha de cada uno de los vehículos, el punto de choque inicial, la posición de los vehículos en el momento del choque y la dirección seguida por ambos, ya que esto puede ayudar a esclarecer las circunstancias.
  • Observaciones, dónde deberemos indicar todos aquellos datos adicionales de relevancia a los que no hayamos hecho incidencia en otros apartados.
  • Firma del conductor.

Cada uno de estos datos deberá ser rellenado y firmado por cada conductor.

 

Una vez rellenado el parte amistoso, cada una de las partes debe quedarse con una copia que debe ser idéntica a la otra. Una vez hecho esto cada conductor no podrá añadir circunstancias o datos en su copia del parte, ya que éstos no serán tenidos en cuenta y provocará retrasos inncesarios en la resolución del accidente.

 

Aunque puede parecer un proceso bastante sencillo, en realidad la mayoría de los españoles desconoce cómo se debe rellenar el parte amistoso, así como las implicaciones que trae consigo este documento. Según un estudio realizado por Arag, especialista en seguros de defensa jurídica, y la Fundación Pons, entidad sin ánimo de lucro comprometida con la seguridad vial, el 74% de los encuestados considera que es obligatorio firmar el parte amistoso en el momento cuando en realidad se dispone de 7 días para comunicar el accidente al seguro, evitando así tener que firmarlo con los nervios del momento o si no se está de acuerdo.

Arag y la Fundación Pons, para arrojar algo de claridad al problema que supone para muchos conductores rellenar el parte amistoso, han desarrollado la aplicación móvil "Declaración Amistosa de Accidente"  para Android y que próximamente se lanzará para dispositivos Apple, con la que los usuarios obtendrán una completa guía de cómo se debe actuar correctamente para rellenar el parte amistoso.


Cómo se debe proceder si no disponemos de una copia válida y homologada de parte amistoso


Puede ocurrir que tengamos un accidente con contrario y ninguna de las partes disponga de un modelo oficial y homologado de parte amistoso. En este caso puedes actuar de dos modos:
 

  • Si ambos conductores tienen claro quién es el responsable y culpable del accidente: Simplemente tendréis que intercambiar vuestros números de póliza y datos de la aseguradora, nombre, dirección y teléfono de los conductores y datos de cada uno de los vehículos accidentados. En este caso es recomendable tomar alguna fotografía que pruebe los hechos. A continuación y en un plazo máximo de 7 días cada uno de los conductores deberá comunicar a su aseguradora el accidente así como remitirle los datos de la otra parte involucrada.
  • Si no hay acuerdo entre los conductores acerca de cómo se han producido los hechos: Lo más conveniente es avisar a la Policía Local o a la Guardia Civil para que tome constancia de todo lo ocurrido a través de un atestado.

 

Una vez rellenado el parte amistoso ¿Cuál es el procedimiento?


Cada una de las partes involucradas en el accidente deberá ponerse en contacto con su aseguradora en el plazo máximo de 7 días desde el momento del siniestro y remitirle a través de fax, correo electrónico o en cualquiera de sus oficinas la copia del parte amistoso que deberá estar firmada por ambas partes.

A continuación cada aseguradora se encargará de correr con las gastos de la reparación del vehículo de su asegurado y después ambas aseguradoras determinarán en función de la descripción contenida en el parte amistoso, quién es la parte culpable del accidente. Una vez determinado quién de los dos conductores es el culpable se pueden dar varias situaciones:


Esto es así independientemente de si su seguro es a Todo Riesgo, Todo Riesgo con franquicia o Terceros. Los gastos los asumirá finalmente la aseguradora del conductor que ha sido considerado culpable.

En este caso la aseguradora del vehículo culpable correrá con los gastos de la reparación del vehículo de la otra parte y del vehículo de su asegurado. Si tiene seguro a Todo Riesgo esas reparaciones no supondrán ningún coste para el asegurado, pero esto puede encarecerle la póliza en renovaciones posteriores.

Si el conductor culpable tiene un seguro a Todo Riesgo con franquicia deberá correr con los gastos del importe hasta superar la franquicia y el resto lo cubrirá su seguro. Por ejemplo si la reparación asciende a 1.000 euros y el seguro es a Todo Riesgo con franquicia de 300 euros, el asegurado pagará 300 euros y los otros 700 euros los pagará la aseguradora. Si es a terceros toda la reparación la pagará el asegurado. La parte no culpable no incurrirá en ningún gasto, ya que éstos serán pagados por la aseguradora de la otra parte.

Puede ocurrir que debido a la incongruencia de los datos, no se determine la culpabilidad de ninguna de las dos partes, debiendo cada aseguradora costear los gastos de la reparación del vehículo de su asegurado: En este caso será cada aseguradora la que costee los gastos de las reparaciones de cada vehículo, ateniendo al tipo de seguro que tenga contratado.


El parte amistoso permite que las reparaciones de los vehículos se gestionan con gran rapidez, ya que el vehículo se repara y después se determina cuál de las dos aseguradoras será la encargado de correr con los gastos.

 


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos