acierto.com
seguro moto barato

Puede parecer una obviedad, pero a muchos se les olvida con fatales consecuencias y no sólo para el bolsillo: la multa por circular sin seguro puede llegar a los 3.000 euros y habrá juicio seguro, con todas las papeletas para perderlo, si hay víctimas en un accidente cometido manejándola sin esa cobertura. Por tanto, para poder circular con una moto hay que contratar un seguro. Es obligatorio el seguro de Responsabilidad Civil, el más básico. Pero no se trata solamente de pagar lo menos posible por la póliza de la moto. Hay que lograr la mejor relación calidad-precio...

 

 

 

¿Para qué vas a utilizar la moto?

 

Para ello, antes de contratar un seguro, una pregunta es imprescindible. ¿Para qué vas a utilizar la moto? Porque la aseguradora no cobrará igual a alguien que la usa para moverse por Madrid o por una ciudad, que a otro que la usa para hacer motocross o que quiere recorrerse Europa a lomos de la moto.

Si utilizas tu moto todos los días, es aconsejable contratar un seguro a Todo Riesgo, porque la posibilidad de que tengas (o provoques) un accidente es obviamente mucho mayor. Evidentemente, es el más caro, pero ofrece también las mayores coberturas. Opciones menos onerosas son el seguro de Conductor, o el de Daños Materiales, con menores coberturas, pero mucho más amplias que el básico, el de Terceros.

 

¿Cuánto vale, realmente, tu moto?

 

Una segunda pregunta es importante. ¿Cuánto vale, realmente, tu moto? Si tu moto es de alta cilindrada, los costes de reparación y de reposición de piezas serán mucho mayores. Y contratar una póliza que cubra totalmente esos gastos puede resultar rentable. Una motocicleta es mucho más vulnerable que otro tipo de vehículos, y siempre será mejor que los costes de reparación puedan ser soportados por la compañía de seguros y no por nuestra cartera.

 

Moto velocidad

 

¿Qué tipo de seguro y coberturas necesito?

 

Al margen de que para poder circular con la moto necesitas un seguro, debes tener en cuenta el objetivo de contratar una póliza. No se trata simplemente de cumplir con las normas, sino fundamentalmente de buscar protección para ti, para tu moto y frente a terceros que se pueden ver afectados, de contar con el respaldo económico y también de asistencia de una aseguradora en caso de que tengas un accidente, de que te roben la moto, o de cualquier otro percance que te puedas imaginar.

Por eso es tan importante conocer con exactitud qué cubre el seguro. Y no fijarse solamente en el precio. Algunas pólizas pueden parecer muy baratas, pero sólo cubren los daños cometidos a terceros y entonces lo barato puede resultar muy caro.

Una moto es el vehículo con menor protección, y la persona que la conduce lleva todas las de perder en un accidente. Por ello, cuantas más coberturas, mejor, sobre todo si la moto es de uso diario. Si puedes pagarlo, contrata una póliza que incluya, además de la Responsabilidad Civil (cobertura obligatoria y básica, que solamente cubre los daños causados a terceros en caso de accidente), al menos daños por colisión, robo y gastos médicos. Todo Riesgo contempla también, entre otras coberturas, la reparación y la reposición, en su caso, del vehículo.

 

No hay una póliza ideal, perfecta para todas las situaciones y además a buen precio

 

No hay una póliza ideal, perfecta para todas las situaciones y además a buen precio. Cada motorista debe diseñarse el seguro que más se acomode a sus necesidades y a sus disponibilidades económicas. Y hay que ser realista: si tienes un historial de siniestralidad, pagarás más por el seguro, por muy buen conductor que te creas encima de la moto. Si la usas para prácticas de riesgo, la probabilidad de accidente o de avería es mayor, por lo que tienes que asumir una prima más elevada que si solamente utilizas la moto para ir al trabajo.

Un seguro barato es el obligatorio, pero saldrá caro si tienes que afrontar por tu cuenta las consecuencias de cualquier problema. Si no cuentan con un seguro de asistencia médica, es mejor contratar una póliza de Conductor, porque cubrirá los gastos médicos en caso de accidente.

Si tu moto es cara, te conviene un Todo Riesgo. Si no lo es y el coste de las reparaciones es asumible, puede ser más rentable una póliza con menos coberturas, a cambio de una prima menor.

 

moto triumph

 

Si eres un buen conductor, en el sentido de dar pocos partes a la aseguradora por tu moto, y tienes capacidad económica para hacer frente a pequeñas reparaciones, puede ser una opción contratar un seguro con franquicia. Las franquicias, diseñadas por las compañías de seguros para evitar que los suscriptores de pólizas a Todo Riesgo den demasiados partes, suponen que el conductor se hace cargo de cualquier reparación hasta una cuantía determinada. Un seguro con franquicia permite dar el salto de Terceros ampliado a un Todo Riesgo sin tener que pagar demasiado por contar con mayores coberturas.

Por tanto, a la hora de elegir hay que tener cuenta el precio del seguro, sí, por supuesto, pero también el valor de la moto, el uso que le damos, la probabilidad de tener un accidente, de sufrir averías, de que la roben, y sobre todo las coberturas que ofrece la póliza. El precio de la póliza es un criterio, pero no puede ser el único, porque entonces comprobarás, muy a tu pesar, que lo barato puede llegar a resultar muy caro.

 

Cobertura de robo

 

No es sólo lo que cueste una reparación. Está el riesgo de robo del vehículo, que crece a medida que lo hace el valor de la moto. Por eso debes preguntarte dónde va a estar la moto cuando no la conduces. No es lo mismo contar con un garaje que el vehículo esté aparcado en la calle y, por tanto, más desprotegida contra robos o desperfectos. En ese caso puede ser interesante una póliza que cubra el riesgo de robo o hurto total.

Una opción es la ampliación del seguro obligatorio de Responsabilidad Civil con la cobertura de robo. Pero debes tener muy claro que la compañía aseguradora sólo se hará cargo del robo o hurto total de la moto. No una rueda o el casco, de toda la moto. Si quieres una mayor protección ante el robo, contrata un Todo Riesgo.

 

La compañía aseguradora sólo se hará cargo del robo o hurto total de la moto. No una rueda o el casco, de toda la moto.

 

Es recomendable que la póliza contemple una indemnización por daños en la motocicleta producidos por un robo o intento de éste. Si la moto resultara dañada (raspaduras, pinchazos de ruedas o algún tipo de avería), la aseguradora correría con los gastos.

Pero si no quieres, o no puedes porque tu bolsillo no te lo permite, contratar un seguro a Todo Riesgo, puedes optar por una póliza específica de robo. Ten muy claro que cuanto más cara sea tu moto y cuanto más la necesites para ir a trabajar, más te interesará que cuentes con un seguro que te ofrezca protección en caso de robo.

En cualquier caso, comprueba si la póliza de seguros que te ofrecen cubre un robo parcial, si te abonará la totalidad del valor de la moto, o solamente un porcentaje, si tienes la desgracia de que te la roben.

 

¿Qué compañía elijo?

 

Aunque haya refranes que sostienen lo contrario, las comparaciones nunca son odiosas, sino muy rentables. Porque a la hora de elegir un seguro de moto, la oferta, afortunadamente, cada vez es más amplia. Numerosas aseguradoras, algunas de ellas especializadas en motos, ofrecen distintas pólizas y servicios. ¿Cómo elegir?

 

comparador seguros moto

 

Primero, hay que conocer lo que ofrece cada póliza, para poder comprobar si se adapta a nuestras necesidades y también al presupuesto del que disponemos. Luego, hay que fijarse en la compañía de seguros. No todas son iguales. El seguro más barato puede ser de una entidad poco fiable, que no sabemos cómo va a responder en caso de siniestro. Y, nuevamente, lo barato puede resultar muy caro.

Hay que preguntar a familiares, a amigos, a compañeros de trabajo, sobre la compañía de seguros con la que tienen contratado el seguro de coche o, mejor aún, de la moto. Mirar en Internet las experiencias de los clientes, su grado de satisfacción, para ver si la compañía que comercializa la póliza que más nos gusta tarda poco o mucho en pagar las indemnizaciones, si tramita bien las reclamaciones, si las renovaciones son con las mismas condiciones, si funciona bien el servicio de asistencia. Puede resultar conveniente pagar un poco más, pero saber que la moto, y sobre todo, el conductor estarán en buenas manos.

Pero no es sólo la compañía de seguros. Es clave, para tratar de abaratar el seguro de la moto, pagar solamente por lo que necesitamos. Si no viajas con la moto fuera de España, ¿para qué quieres un servicio de asistencia internacional?

Por tanto, hay que comparar todas las ofertas de seguros de motos de todas las compañías. No tienen por qué ser mejores las pólizas de las aseguradoras especializadas en las dos ruedas. Incluso dentro de la misma compañía hay productos distintos, con coberturas y servicios diferentes, y por tanto precios que no son los mismos.

 

Es vital comparar todas las ofertas de seguros de motos de todas las compañías para conseguir el mejor precio

 

Sobre todo, hay que examinar con lupa la letra pequeña de cada póliza, las exclusiones, los condicionantes, para no llevarnos sorpresas. Un dato importante es el valor de tasación y de indemnización de la moto en caso de siniestro.

También hay que comprobar la calidad de los servicios de la aseguradora, si el cliente está satisfecho, si tiene muchas reclamaciones, si paga rápido, si abusa de la letra pequeña...

Finalmente, tener en cuenta la posibilidad de pago semestral, trimestral o incluso mensual; las ofertas; los descuentos por buena siniestralidad. Si ya tenemos un seguro de moto, pero queremos cambiar a otro, comprobar si se heredan los incentivos por buena conducción. Estudiar la opción del pago por uso, que algunas compañías están introduciendo, sobre todo entre los jóvenes conductores.

 

calculando seguros moto

 

Los comparadores de seguros por Internet pueden ayudar a reducir la tarifa de la póliza. No dudes en hacer una comparativa gratis en nuestro comparador de seguros de moto. Te ofrece en solo 2 minutos los mejores precios en función de tu perfil y moto y te permite ahorros de hasta 200 euros. Además, es una gran forma de obtener información clara, accesible y sencilla de las calidad de cada póliza y sus coberturas.

 

Otras coberturas opcionales

 

Una póliza de moto debe contemplar, como mínimo, las lesiones a terceros, al conductor y al propio vehículo en caso de accidente, la reparación de la moto y, si es posible y el bolsillo da para ello, el robo. Pero puedes lograr más coberturas con el seguro. Obviamente, esa mayor protección costará más, por lo que habrá que examinar, con realismo, si esas mayores coberturas para la moto y para ti como su conductor compensan el incremento del precio de la prima, siempre desde el planteamiento de la mejor relación calidad/precio. Y si no compensa más quedarse con el Todo Riesgo, que ofrece una protección más que suficiente.

 

Entre las coberturas opcionales que algunas pólizas de moto ofrecen destacan dos:

 

Una compensación por daños en el casco y en la ropa (generalmente cara si se trata de monos o chaquetones con protecciones y otras prendas específicas para el motorista). Si tienes un accidente en moto es muy probable que caigas al suelo y rompas tu casco y la ropa que llevas puesta. La aseguradora correrá con los gastos y reemplazará el casco averiado y la ropa que se haya estropeado. La compañía de seguros suele compensar con hasta 400 euros los daños que puedan sufrir el casco y la ropa del conductor después de un accidente de circulación.

Un préstamo para la reparación de la moto asegurada. En el caso de que tu moto asegurada se averíe y necesites repararla, la aseguradora te ayuda con la concesión de un préstamo para cubrir los costes de la reparación y la reposición de las piezas dañadas. Se trata de un crédito, que hay que devolver aunque generalmente sea sin intereses, y no de una compensación por sufrir un accidente o por la avería de la moto.

 

Otros consejos para conseguir el seguro de moto más barato

 

El seguro de la moto no difiere mucho del seguro de coche en algunos aspectos. Algunos factores que te pueden ayudar a abaratar el seguro que ya explicamos en nuestra guía de seguros de coche se pueden aplicar perfectamente en este caso también:

 

La conducción responsable también ahorra muchos disgustos y dinero a los conductores de motocicletas y ciclomotores: minimiza riesgo de accidentes, ahorra combustible y no nos produce gastos adicionales en forma de multa de tráfico.

En este caso también os animamos a no mentir nunca bajo ningún concepto al seguro, ni siquiera a poner a un conductor experimentado como principal y al novato como esporádico para abaratar el seguro. A la larga es contraproducente porque el conductor novel no llegará nunca a tener bonificaciones en su póliza mientras esté como conductor esporádico.

Permanece atento a ofertas y promociones: Siempre surgen formas de abaratar el seguro en forma de promociones temporales como por ejemplo planes amigo, descuentos por contratar a través de Internet, algunos años sin subidas en la cuota de la póliza... Permanece atento a estas ofertas visitando regularmente nuestra sección de seguros de moto, usa nuestro RSS de seguros de moto o bien síguenos en Twitter o Facebook.

No dejes que tu seguro de moto se renueve automáticamente: Hay mucha competencia en el mercado de los seguros de moto. Los precios de los seguros han bajado mucho en los últimos años y todo indica que lo seguirán haciendo. Por eso a la hora de renovar, es bueno mirar cómo está el mercado. Lo mejor es hacer una comparativa rápida en nuestro comparador de seguros de moto, que es gratis y en unos minutos te mostrará los precios y características de los seguros que más se ajusten a tu perfil. No dudes tampoco en apuntarte en nuestro sistema de alertas y te avisaremos antes de que tu seguro se renueve automáticamente.

¿Compensa fraccionar el pago? Lo más común es que se abone la cuota del seguro de moto de forma anual. Si queremos pagarlo en plazos más cortos, la aseguradora nos cargará intereses que pueden llegar hasta el 30 % de la cuota, pero si realmente solo vamos a usar la moto en determinados períodos de tiempo, como en primavera o verano, es interesante estudiar qué aseguradoras nos permiten contratar el seguro durante solo 6 meses o menos en función de nuestras necesidades.

 


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos