acierto.com
Casa en alquiler

El seguro del hogar es una de las modalidades de seguro más importantes, ya que éste protege una de las mayores inversiones de nuestra vida: la vivienda. Cuando hemos firmado una hipoteca y la casa nos pertenece, basta con contratar un seguro de hogar con las coberturas deseadas, pero... ¿Qué ocurre con las viviendas en alquiler? ¿A quíen le toca pagar qué parte? ¿O es una de las partes la que lo tiene que pagar todo? Te desvelamos todos los detalles sobre el seguro del hogar en casas alquiladas...

 

A la hora de proteger nuestra vivienda con un seguro de hogar hay tres elementos a tener en cuenta. Primero, el continente, que se refiere a los elementos constructivos y estructurales del inmueble, como por ejemplo las paredes, los suelos, la instalación de la electricidad, las tuberías, el cableado... Luego es importante el contenido, que es el conjunto de muebles, electrodomésticos y demás accesorios que se encuentran en el interior de la vivienda. Y por último, hay que tener en cuenta la responsabilidad civil, que se refiere a las reparaciones o indemnizaciones que se generarán por daños ocasionados por el asegurado a terceros.

La contratación del seguro de hogar no es obligatoria pero si recomendable, en la medida en que si se producen daños en la vivienda, el asegurado no correrá con los gastos, sino que lo hará el seguro. Además, los precios del seguro multirriesgo del hogar no son disparatados, como puedes comprobar tú mismo haciendo una comparativa gratis.

Sin embargo, cuando estamos ante viviendas en alquiler, cuyo uso y disfrute corre a cargo del inquilino y no del propietario, la contratación de este tipo de seguro cobra una especial relevancia, pero ¿quién debe contratar este seguro, el propietario o el inquilino?

El propietario puede, si así lo desea, contratar un seguro del hogar que proteja sólo el continente del inmueble o el continente y el contenido en aquellos casos en los que la vivienda se arrende amueblada, pero nunca estará obligado ya que la contratación de este tipo de seguros es opcional.

 

El propietario no está obligado a contratar un seguro de hogar, pero tampoco puede exigirle al inquilino que lo contrate o que corra con los gastos de la póliza de hogar.

 

De este modo, el propietario tampoco podrá exigir al inquilino que contrate un seguro del Hogar que protega la vivienda, ni mucho menos que corra con los gastos de la póliza del hogar que haya contratado el propietario.

A pesar de estas indicaciones, será recomendable que el propietario, por su parte, contrate un seguro de hogar que, al menos, cubra el continente del inmueble frente a posibles situaciones que puedan afectar y dañar gravamente la vivienda. Por su parte, también sería aconsejable que el inquilino contratara un seguro de hogar que cubra el contenido (los muebles y demás objetos que se encuentren en el interior de la vivienda) frente a posibles daños, hurtos o robos en la vivienda.

También es recomendable que tanto propietario como inquilino, contraten un seguro de responsabilidad civil que les protega frente a posibles daños que pueda provocar la vivienda a terceros como, por ejemplo, inundaciones. De este modo, si el propietario tiene contratado un seguro de responsabilidad civil, responderá de los daños que se hayan producido por el inmueble pero no por la acción de los inquilinos, en cuyo caso éstos deberán contratar su propio seguro de responsabilidad civil para estar protegidos ante ese tipo de circunstancias.

 

Tanto si eres propietario o inquilino, puedes conseguir tu seguro de hogar ahora más barato a través de nuestro comparador de Acierto.com, dónde nos encargaremos de comparar los precios de más de 10 aseguradoras para ofrecerte el mejor precio para tu seguro de hogar en tan sólo 3 minutos.


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos  
 

 

Más información: