acierto.com
seguros hogar necesarios

Según un informe publicado por Reparalia, las cinco averías más frecuentes en las viviendas de alquiler pueden suponer un gasto de hasta 800 euros. Quizás el montante no resulte exagerado, pero en los tiempos que corren para  muchas familias puede suponer un gran dispendio. Con un seguro de hogar, por una cantidad anual no demasiado alta, estarán cubiertos la inmensa mayoría de daños que se producen en las casas.

 

A diferencia del seguro de autos, el de hogar no es obligatorio; al menos mientras el inmueble no esté sujeto a una hipoteca; en ese caso, el banco impondrá su contratación (aunque no puede exigir que se haga con ellos), pero sí es realmente aconsejable.

Es conveniente, por supuesto, en el caso de una persona que viva en un piso de su propiedad. Pero resulta igualmente indicado (incluso más) respecto a las viviendas de alquiler. Saltan en este punto dos sempiternas dudas que trataremos de aclarar: ¿Quién debe hacerse cargo de las reparaciones en una casa arrendada? ¿Quién ha de pagar el seguro de hogar?

 

Las reparaciones en una vivienda de alquiler

 

Grosso modo, y a tenor de lo expresado en el artículo 21 de la Ley de Arrendamientos Urbanos: “El arrendador está obligado a realizar, sin derecho a elevar por ello la renta, todas las reparaciones que sean necesarias para conservar la vivienda en las condiciones de habitabilidad para servir al uso convenido, salvo cuando el deterioro de cuya reparación se trate sea imputable al arrendatario a tenor de lo dispuesto en los artículos 1.563 y 1.564 del Código Civil”.

 

Es decir, todas las averías deberán ser costeadas por el dueño del piso, excepto aquellas que se deban a un comportamiento imprudente por parte del inquilino

 

Retomando el informe de Reparalia, las cinco averías más habituales que suelen darse en las viviendas de alquiler tienen que ver con grifos y cisternas que pierden agua, averías en el termo, mal funcionamiento de electrodomésticos, arreglos de bricolaje y problemas con la instalación eléctrica.

En todos los casos es perfectamente aplicable lo estipulado en la legislación vigente, aunque también es conveniente que, de vez en cuando, intervenga el sentido común; por ejemplo, en el caso del bricolaje: llamar al dueño para cambiar una bombilla, tapar el hueco de una alcayata o apretar un enchufe no parece lo más lógico.

Pero lo importante es que todas las posibles discrepancias que de estas averías pudieran emanar, se diluirían si existiera un seguro del hogar. Surgiría entonces otra duda:

 

¿Quién debe hacerse cargo del seguro de hogar en una vivienda de alquiler?

 

En primer lugar conviene aclarar en qué consisten los tres elementos fundamentales de los seguros de hogar: Continente, Contenido y Responsabilidad Civil. Como norma general, la definición es la siguiente aunque cada seguro puede entender de forma diferente los detalles:

 

  • Continente: los elementos estructurales o constructivos de los que el edificio no puede prescindir sin que tenga un daño, incluyendo loza sanitaria.
  • Contenido: muebles, electrodomésticos, armarios; en definitiva, todo lo que haya en el interior de la vivienda.
  • Responsabilidad Civil: las reparaciones o indemnizaciones que resulten de los daños económicos a terceros.

 

Partiendo del hecho de que los seguros de hogar no son obligatorios, es importante reseñar que, en caso de decidir su contratación, no existe regulación legal que estipule quién debe pagarlo. Es algo que han de dilucidar entre las partes implicadas: arrendador y arrendatario. Lo habitual es que el dueño del piso contrate el seguro de continente, contenido para muebles de cocina y responsabilidad civil y que el inquilino contrato contenido para muebles, decoración, joyas, ropa y su propia responsabilidad civil. No hay, por tanto, una respuesta única a la cuestión de quién debe pagar el seguro de hogar en una vivienda de alquiler, aunque sí resulta bastante obvio que es realmente importante contratarlo.

Si estáis dispuestos a hacerlo, recordad que el banco no puede obligaros a hacerlo con ellos y, sobre todo, tomaros vuestro tiempo para encontrar  el mejor precio en nuestro comparador de seguros.

 


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos