acierto.com
Consulta dental

Siempre es mejor prevenir que curar, en general en todas las situaciones, pero en el caso de la higiene dental, además suele salir mucho más económico. La mejor forma de evitar visitas no deseadas al odontólogo y al dentista, que además no son precisamente baratas, es cuidar tu salud dental y un seguro puede ser la clave para un buen cuidado reduciendo el coste al máximo.

 

La salud dental es esencial para un adecuado desarrollo de las personas. Cualquier problema que dificulte la masticación correcta de los alimentos provoca que éstos puedan llegar al estómago en condiciones inadecuadas y esto puede producir enfermedades como la gastritis.

 

Incluso puede provocar problemas cardíacos, porque una boca en malas condiciones, es el hábitat perfecto para la proliferación de microorganismos patógenos del sistema circulatorio y un centro de infecciones que generará dificultades serias al cuerpo humano.

 

 

Índice. Directo a lo que te interesa:

  1. Cuida tu boca: principales recomendaciones
  2. ¿Por qué contratar un seguro dental?
  3. El precio no es el único criterio, las coberturas cuentan
  4. ¿Seguro dental con o sin franquicia?
  5. Un comparador puede facilitarte mucho la labor

 

Cuida tu boca: principales recomendaciones

 

Al margen de la contratación de un seguro dental, existen una serie de recomendaciones imprescindibles para una buena higiene dental:

 

Se aconseja hacerlo por la mañana después de levantarse y en la noche al acostarse. Además, para mayor prevención, sería bueno que te cepilles después de cada comida. Cuando comas fuera de casa, procura llevar chicles sin azúcar o láminas de higiene bucal.

Los enjuagues bucales te ayudarán también a mantener una buenasalud dentaly evitar infecciones.

Cada vez que uses el cepillo asegúrate de limpiarlo bien, con agua, y colocarlo con las cerdas hacia arriba en posición vertical, evitando a su vez cualquier clase de contacto con otros elementos que puedan contaminarlo. Además, no intercambies cepillos con nadie para reducir las posibilidades de contraer cualquier tipo de enfermedad.

En el momento en el que el cepillo se encuentre gastado, la limpieza de tus dientes no será la misma. Es recomendable su renovación cada tres meses, para evitar enfermedades periodontales.

El hilo dental es una excelente herramienta para el cuidado de tu boca, ya que logrando llegar a espacios donde el cepillo no alcanza, allí donde se genera con mayor facilidad la caries. Es muy recomendable su uso por las noches, antes de acostarse, porque la ausencia de saliva favorece la formación de placa bacteriana.

Una adecuada alimentación ayudará a mantenerte en buena salud y a fortalecer tu sistema inmune. De esta manera, tendrás mejores defensas ante cualquier infección en las cavidades bucales.

Una limpieza general es fundamental. Sobre todo, en niños pequeños, porque la caries puede aparecer ya con el primer diente. El control debe ser aún más intenso a partir de los cuatro años, cuando la fase de crecimiento de los dientes facilita la aparición de procesos patológicos.

 

¿Por qué contratar un seguro dental?

 

Los cuidados de la boca pueden verse reforzados con la contratación de un seguro dental, que cubre cualquier problema odontólogico y garantiza asistencia médica, además de hacerse cargo de los costes. Los tratamientos preventivos, como limpiezas y fluorizaciones, suelen estar incluidas de manera gratuita en la mayoría de las pólizas, así que con el seguro dental es posible prevenir la aparición de problemas mayores en tu boca, y ahorrarte mucho dinero en tratamientos.

 

Los servicios que ofrece la sanidad pública son muy limitados. Un seguro privado suele ofrecer limpiezas y fluorizaciones de manera gratuita

 

Los servicios que te puede ofrecer la sanidad pública en odontología son bastante limitados y con problemas de lista de espera. Además, tienes el copago y no siempre cubre curaciones, empastes o prótesis y la visita frecuente a un odontólogo al margen de la sanidad pública, sin la cobertura de un seguro de salud o una póliza dental, sale muy costosa cuando se trata de un tratamiento complicado.

 

El precio no es el único criterio, las coberturas cuentan

 

Lo primero que hay que hacer es comprobar si las coberturas dentales están incluidas en tu seguro de Salud, ya que no tiene sentido pagar dos veces por el mismo servicio. Si estás pensando en contratar una póliza de salud, busca un producto que incluya las prestaciones dentales. Lo mejor es gestionar la póliza dental dentro de un seguro de Salud amplio y con coberturas, porque además es la opción más económica.

A la hora de elegir el seguro dental (o la póliza de salud con prestaciones odontológicas), el precio no es el único criterio, ni siquiera el más importante, son las coberturas y prestaciones porque una póliza dental con las coberturas adecuadas te va a costar dinero, evidentemente, porque nada es gratis, pero también te va a ahorra futuros gastos.

 

Lo mejor es gestionar la póliza dental dentro de un seguro de Salud amplio y con coberturas, porque además es la opción más económica.

 

Casi todos los seguros dentales ofrecen gratuitamente los procedimientos preventivos y básicos, y también cubren parcialmente los tratamientos más profundos, permitiendo un ahorro de hasta el 50% de costo para el usuario. De todas maneras, siempre debes leer atentamente la póliza antes de firmar el contrato, para tener claro cuáles son los procedimientos gratuitos y cuáles no. La mayoría de las pólizas cubren gratuitamente consultas de diagnóstico, limpiezas bucales, tratamientos de fluorización, educación bucal, extracciones dentales y algunos otros procedimientos sencillos, pero todo esto debe quedar muy en la póliza.

 

Casi todos los seguros dentales ofrecen gratuitamente los procedimientos preventivos y básicos, y también cubren parcialmente los tratamientos más profundos, permitiendo un ahorro de hasta el 50%

 

Ésta debe permitirte acceder a un cuadro médico y asistencial especializado, disfrutar de servicios como consultas odontológicas, limpiezas bucales, aplicaciones de flúor, radiografías, generalmente un número máximo al año y a periodoncias, endodoncias, y hasta implantes dentales. Se tiene acceso a especialistas odontología general, cirugía maxilofacial, cirugía oral, implantología, periodoncia, ortodoncia, endodoncia, e incluso se puede escoger el más cercano al domicilio y ayuda a financiar tratamientos costosos, como los implantes dentales.

Una buena póliza dental debe contar con, al menos, estos elementos:

 

Sobre todo, si vives fuera de las grandes ciudades y tienes menos opciones para elegir dentista. Además, existen compañías aseguradoras, que al igual que ocurre con en el seguro de salud, te pondrán restricciones en ciertos especialistas. Así que examina con atención las condiciones de la póliza. Si ya cuentas con un odontólogo o dentista de confianza, y no figura en el cuadro médico del seguro, en algunas compañías te dejan incluirlo (en ciertos casos, supone un coste adicional, pero no muy elevado).

Las compañías de seguros tratan, siempre que pueden, de imponer limitaciones o que se tenga que realizar el tratamiento más económico entre todas las opciones posibles.

Se dan muchos casos en los que los dentistas incluidos en los cuadros médicos de las aseguradoras tienen horarios de atención muy limitado, cuando tú quieres la mayor libertad de elección de día y hora.

Harán más cómodo y efectivo la prestación de los servicios de salud dental.

Las aseguradoras suelen garantizar el uso de sus productos durante un año para cualquier tratamiento que se aplique, y se puede llegar a ampliar la garantía hasta 5 años en caso de usar implantes o prótesis.

Podrás adquirir y consultar información actualizada sobre los servicios en el momento en que lo desees. Además, puedes consultar sobre presupuestos bucodentales, tratamientos y especialistas disponibles a tu alcance.

La mayoría de los seguros dentales para adultos incluyen también la atención gratuita de al menos un niño menor de 8 años. Algunas compañías de seguros ofrecen este tipo de cobertura gratuita para los hijos del asegurado, hasta los 14 y hasta 15 años. En estos casos, el seguro puede incluir asistencia odontológica gratuita, exceptuando la ortodoncia. Existen además compañías aseguradoras que ofrecen un descuento considerable a estos menores por la adquisición del seguro en este servicio. Cuando son mayores de 15 años, pueden contar con servicios totalmente gratuito como odontología general y preventiva, radiología, cirugías periodonciales, estomatológicas, entre otras.

Las aseguradoras suelen contemplar un pago de indemnización diarios de 6,01 euros hasta un máximo de 365 días por enfermedades contraídas en casos, situaciones o accidentes mientras la póliza haya estado vigente. Además, te cubre el ingreso y hospitalización por motivos médicos o quirúrgicos por 24 horas. Si se da el caso de que te encuentres en otra provincia distinta a tu residencia actual y hayas presentado una emergencia hospitalaria la indemnización aumentará en su precio hasta un 50%, de acuerdo a póliza.

La salud de los hijos es lo más importante para unos padres. Las aseguradoras ofrecen un tratamiento especial permitiendo el asesoramiento y ayuda todos los días a cualquier hora del día, poniéndolos en mano de profesionales especializados y preparados.

Ayuda y control con especialistas ante situaciones de estrés y de tipo psicológico. Son pocas las compañías que ofrecen este servicio, cuando es de gran ayuda para la familia.

 

¿Seguro dental con o sin franquicia?

 

La franquicia, que supone que tú pagas de tu bolsillo una parte de los servicios de la póliza que utilizas, permite lograr un seguro dental más barato. El ahorro será mayor si, afortunadamente, tienes que utilizar poco sus servicios. No suele ser importante en los tratamientos más sencillos, pero puede ser significativo en los más complejos, que suelen además prolongarse en el tiempo. Hay que tener muy en cuenta que el coste de la franquicia siempre será mucho menor que el que tendrás que soportar si carecieras de un seguro dental.

 

La franquicia, que supone que tú pagas de tu bolsillo una parte de los servicios de la póliza que utilizas, permite lograr un seguro dental más barato

 

Los seguros dentales con franquicia incluyen en la mayoría de las pólizas los tratamientos de endodoncia, las coronas de porcelana, bajo ciertas limitaciones, los implantes dentales. Cubren, generalmente, la ortodoncia y también los empastes.

Con franquicia o sin ella, cada póliza dental es diferente, incluso dentro de la propia compañía de seguros porque tiene muy en cuenta los datos de cada cliente. Por ello es muy importante leer la póliza con detenimiento antes de firmarla. Un ejemplo: la mayoría de las pólizas incluyen una cláusula de “diente faltante”, que determina que si tenías una pieza faltante antes de contratar el seguro y luego decides reemplazarla, el seguro no cubrirá los gastos.

 

 

Otra muestra de la importancia de leer la póliza para no llevarse desagradables sorpresas luego: la mayoría de los seguros dentales ofrecen una amplia red de odontólogos, dentro de la cual podrás elegir el que desees. Algunas pólizas permiten visitar un odontólogo que no integra dicha red, pero los costos cubiertos por la póliza serán mucho menores.

Lo más importante es evaluar qué riesgos se necesitan cubrir, y entonces buscar la mejor relación entre precio y coberturas. Sabiendo que lo barato, si supone desamparo en determinadas situaciones, puede resultar muy caro.

 

Lo más importante es evaluar qué riesgos se necesitan cubrir, y entonces buscar la mejor relación entre precio y coberturas

 

Un comparador puede facilitarte mucho la labor

 

Elegir una compañía de seguros y un producto concreto puede ser complicado porque hay que analizar muchos factores. El recurso a un comparador puede facilitar mucho la labor, pero insistimos: la comparación no debe realizarse exclusivamente en función del precio del seguro dental, como en una póliza de otras características.

 

Acudir a un comparador puede ser muy útil, sobre todo cuando te proporcionan el mejor precio y un resumen de coberturas para elegir el mejor seguro dental

 

Hay que comparar coberturas, qué se ofrece en cuadro médico, en horarios de atención al usuario, en cobertura nacional, en limpiezas bucales anuales sin coste adicional, en libertad de elección del tratamiento más adecuado a mis necesidades (no el que tenga menor coste para la compañía de seguros), si se usan las tecnologías informáticas más avanzadas, si hay garantía sobre el material utilizado, asistencia telefónica, servicios específicos y gratuitos para los niños, orientación en salud dental especializada y en pediatría, indemnización por hospitalización, asistencia psicológica, plan familiar de seguro dental.

 

Para todo esto, evidentemente, se puede recurrir al asesoramiento de un dentista o de un odontólogo. Pero también se puede hacer, con mucha facilidad y recibiendo un resultado objetivo e independiente, a través de un comparador.

 


AHORRA EN TUS SEGUROS: Compara más de 30 aseguradoras en 3 minutos