acierto.com
Citroën C3

El seguro a Todo Riesgo es la estrella, el seguro que se lleva todas las atenciones, el rey de los anuncios de televisión. Y no es para menos, pues el el seguro ideal, el que más coberturas nos ofrece. Pero lógicamente, a más protección, mayor precio y, según el coche va haciéndose viejo, pasa a ser demasiado caro. ¿Cuándo debería pasar del seguro a Todo Riesgo a franquicia Terceros ampliado? Te lo explicamos...

 

Antes de continuar, deberías saber que la prima del seguro se calcula en función del riesgo que tiene el tomador del seguro de causar accidentes y daños. A menor riesgo, menos precio, pero no todas las compañías calculan igual el riesgo y de ahí las diferencias del precio, que pueden ser perfectamente apreciadas en nuestro comparador de seguros.

El comparador reúne en un solo formulario todas las principales aseguradoras del mercado, ofreciéndote gratis y en apenas tres minutos una comparativa personalizada de precios y coberturas para que puedas tomar la mejor decisión.

 

El seguro a Todo Riesgo, el seguro ideal

 

Una forma de abaratar el seguro del coche, muy utilizada por los conductores en estos tiempos en los que apretarse el cinturón es casi una cuestión de supervivencia, es cambiar la póliza a otra con menos coberturas.

El seguro ideal es Todo Riesgo, sin duda. Cubre la responsabilidad civil obligatoria, ofrece asistencia en viaje y defensa jurídica, contempla el seguro del conductor, y la cobertura por daños propios. Terceros solamente cubre la responsabilidad civil obligatoria, asistencia en viaje, defensa jurídica y el seguro del conductor.

 

Todo Riesgo es el seguro ideal, pero también el más caro, sobre todo cuando el coche envejece...

 

Todo Riesgo tiene, sin embargo, dos problemas.

  1. Es la modalidad más cara, al ser también la que ofrece coberturas más amplias. Lógicamente, si puedes pagarlo, es el seguro más recomendable para alguien que utiliza con mucha frecuencia el coche y tiene un buen comportamiento al volante.
  2. El segundo problema de Todo Riesgo es que no compensa cuando el vehículo se hace viejo. Es una mala decisión continuar con un seguro a Todo Riesgo a partir de que el automóvil cumpla su quinto aniversario.

 

La franquicia abarata el coste del seguro

 

Te gusta un Todo Riesgo, pero te asusta el precio. Puedes optar por un Terceros reforzado con coberturas que consideras irrenunciables, aunque tengas que pagar por ellas. O inclinarte por un Todo Riesgo con franquicia. No olvides que los seguros más baratos son los que incluyen franquicia, ya que significa que el asegurado va a pagar una parte de la cobertura en caso de necesitarla.

 

Si te decides a correr tú mismo con los gastos de las pequeñas reparaciones, la franquicia te puede ayudar a ahorrar mucho...

 

En caso de siniestro, tendrás que hacerte cargo de una cantidad fijada de antemano en la póliza. El resto, hasta cubrir el coste total de los daños, corre a cargo de la aseguradora. La franquicia puede darse tanto en seguros a Terceros como a Todo Riesgo. Lo normal es que sea de 300 euros, aunque hay aseguradoras que imponen cantidades de 1.000 euros. En el caso de interesarse por la franquicia, antes de firmar el contrato conviene valorar bien su coste para calibrar si compensa respecto a un seguro sin ella.

 

¿Por qué el seguro a Todo Riesgo no compensa cuando el auto tiene más de cinco años de antigüedad?

 

Al margen de factores como la edad (los conductores más jóvenes están penalizados respecto a los demás) y la siniestralidad (un buen conductor pagará siempre menos que alguien que tiene que acudir habitualmente al taller para que reparen su coche), por naturaleza un seguro a Todo Riesgo será siempre más caro que otro que sólo cubra a Terceros, aunque tenga una franquicia.

 

A partir del quinto año, no compensa el seguro a Todo Riesgo, porque la compensación por siniestro total cae radicalmente...

 

La pregunta que debes hacerte es la siguiente: ¿es el seguro a Todo Riesgo siempre la mejor opción? La respuesta es no, especialmente a partir del quinto año de antigüedad del coche, porque si un coche asegurado a Todo Riesgo sufre un siniestro total, la indemnización que pagará la compañía de seguros dependerá del valor venal del vehículo, que es muy diferente al valor de mercado que podría alcanzar ese mismo coche.

Por valor venal se entiende el valor de venta del vehículo en el mercado a la fecha del accidente, en general un 20% inferior al valor de mercado de compra y que decrece a medida que aumenta la antigüedad del vehículo. Un buen seguro suele ofrecer uno o dos años de indemnización a valor de nuevo. Lo normal es que pasado este plazo de tiempo, se indemnice a valor venal o valor venal mejorado, lo que significa que en caso de siniestro total, recibiríamos el valor del mercado del coche en ese momento o un valor ligeramente superior, pero no el valor que cuesta el coche nuevo.

 

Accidente de coche

 

Recuerda: la indemnización máxima por un parte de Daños Propios disminuye vertiginosamente con el paso del tiempo, ya que está ligada al valor venal del vehículo, para entendernos, lo que pagaría por él un concesionario. Por ese motivo hay que tener muy en cuenta la edad del coche antes de decidirse por un seguro a Todo Riesgo. Resulta rentable, aunque sin olvidar que es la opción más cara, asegurar un vehículo nuevo a Todo Riesgo hasta el cuarto o quinto año de vida. A partir del quinto año ya no compensa pagar las elevadas cuotas de este tipo de seguro.

Cuanto más antiguo es el coche, menos interesa el seguro a Todo Riesgo. La prima a pagar por la protección del automóvil se dispara. En cambio, la indemnización a recibir en caso de siniestro total disminuye con el paso de los años.

Conclusión: lo más rentable es asegurar un vehículo nuevo a Todo Riesgo, aunque sea la opción más cara, hasta el cuarto año de vida del coche. A partir del quinto año ya no compensa.

 

Terceros básica o ampliada, las mejores alternativas

 

Vale, me has convencido. No voy a contratar Todo Riesgo ahora que el coche va a celebrar su quinto cumpleaños. Pero ¿qué otras opciones tengo? Evidentemente, quieres la máxima protección sin que te cueste tanto. Las mejores opciones a Todo Riesgo a partir del quinto año de antigüedad del coche son una póliza a Terceros básica o ampliada, para tener coberturas contra rotura de lunas, incendio o robo.

Solamente mantendríamos Todo Riesgo a partir del quinto año si dispones de bonificaciones acumuladas por buena siniestralidad de años anteriores que reduzcan notablemente la factura que tendrás que pagar a partir de entonces, y para los años siguientes (no lo olvides), por el seguro del coche.

 


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos